Que Burgos es mucho más que su catedral es una observación que cae por su propio peso ¿verdad? Más allá de la espectacularidad de su monumento insigne, se esconde una ciudad vibrante, repleta de vida, ocio e impresionantes zonas verdes. Por ello, hoy te invito a pasear por Burgos en busca de esos rincones que, en ocasiones, pasan algo desapercibidos y que estoy segura que sellarán tu amor eterno hacia una ciudad que engancha ¡Avisado quedas!

Paseos por Burgos, Plaza Mayor.
Plaza Mayor de Burgos.

Si lo que quieres es visitar los monumentos, museos y miradores más espectaculares, te aconsejo consultar esta guía completa sobre qué ver en Burgos en un fin de semana. Lo que vamos a hacer a lo largo de estos itinerarios es saltar de plaza en plaza visitando mercados y monumentos, así como una selección de zonas verdes y parques con mucho encanto.

Como te decía, un recorrido diferente para aquellos que prefieran vivir una experiencia burgalesa más local.

De plaza en plaza en un paseo por la ciudad de Burgos


Voy a vertebrar este primer paseo por Burgos con un recorrido por las plazas más importantes e interesantes de la ciudad. Algunas de ellas son grandes clásicos y otras no tanto. Como siempre y justo al final del artículo, te dejaré un mapa de localización para que puedas replicar el itinerario sin problema. ¿Empezamos?

Plaza España


Comenzamos a caminar por una plaza que, aunque quizás no tenga un atractivo turístico evidente, es un lugar ideal desde el que empezar nuestro recorrido. Se encuentra en una situación inmejorable, cerca de todos los lugares imprescindibles que ver en la ciudad, también cerca de amplias zonas de aparcamiento (Avenida Reyes Católicos y Avenida La Paz) y de un mercado de abastos en el que puedes adquirir lo mejorcito de la gastronomía local.

Efectivamente, justo en un lateral de esta gran plaza podemos disfrutar de los puestos del Mercado de Abastos Norte. Entre un sinfín de comercios de frutas, verduras, carnes y pescados bien ordenados, no te costará encontrar productos típicos de la gastronomía local como quesos, morcillas, embutidos o dulces, entre otros. ¿Se te ocurre mejor recuerdo que llevarte a casa?

El Mercado Norte de Abastos.

No es el único mercado de abastos que puedes visitar en el centro de Burgos. Hay otro bastante interesante situado en la calle Miranda justo al lado de la Estación de Autobuses, el Mercado Sur. Encontrarás ambos mercados abiertos de lunes a sábado en diferentes horarios que puedes consultar en la web del Ayuntamiento de Burgos.

Por cierto, si resulta de tu interés, en la misma Plaza España se celebra cada domingo de 10 a 14 horas un pequeño mercadillo de antigüedades.

Plaza de San Juan


Plaza de San Juan en Burgos
Plaza de San Juan.

Desde la misma Plaza España sólo tenemos que seguir el margen del río Vena para llegar en cuestión de 5 minutos hasta la monumental Plaza San Juan. Monumental por albergar la Iglesia de San Lesmes (Patrón de Burgos), también por la bellísimas ruinas del Monasterio de San Juan del siglo XI y la fachada de lo que en el pasado fue un hospital de peregrinos hoy convertido en biblioteca pública.

Justo al lado de la Plaza de San Juan tenemos acceso directo a través del Puente y el Arco de San Juan a lo que es la verdadera antigua ciudad amurallada de Burgos. Una muralla por cierto que en esta zona conserva algún lienzo de piedra y una de sus antiguas puertas.

Plaza de la Libertad


Paseo por Burgos, plaza de la Libertad
Plaza de la Libertad o Plaza del Cordón.

Tras cruzar el Arco San Juan y recorrer la animada calle La Puebla, repleta de bares y pequeños comercios locales, alcanzamos otro de los puntos estrella de nuestro recorrido, la Plaza de la Libertad también conocida como Plaza del Cordón. Un sobrenombre adquirido de su edificio más ilustre, la Casa del Cordón.

