Cuando comencé mi periplo como Descubridora de La Rioja lo tenía muy claro. Hacer una ruta por el Valle del Alhama era una de mis prioridades. No me lo habían recomendado, ni siquiera había oido hablar de él, pero había algo que me decía que iba a ser uno de los lugares más especiales de La Rioja Baja. Llámalo intuición o como tu quieras. Pero la verdad es que no me equivoqué.

Ruta por el Valle del Alhama en bicicleta.
Paisajes del Valle del Alhama.

Para descubrir este paraje riojano planeé una actividad muy especial. Una ruta por el Valle del Alhama al completo en BTT. La zona es perfecta para ello. Y es que existe un sendero perfectamente señalizado que cruza la parte más interesante del valle. Se trata del Camino Verde del Alhama. Poco desnivel, firme en buen estado y con anchura ideal para una bicicleta. Lo que viene siendo un planazo en toda regla.

Ruta por el Valle del Alhama: el Camino Verde en BTT



Alhama proviene de la palabra árabe al-hamma y significa fuente termal.

La idea era conocer el Valle del Alhama a través de sus pueblos y paisajes más característicos. Realizar la ruta en coche por la carretera LR-284 me sabía a poco. Y cuando descubrí que todo este recorrido se podía hacer a través de una vía verde me pareció que todas las piezas encajaban. El itinerario también se puede realizar a pie. Pero estamos hablando de más de 13 kilómetros de sendero lineal, por lo que sería buena idea disponer de dos vehículos.

Ruta por el Valle del Alhama, vista panorámica
Vista panorámica del Valle del Alhama.

 Datos prácticos del Camino verde del Alhama

  • Acceso: desde el parking del Balneario de la Albotea
  • Recorrido: lineal
  • Dificultad: fácil
  • Longitud: 26 kilómetros (ida y vuelta)
  • Buena señalización (no tiene pérdida)
  • Tiempo estimado: 4 horas (con paradas en todos los puntos de interés)

La logística de las bicicletas quedó solucionada a través de la empresa Moscaventur. Ellos fueron los que me alquilaron un par de bicicletas de montaña que, además, me acercaron amablemente hasta mi alojamiento en Arnedo. Sin más preámbulos vamos a recorrer las paradas imprescindibles de esta ruta tan especial y, a la vez, tan sencilla.

Camino Verde del Alhama en bicicleta.
En bicicleta por el Camino Verde del Alhama.

El punto de inicio del camino verde se encuentra situado en al Balneario de la Albotea. Allí puedes estacionar el coche y comenzar a rodar. Durante los primeros kilómetros comenzamos a divisar el paisaje que caracteriza a este valle. Con el río Alhama siempre a nuestra derecha, pedaleamos al cobijo de un gran muro natural forjado en roca caliza de colores ocres. La acción del agua y el viento durante miles de años ha creado lo que, en la actualidad, es un estupendo cobijo natural para buitres leonados.

Cervera del río Alhama

Estamos ante el pueblo más importante de la zona, tanto en población, como en actividad económica y también en patrimonio artístico, de clara influencia árabe. Sin duda, una parada obligatoria en nuestra ruta. Merece la pena bajar de la bicicleta y callejear en busca de sus principales monumentos como la Iglesia de San Gil, la Iglesia de Santa Ana, la Basílica de Nuestra Señora del Monte o los puentes romanos de Valdelalosa y las Navas.

Cervera del Río Alhama, ruta por el Valle del Alhama
Centro Histórico de Cervera.

Abandonamos Cervera, el camino prosigue y las paradas fotográficas también. Estamos en uno de mis tramos favoritos. Allí donde álamos, choperas, fresnos y huertas acompañan el curso del río Alhama y los cortados rocosos se erigen a mayor altura. El conjunto es una chulada.

Ruta por el Camino Verde del Alhama.
Paisajes en el Camino Verde del Alhama.

Inestrillas

Casi sin darnos cuenta y después de cruzar el río Alhama por una pasarela, habremos llegado a la parada más curiosa de la ruta, el pequeño pueblo de Inestrillas. Apenas un par de calles paralelas, pero con una característica muy especial. Buena parte de las viviendas se encuentran parcialmente adosadas a la montaña. La imagen es verdaderamente singular. Especialmente, si tenemos en cuenta que su edificio más importante, la iglesia de la Natividad, parece emerger literalmente del farallón rocoso.

Inestrillas, ruta por el Valle del Alhama
Iglesia adosada a la roca en Inestrillas.

Contrebia Leucade

Seguimos el recorrido hacia la visita estrella del día. Y es que vamos a descubrir un increíble yacimiento del que fuera un poblado celtíbero de la Edad de Hierro. ¡Ahí es nada! Sus ruinas han llegado hasta nuestros días en un sorprendente buen estado de conservación.

