¿Te gusta la naturaleza desbordante? ¿los paisajes nevados? ¿y qué me dices de un poquito de aventura?. Entonces no hay duda, Noruega debería estar en tu lista de próximos destinos. Como podrás imaginar, dentro de un vasto territorio de 385.000 kilómetros cuadrados hay opciones para todos los gustos. Por ello, te voy a dar 7 razones irrefutables para viajar a Noruega en invierno: los mejores destinos de este bellísimo país nórdico teñido de blanco y de verde 💚.

Lofoten, destinos para viajar a Noruega en invierno.
Auroras en las islas Lofoten. Foto: Alex Conu/Visitnorway.com.

La lista de destinos y actividades que podemos hacer en este país durante los meses más fríos es inmensa. Auroras boreales, fauna salvaje, deportes invernales, senderismo, kayak por lagos y fiordos o, simplemente, carreteras panorámicas que te van a dejar con la boca abierta. Y si te queda alguna duda al respecto, no te pierdas ni una coma del artículo.

Ventajas de viajar a Noruega en invierno



¿Cuáles son las ventajas de viajar en invierno?. A priori, cabría pensar que nos vamos a encontrar con unas condiciones meteorológicas adversas. Pero mucho ojo, en estas latitudes nunca se sabe. Lo mismo se puede tirar una semana lloviéndote sin parar en pleno mes de agosto como encadenar varios días de sol radiante en el mes de febrero (este último fue mi caso). Así que ¿por qué no viajar en invierno? Cómo verás a continuación, hay muchas más razones que la convierten en una época súper atractiva para este país.

Bajo mi punto de vista, la ventaja principal de viajar a Noruega en invierno es que te vas a encontrar con unos paisajes requetebonitos, de esos que cortan la respiración y hasta emocionan. La nieve y el hielo le añaden un plus de belleza al conjunto. No hay más que ver las imágenes. Si eres un amante de la naturaleza como yo, te encontrarás dando saltitos de alegría y queriendo parar cada 100 metros a hacer fotos 😉 . Es brutal.

Solazo en los fiordos noruegos en pleno invierno.

Otro de los puntos positivos es que encontraremos menos turistas en los lugares más visitados del país en verano. Muchísimos menos. Poder pasear con tranquilidad por el centro histórico de Bergen o recorrer los pueblecitos y carreteras de los fiordos en completa soledad es una lujazo sólo accesible durante el invierno noruego.

Para finalizar y no menos importante, está el tema económico. Viajar a ciertos destinos de Noruega en invierno es sinónimo de precios más bajos. Hay hoteles que te pueden costar literalmente la mitad por ser temporada baja así como el alquiler de vehículos o la reserva de actividades.

Destinos ideales donde viajar a Noruega en invierno



Esto es sólo una pequeña selección de destinos. Lugares que he podido disfrutar en primera persona y otros que me muero por conocer cuanto antes. Noruega es un país inmenso, así que la lista está abierta a nuevas incorporaciones.

1 Bergen


Bergen, qué visitar en invierno en Noruega
Casitas de colores en el barrio de Bryggen.

Coqueta, atrevida y llena de vida. Dicen que Bergen es una de las ciudades más bonitas de Noruega y también uno de los lugares más lluviosos del mundo. Sin embargo, a mi me recibió con su mejor cara. Un solazo radiante en el mes de febrero que llenó de colores mi cámara de fotos y de experiencias inolvidables.

Bergen es una ciudad que recibe cada año miles de turistas por su estupenda situación geográfica. Estamos ante la puerta de entrada más habitual a los fiordos noruegos (junto a Stavanger y Alesund). Sin embargo, durante el invierno toda esa algarabía se transforma en tranquilidad y un ambiente acogedor.

Bergen cuenta con un montón de atractivos entre los que destaca el precioso barrio de Bryggen. Un antiguo núcleo de comerciantes de la llamada Liga Hanseática, tan bonito y auténtico que forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde el año 1979. Las casitas de madera de mil colores es de lo más fotogénico de la ciudad.

Panorámica de Bergen, viajar a Noruega en invierno
Vistas de Bergen desde el monte Floyen.