Este palacio originario del siglo XV también llamado Palacio de los Condestables de Castilla recoge buena parte de la historia de la ciudad y también algunos secretos. Y es que, tras los muros de piedra de este edificio sucedieron acontecimientos históricos tan importantes como la muerte de Felipe El Hermoso, entre otros muchos.

Datos históricos aparte, la Plaza de la Libertad goza de un ambiente súper animado gracias a las terrazas de varios locales y del emblemático local Casa Ojeda, uno de los mejores restaurantes donde comer lechazo de Burgos.

Plaza del Mío Cid


Estatua del Cid Campeador, Burgos
Contraluz en la estatua del Cid Campeador.

Ni 100 metros tenemos que recorrer en nuestro paseo por Burgos para saltar hacia el siguiente destino, la Plaza del Mío Cid. Supongo que no te sorprenderá saber que aquí se alza orgullosa la emblemática estatua ecuestre de Rodrigo Díaz de Vivar ¿verdad?.

Es el personaje histórico más ilustre de la localidad y no sólo lo demuestra la estatua, también el conjunto escultórico del Puente de San Pablo, adyacente a la plaza, y cuyos protagonistas son personajes relacionados con la figura y leyendas de El Cid.

Plaza Mayor


Plaza Mayor de Burgos
Casitas de colores en la Plaza Mayor.

Es la plaza entre las plazas. El verdadero centro neurálgico de la ciudad. Un espacio que, a pesar de haber sufrido innumerables reformas, luce más bella que nunca o tan espectacular como siempre, según se mire. La Plaza Mayor de Burgos destaca por el colorido intenso de sus edificios porticados y, sobre todo, por la belleza del antiguo Ayuntamiento. Una obra del siglo XVIII de marcado estilo neoclásico.

Los arcos del propio Ayuntamiento nos permiten acceder hasta otro de los puntos más bellos de Burgos y del que hablaremos más adelante, el Paseo del Espolón.

Las Llanas


Las llanas, plazas y parques de Burgos
La zona poularmente conocida como Las Llanas.

Seguimos recorriendo el centro peatonal de Burgos en busca de las plazas más emblemáticas y llegamos a la zona que popularmente se conoce como Las Llanas. Aquí no vamos a encontrar una sola plaza sino un conjunto de plazas y callejuelas peatonales en torno a la Catedral de Burgos (La Flora, la Llana de Afuera y la Llana de Adentro) que gozan de una belleza y un ambiente inmejorables.

El cambio radical que ha experimentado esta zona en cuestión de unos pocos años es digno de estudio. De acoger el grueso de bares y vida nocturna burgalesa y mostrar una cara algo deslucida de día, a experimentar un más que evidente lavado de cara y convertirse en lugar de referencia de ocio diurno.

Más allá de ser un lugar ideal para hacer un alto en el camino, tomarse unas cervezas y disfrutar de la gastronomía burgalesa, la realidad es que estas plazas son una verdadera belleza, especialmente La Flora y la Llana de Afuera. ¡No te las puedes perder!

Plaza del Rey San Fernando y Plaza de Santa María


Continuamos en el entorno de La Catedral para visitar las plazas más populares de la ciudad: la Plaza del Rey San Fernando y la Plaza de Santa María. Y es que, sendas plazas nos ofrecen las mejores vistas de la catedral y de sus portadas más famosas. Prepara la cámara porque te va a ser imposible dejar de disparar fotos desde todos los ángulos.

Plaza de Santa María, un paseo por Burgos
Plaza de Santa María.

En cuanto a la Plaza de Santa María, cabe destacar la fuente del mismo nombre y el bello conjunto de casas de colores que rematan junto a la Catedral una de las imágenes más emblemáticas de la ciudad. Si me permites un consejo, te recomiendo ascender por la escalinata de piedra hasta la fachada del Hotel Mesón del Cid. En esa plazoleta hay una pequeña fuente desde la que hacer las mejores fotos del conjunto.