Contrebia Leucade, ruta por el Valle del Alhama
Yacimiento de Contrebia Leucade.

Las defensas naturales de este territorio propiciaron que fuese utilizado por las diferentes culturas que poblaron la zona durante siglos. Así hoy podemos pasear entre los muros de su impresionante sistema defensivo, adentraros en sus casas primitivas adaptadas al terreno y observar enterramientos con más de 4.000 años de antigüedad.

La mejor forma de entender la importancia histórica del yacimiento es visitando primero el Centro de Interpretación e, incluso, sentirte celtíbero por un día uniéndote a alguna de sus visitas guiadas (en todos los casos hay que reservar con antelación).

Aguilar del río Alhama

Afrontamos el último tramo de la ruta en busca del último destino del día. Aguilar del río Alhama emerge ante nuestros ojos ya desde la lejanía. Nos encontramos en la zona más abierta del valle. Las grandes paredes rocosas han desparecido y el entorno invita a bajar la velocidad. Aguilar no posee un conjunto artístico tan prolífico como Cervera, pero es un buen punto para descansar y reponer fuerzas para emprender el camino de vuelta.

Aguilar del Río Alhama, ruta por el Valle del Alhama
Vista panorámica de Aguilar del Río Alhama.

Ya sólo nos queda regresar y seguir disfrutando del paisaje con mayor tranquilidad. Tal y como te prometí, es una camino muy sencillo y sin apenas desnivel. Ideal para disfrutar de una jornada repleta de visitas en familia, en pareja o como tu quieras.

Más lugares que ver en el Valle del Alhama-Linares



Bien es verdad que gracias a esta ruta hemos descubierto gran parte de los encantos del Valle del Alhama-Linares, pero aún hay más. Voy a hacerte un pequeño resumen de otros lugares súper interesantes que puedes visitar en este pedacito tan desconocido de La Rioja Baja.

Cornago


Estamos ante uno de los pueblos más bonitos de La Rioja. Pasear por las callejuelas de Cornago es como volver directos al medievo. Un conjunto histórico bien conservado por el que merece la pena perderse para descubrir hasta el último rinconcito con encanto y finalizar en su esbelto castillo. Desde esta construcción defensiva del siglo XII se obtiene una fantástica panorámica del valle.

Cornago, ruta por el Valle del Alhama
El precioso castillo de Cornago.

Igea


La Rioja Baja es tierra de dinosaurios. La concentración de icnitas (huellas de dinosaurios) es tal que te podrías pasar un fin de semana completo visitando yacimientos y seguro que no tendrías tiempo para recorrerlos todos. En Igea se encuentra uno de los más impresionantes, el yacimiento La Era del Peladillo. Nada más y nada menos que 1700 huellas concentradas en un espacio muy reducido. Y para entender la importancia y el porqué de la presencia de dinosaurios en este rincón de La Rioja, te recomiendo acercarte hasta el Centro de Interpretación Paleontológica situado en el centro de la localidad.

Igea, ruta por el Valle del Alhama, La Rioja
Yacimiento de icnitas en Igea.

Navajún


Mucho más a sur y ya colindante con la Sierra de Alcarama, nos encontramos con una auténtica joya minera. Navajún es una aldea remota de La Rioja olvidada. Sin embargo, presume y con razón de albergar un yacimiento de pirita único a nivel mundial. Y lo mejor es que está abierto a visitas turísticas. Esta experiencia siempre la recordaré con muchísimo cariño. Un viaje a las entrañas de la tierra en busca del ‘oro de los locos’. Si te ha picado la curiosidad, te recomiendo leer este bonito artículo sobre la mina de pirita de Navajún.

mina de pirita de Navajún, ruta por el Valle del Alhama
Piritas en la mina de Navajún.

Alojamiento en el Valle del Alhama



Para esta escapada elegí hospedarme en Arnedo. Eran muchas las excursiones que iba a realizar por la zona y la localidad arnedana quedaba en una posición central ideal. Me alojé en el Hotel Virrey y no puedo hacer otra cosa que recomendarlo. Buenas instalaciones, genial relación calidad-precio y un trato excelente por parte del personal. Se encuentra a poco más de media hora del inicio de la ruta, una distancia más que aceptable para salvarla en una jornada.

Si tu escapada va a centrarse exclusivamente en el Valle del Alhama y Sierra de Alcarama, Arnedo te va quedar un pelín a desmano. Conviene que busques un alojamiento por la zona. Aquí van 3 opciones realmente buenas y económicas:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.