Aquí no acaba todo. En Bergen puedes disfrutar de todo tipo de actividades. Os recomiendo subir en funicular hasta lo alto del monte Floyen y flipar con las vistas panorámicas de la ciudad, visitar la exposición del pintor Edvard Munch en el complejo de museos Kode, ponerte las botas en el Mercado de Pescado, tomarte un cóctel en el Magic Ice Bar o salir de excursión para explorar los fiordos. Y, por supuesto, no pares de callejear y perderte por el centro de la ciudad en busca de los rincones más encantadores.

2 Fiordos Noruegos


Fiordos Noruegos, viajar a Noruega en invierno
Atardecer en los fiordos noruegos.

Sí amigos. Los fiordos no son sólo para la primavera y el verano. Hay mucha vida más allá de estos meses. Estamos en el hogar de los vikingos y uno de los destinos más turísticos durante la temporada alta. Así que, viajar en invierno a este rincón de Noruega y esquivar la llegada masificada de cruceros, es una opción más que inteligente. Más barato, menos turistas e igual de espectacular.

Podemos recorrer las carreteras panorámicas de los fiordos en coche de alquiler, en cómodos ferrys e incluso podemos movernos en tren. Actividades también hay para todos los gustos: desde esquiar o hacer una ruta de senderismo con raquetas, hasta paseos en barco o en zodiac y ¿porqué no? recorrer los fiordos a bordo de un kayak. Aventuras para los más atrevidos y paisajazos para los que prefieran recorrer las rutas habituales.

Esta región es lo suficientemente extensa como para tirarnos una vida entera descubriendo rincones nuevos y alucinantes. Ojo, porque Noruega cuenta con más de mil fiordos. Los números se me escapan pero debes quedarte con el nombre de los fiordos principales: Sognefjord, Geirangerfjord, Hardangerfjord y Lysefjord. Yo he podido explorar recientemente el fiordo de Hardanger y os puedo decir de primera mano que es espectacular.

Fiordos de Noruega, qué ver en Noruega en invierno.
Paisajes que te dejan sin palabras en el fiordo de Hardanger.

¿Y los paisajes invernales en los fiordos? Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Así que toca callarme y rendirse ante la belleza de estos gigantes noruegos. Brutal ¿verdad?

3 Tromso y Laponia noruega


¿En busca de auroras boreales? Pues puedes comenzar a buscar aquí mismo, por encima del límite del Círculo Polar Ártico. Nos encontramos en la Laponia noruega. Esa región donde las casitas de colores se funden a la perfección con un inmenso manto de nieve. Además, si te gusta viajar durante el mes de diciembre, en esta región el espíritu de la Navidad se vive intensamente.

Tromso nevado, destinos de invierno en Noruega.
Panorámica de Tromso. Foto: Daniel Vogel/Unsplash.com.

Tromso, la llamada Puerta del Ártico, es la ciudad más poblada del norte de Noruega. Un lugar ideal para conocer esa unión de tradición y modernidad con mucha tranquilidad, y tomar como base para descubrir los diversos atractivos que tiene a su alrededor. Por ejemplo, conocer de primera mano la cultura Sami, el pueblo indígena lapón, los llamados guardianes del Ártico. También podemos disfrutar de un montón de actividades súper chulas como dormir en un hotel de hielo, conducir una moto de nieve, montar en trineo de huskys o caminar por un lago helado.

Y no, no me he olvidado. La ciudad de Tromso es una de las más visitadas de Noruega en invierno. La razón está muy clara y tiene nombre propio, se llama aurora boreal. Esa dama de verde buscada por cualquier viajero que se precie y que, en esta latitud, se deja ver con mucha asiduidad. Sólo tienes que salir de la ciudad, alejarte de la contaminación lumínica, rezar todos los padrenuestros que te sepas para que la noche se mantenga despejada y disfrutar del espectáculo. Te aseguro que es algo que recordarás toda tu vida.

4 Islas Lofoten


Islas lofoten, destinos para viajar a Noruega en invierno
Islas Lofoten. Foto: Conor Sheridan/Unsplash.com.