Llegamos ahora hasta la bulliciosa Plaza del Rey San Fernando. Sí esa plaza dedicada al monarca Fernando III el Santo y que seguramente habrás visto en miles de fotos antes de tu visita, allí donde se encuentra la estatua del peregrino y la imagen más espectacular de la Catedral. Poco más que decir, es preciosa la mira por donde la mires. Mi única recomendación es que te sientes en alguna de sus terrazas (personalmente me encanta el Viva la Pepa y el Restaurante L’arruzz) y te pegues un homenaje.

MERCADO DE NAVIDAD EN BURGOS

La Plaza del Rey San Fernando, además de acoger el monumento más glorioso de Burgos, es protagonista de buena parte de las festividades y celebraciones locales. Sin embargo y aunque lleva muchos años acogiendo el tradicional Mercado de Navidad, este año se traslada al Paseo Marceliano Santa María.

Decenas de casetas de artesanías se funden con una iluminación muy cuidada y buen ambiente callejero. Un planazo perfecto para disfrutar desde primeros del mes de diciembre hasta víspera de Reyes.

Plaza Vega


Plaza Vega en Burgos
Plaza Vega en Burgos.

Terminamos nuestro paseo en otra plaza que quizás no tenga una carga histórica muy potente pero a mi personalmente me encanta. Salimos de la Plaza del Rey San Fernando por la puerta grande o, lo que es lo mismo, por el Arco de Santa María para cruzar acto seguido el Puente de Santa María y llegar hasta la siguiente protagonista, la citada Plaza Vega.

Pero ¿qué tiene de especial? Quizás peque de atrevida pero lo tengo que decir. Siempre me ha parecido una (modesta) versión burgalesa de la Gran Vía madrileña. Además, se encuentra al lado de la estación de autobuses y también nos ofrece una bella visión del Arco de Santa María, la Catedral y el Castillo.

Paseos y zonas verdes burgalesas para tomarse un descanso


Pasamos ahora del alfalto y la piedra de las plazas al pulmón de la ciudad. Vamos a recorrer a pie las zonas verdes y parques más bellos de Burgos y, te lo advierto, no son pocos.

Paseo del Espolón, la Isla y El Parral


Siguiendo la vereda del río Arlanzón entramos en la que es, sin duda, mi zona favorita de la ciudad en todas las estaciones del año. Si buscas un paseo repleto de monumentos, espacios en comunión con la naturaleza y muchísimo encanto donde descansar o simplemente disfrutar de un paseo súper agradable… ¡este es tu lugar!

No tiene ninguna pérdida. Sólo hay que llegar hasta el bellísimo Paseo del Espolón marcado por el característico perfil de los árboles plataneros y comenzar a caminar admirando edificios históricos, esculturas, zonas ajardinadas, comercio tradicional y moderno conviviendo en perfecta armonía, y dos grandes monumentos en cada extremo, el Teatro Principal y el Arco de Santa María.

El Espolón y el Arco Santa María.
El Espolón y el Arco Santa María.

Abandonamos el bullicio de esta céntrica calle para adentrarnos en una zona verde llena de encanto. Me estoy refiriendo al Paseo de la Isla. Más allá de su impresionante riqueza botánica, cabe admirar el cuidado diseño de un paseo-jardín lleno de romanticismo. Cada rincón en La Isla desprende magia y, aún más, si tienes la suerte de conocerlo en el punto más álgido de la estación otoñal.

Puente de Malatos, un paseo por Burgos
Puente de Malatos.