Seguro que has visto un montón de fotografías de este precioso rincón de Noruega y ni siquiera lo sabes. Se están poniendo de moda y no es de extrañar. Personalmente, yo me muero de ganas de recorrer sus carreteras heladas, flipar con sus pueblecitos de postal y, por supuesto, probar suerte con las auroras boreales. Sí, este es otro de los mejores destinos en Noruega para encontrarnos con las luces del norte puesto que también está situado por encima del Círculo Polar Ártico.

Las Lofoten son en realidad un conglomerado de islas unidas en algunos casos por puentes y túneles bajo el mar, y otras sólo accesibles en barco. Uno de los principales atractivos de este destino son sus bonitos y coloridos pueblos de pescadores diseminados por la costa y también sus impresionantes montañas que emergen puntiagudas por todos los rincones. Un lugar ideal para olvidarte de todo y simplemente conectar con la naturaleza. Muy recomendable darte el capricho del viaje y reservar una cabañita junto al mar.

5Islas Svalbard


Paisajes en Svalbard, destinos para viajar en invierno a Noruega
Paisajes helados en Svalbard. Foto: Thomas Lipke/Unsplash.com.

Tierra salvaje e inhóspita pero anhelada por los viajeros más aventureros. El último pedazo de tierra antes de alcanzar el Polo Norte. El archipiélago de Svalbard casi se sale del mapa. Se encuentra en mitad del océano Ártico, a más de 800 kilómetros de Noruega continental y junto a Groenlandia. Lo que viene siendo y perdonadme la expresión: el culo del mundo. Un lugar en el que habitan más osos polares que seres humanos y que permanece prácticamente inalterado.

Para llegar a Svalbard hay que coger un vuelo desde Oslo o desde Tromso hasta Longyearby, el asentamiento más importante de las islas. Con poco más de 2.000 habitantes, esta localidad es el territorio habitado permanente más cercano al Polo. Desde allí saldremos a explorar un mundo teñido de blanco, de montañas escarpadas, glaciares milenarios y mares de hielo. Lo que viene siendo paisajes más propios de Invernalia y de los territorios más allá del muro 😉 . ¡Otro planeta!

Pero si hay algo que le haya dado gran fama a este conjunto de islas es la presencia de osos polares. Se calcula que su población actual alcanza los 3.000 ejemplares y están completamente protegidos. De hecho, su caza está prohibida y sólo es posible abatirlos en casos extremos de defensa propia.

Osos polares en Svalbard, qué ver en Noruega en invierno
Foto: Asgeir Helgestad/Artic Light AS/visitnorway.com.

Sorprendentemente, el archipiélago de Svalbarg goza de un microclima poco común en territorios de esa latitud. Las temperaturas medias oscilas entre -16º en invierno y 6º C en verano. Nada mal ¿verdad?. Ni que decir tiene que su situación geográfica le convierte en otro punto ideal para observar auroras boreales. Osos polares y auroras boreales… ¿dónde hay que firmar?.

NO TE OLVIDES DE TU SEGURO DE VIAJES

Exceptuando la zona Svalbarg, tu tarjeta sanitaria europea tiene validez en el resto del territorio Noruego. Aún así, te aconsejo llevar una cobertura adicional, sobre todo cuando vamos a hacer actividades en la naturaleza o deportes de aventura. Yo siempre viajo asegura por Iati Seguros y puedo ofrecerte un 5% de descuento directo en su contratación.

Fiordos cerca de Bergen, donde viajar en invierno a Noruega
Disfrutando de una jornada de kayak en los fiordos.

6 Oslo


Oslo nevado, viajar a Noruega en invierno
Postales de Oslo en invierno: Foto: VISITOSLO/Didrick Stenersen.

Estamos ante una de estas capitales europeas que de entrada no llaman mucho la atención, pero que es capaz de enganchar por un montón de motivos. Oslo es cultura, es street art, es arquitectura de vanguardia, gastronomía y también naturaleza. Podríamos decir que esta ciudad ha sabido modernizarse a pasos agigantados y ofrecer al turista alicientes de sobra para tentar con una visita invernal.