Dejamos atrás alguno de los puntos más bellos de La Isla como los Arcos de Castilfalé y el Puente de Malatos, cruzamos el cauce del río Arlanzón y nos dirigimos hasta el último punto del paseo, el Parque del Parral. Un gran espacio ocupado por árboles centenarios, pequeños caminos, grandes avenidas y merenderos donde, en ocasiones, sólo se escucha el crujir de las hojas. Una gozada que, además, se encuentra flanqueado por dos monumentos tan importantes como el Monasterio de Las Huelgas y el Hospital del Rey.

En total estamos hablando de un recorrido de aproximadamente 2 kilómetros que, sumado a la visita de algunos monumentos, te puede llevar con tranquilidad una mañana o una tarde completa. Eso sí, merece 100% la pena.

El Castillo y paseos entre murallas


Castillo de Burgos
Recinto arqueológico del Castillo.

¿Te apetece ascender hasta el punto más alto de la ciudad? Vamos a conocer los secretos del Cerro San Miguel, una extensa zona boscosa ubicada en pleno centro de Burgos. Se trata de la ubicación donde en su día se alzaba imponente el Castillo de Burgos y del que hoy podemos visitar los restos de una fortaleza que fue destruida por los franceses a principios del siglo XIX.

Además, a poquitos metros del recinto arqueológico tenemos a nuestro alcance el mirador más icónico de la ciudad. El Mirador del Castillo nos ofrece una vista panorámica de la ciudad casi al completo con las agujas de la catedral en primer plano. Impactante de día y también de noche. Aún más si tienes la suerte de vivir un bonito atardecer desde esta ubicación.

Mirador Castillo de Burgos
Vistas desde El Castillo de Burgos.

Aunque podríamos seguir recorriendo los caminos del Parque del Castillo, lo que os propongo es seguir el rastro de las viejas murallas medievales (conservadas sólo parcialmente) en puntos estratégicos de la ciudad como en la bajada del Castillo hasta el Arco San Esteban, en el llamado Paseo de los Cubos o en la zona del Arco de San Martín.

Paseo de La Quinta y Fuentes Blancas


Volvemos a dirigir nuestros pasos junto a la vereda del río Arlanzón. Sin embargo, en este caso tomamos dirección este y a contracorriente del cauce. El objetivo no es otro que el de conocer un parque maravilloso con un toque sorprendente. Estoy hablando del Paseo de la Quinta.

Más que un paseo o un parque, casi podríamos decir que estamos ante un pequeño jardín botánico. Desde el Museo de la Evolución Humana hasta su fusión con el Parque de Fuentes Blancas (unos 4 kilómetros de extensión), La Quinta nos ofrece un variado catálogo de especies autóctonas y nos cobija a la sombra de enormes chopos y castaños. Ideal para recorrer a pie o en bicicleta.

Seguimos adelante hasta alcanzar Fuentes Blancas, una de las zonas verdes más grandes y apreciadas de la ciudad. Justo al comienzo encontramos un pequeño remanso en el que las tranquilas aguas del Río Arlanzón ofrecían un espacio de baño en la playa artificial de Fuente Prior (ya no es apta para el baño). En los últimos tiempos ha crecido muchísima vegetación que a cambio nos regala, entre juncos y otras especies vegetales, una imagen realmente bella.

Playa de Fuente Prior, paseos por Burgos
Playa de Fuente Prior.

Unos pocos metros más y llegaremos al verdadero Parque de Fuentes Blancas. Estamos ante una amplia zona de recreo con parques infantiles, merenderos y árboles inmensos que ofrecen mucha zona de somba. Además, si lo que quieres es disfrutar de la naturaleza, podrás hacerlo en los caminos habilitados junto al humedal de Fuentes Blancas. No será por opciones.


Y hasta aquí este completo paseo por una ciudad de Burgos clásica y sorprendente a la vez. ¿Qué te ha parecido la ruta? ¿Añadirías más paradas interesantes? Como siempre, te animo a dejar tus dudas y comentarios al respecto, y finalizo con el mapa de localización detallado.

Más sobre Burgos

Puedes consultar más información en la web de Turismo de la Ciudad de Burgos

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe aquí tu nombre