Entre los imprescindibles que visitar en Oslo cabe destacar el parque de esculturas de Vigeland, la joya arquitectónica de la Ópera, la Fortaleza de Akershus, el museo de barcos vikingos o el Palacio Real. Pero, el mayor atractivo de Oslo es intangible. Esa atmósfera callejera que desprenden algunos barrios emergentes como Grünerlokka o Vulkan y que marcan la diferencia en las sensaciones que nos produce una gran ciudad. Cultura y creatividad en grandes dosis.

Oslo, destinos para viajar a Noruega en invierno
Imagen aérea de Oslo cubierto de nieve.

Como os decía al principio, a pesar de encontrarnos en una capital, Oslo está íntimamente ligada a la naturaleza que la rodea. A pocos minutos del centro urbano se pueden hacer todo tipo de actividades al aire libre. Desde patinar sobre hielo y practicar esquí de fondo o alpino, hasta recorrer en barco los fiordos cercanos a la ciudad. No será por opciones.

7 Cabo Norte


Cabo Norte, destinos de invierno en Noruega
Imagen del Cabo Norte. Foto: Alexvon Gutthenbach/Pixabay.com.

Un lugar donde el océano Atlántico se une a las gélidas aguas del Ártico y el punto más septentrional de la Europa continental. Aunque esta afirmación no es completamente verídica, siempre ha atraído a viajeros fascinados por alcanzar este hito remoto del planeta. Todo un símbolo para los que les gustan los viajes diferentes y las expediciones a los confines del mundo.

Las cosas aquí no son como antaño. El Cabo Norte ya no es un lugar inhóspito en el que el simple hecho de llegar se convierte en una proeza. Se encuentra situado en una pequeña isla separada del continente por apenas 7 kilómetros. Pero su acceso es tan sencillo como recorrer esta distancia a través de un profundo túnel bajo el mar. Es fácilmente reconocible por su imagen más difundida, la del globo terráqueo. Ese globo testigo del sol de medianoche y de incontables auroras boreales de colores intensos. ¿Te atreves a soñar con alcanzar el fin del mundo?.

Consejos para viajar a Noruega en invierno



Viajar en invierno a Noruega tiene algunas particularidades que debes conocer de antemano. Especialmente, a la hora de preparar la maleta. Os aseguro que con una buena elección de prendas, el frío y las bajas temperaturas son perfectamente soportables hasta para una friolera como yo. Aquí va un pequeño resumen con consejos muy básicos.

Cómo vestir en invierno en Noruega
Vestida para afrontar el frío del invierno en Noruega.
  • Ropa adecuada para las bajas temperaturas. Como dirían los propios noruegos: “no hay mal tiempo, sino ropa inadecuada”. Y no les falta razón. Lo ideal es vestirse como una cebolla. Llevar hasta 4 capas que nos podamos ir quitando y poniendo según las circunstancias. Eso sí, la última que sea siempre impermeable. Esto se aplica tanto al calzado como a pantalones y abrigo. Y el gorrito y los guantes que no falten.
  • Gafas de sol. Vas a caminar por paisajes nevados donde la luz puede ser tan intensa que te haga daño a la vista. Imprescindible llevar unas gafas de sol con filtro de protección S3 o S4.
  • Baterías de sobra para las cámaras. El frío es capaz de fundir las baterías de nuestras cámaras a una velocidad inusitada. Te aconsejo llevar al menos tres para cada cámara. Lo mismo se aplica al móvil. Que no se te olvide meter una buena batería externa.
  • Trípode para la cámara. ¿Te imaginas presenciar el baile nocturno de las auroras boreales y no tener un trípode con el que captar la escena?. Eso debería ser pecado. Además, la claridad que aporta la nieve es ideal para tomar espectaculares imágenes nocturnas.

No me digas que no te han entrado unas ganas locas de buscar vuelos, meter en la maleta tu mejor ropa invernal y salir disparado a conocer un pedacito de este maravilloso país. Yo acabo de regresar y ya me muero por volver. ¡Es el efecto Noruega! 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.