paisajes y playas de la Palma

La Palma no es una isla cualquiera, eso está claro. Es una de las islas más especiales del archipiélago canario. Por algo la llaman la Isla Bonita. La Palma nos ofrece una variedad paisajística inigualable, desde sus altas cumbres y exuberantes bosques hasta el negro de la lava volcánica que tiñe el horizonte.

Hoy te recomiendo los imprescindibles de La Palma, todo lo que no debes perderte en una ruta de una semana por esta fantástica isla. Un destino ideal para disfrutar en cualquier época del año.

Alojamiento a buen precio en La Palma

Dada la forma alargada que tiene la isla, recomiendo alojarse en las zonas más centrales y así poder llegar con facilidad a cada rincón. Por ello, te voy a dejar un par de sugerencias con buena localización y a mejor precio 😉 .

  • Apartamentos Los Rosales en Los Cancajos. Fue mi elección. A un paso de Santa Cruz de La Palma en una zona chulísima de playas negras y con todo lo necesario para disfrutar de una semana en la isla. ¡Muy recomendable!
  • Apartamentos La Fuente. Situado en el corazón de la capital, Santa Cruz de La Palma y con vistazas al mar ¿que más se puede pedir?.

Entre volcanes.

Es la seña de identidad de las Islas Canarias. En La Palma se pueden observar decenas de ellos y hay muchas rutas a pie y por carretera que nos acercan a la belleza que desprenden. En el norte están los de mayor antigüedad erosionados por el paso de los años. Estos gigantes contrastan con la zona sur donde se extiende una gran linea volcánica como si de una espina dorsal se tratase, la llamada Dorsal de Cumbre Vieja. Y es justo en este paraje donde se puede realizar la espectacular ruta de senderismo de los volcanes.

Es uno de los territorios con mayor actividad volcánica de las Islas Canarias. La última erupción se produjo en 1971 surgiendo así el volcán más joven de las Islas Canarias, el volcán de Teneguía en la punta sur. Una increíble zona natural donde mezclarnos con el más clásico paisaje volcánico.

el Volcán de Teneguía en la Palma
El Teneguía, el volcán más joven

Podemos comenzar la visita en uno de los volcanes más accesibles al turismo: el volcán de San Antonio, junto al municipio de Fuencaliente. Un impresionante y perfecto cráter cuya circunferencia podemos recorrer al completo. Seguimos con el coche o a pie para acceder al Monumento Natural de los Volcanes de Teneguía y pasear por sus coladas de lava y conos recientes. Como si estuviéramos en la luna.

volcán de San Antonio en La Palma
Impresionante cráter del volcán de San Antonio
Monumento natural de los volcanes de Teneguía
Paisajes lunares en el conjunto volcánico de Teneguía

Tocar las estrellas.

Los desniveles de la isla son de auténtico vértigo. En unos pocos kilómetros puedes pasar de disfrutar de una de sus estupendas playas a alcanzar una altura de 2.426 metros en el Roque de los Muchachos, su cota máxima al borde de la Caldera de Taburiente. Estas alturas unidas a que La Palma posee una gran calidad de cielos nocturnos, la convierten en un lugar ideal para la observación de estrellas. No en vano, desde 1988 se ha velado por controlar la contaminación lumínica con la llamada ley de Protección del Cielo.

Por todo ello, puedes disfrutar de algunos de sus miradores astronómicos repartidos por la isla. De hecho, justo en el punto más alto, en el Roque de los Muchachos, se encuentra el Observatorio del Roque de los Muchachos que alberga un conjunto de telescopios de tamaño descomunal. Merece la pena acercarse, aunque para visitar su interior se deben concertar visitas guiadas.

miradores astronómicos en La Palma
Hasta 16 miradores astronómicos en La Palma para disfrutar del Universo
Observatorio del Roque de los Muchachos en La Palma
Telescopios gigantes en el Observatorio del Roque de los Muchachos

Eso sí, si tienes pensado visitar el Roque de los Muchachos, llegar hasta allí es ya toda una aventura. Desde la capital, Santa Cruz, hay que seguir una pequeña carretera de alta montaña con incontables curvas cerradas. No apto para los que sufren mareos.

Senderismo.

Organicé las jornadas sobre la marcha y las rutas de senderismo tomaron el protagonismo en los siete días de mi estancia. Hay infinidad de rutas a pie para elegir. Te guste o no te guste andar, este es uno de los imprescindibles. Es uno de los lugares con la red de senderos mejor organizada que he visto en mi vida.

Si tienes que elegir una, os recomiendo un completo recorrido por la Caldera de Taburiente. Una ruta que comienza desde el mirador de los Brecitos de unas 6 horas de duración que os dejará con la boca abierta. Espesos bosques, ríos, cascadas y barrancos en un descenso por el interior de este increíble Parque Nacional.

senderismo en la caldera de taburiente

Otros senderos recomendables son el de los Nacimientos de Marcos y Cordero, la ruta de los Volcanes o el Cubo de la Galga. A veces, te parece imposible que todos estos paisajes se encuentren en una isla tan pequeña.

Playas salvajes.

No es un destino que destaque por sus playas pero no hay que dejar escapar la oportunidad de saborear los arenales negros y salvajes que salpican el territorio. Desde las bondades de playas urbanas como la playa de los Cancajos hasta la negrura impoluta de la playa del Charco Verde o la playa del Faro de Fuencaliente (esta última con un chiringuito súper recomendable).

playa de los Cancajos en La Palma
Playa de los Cancajos
Playa del Faro de Fuencaliente en La Palma
Belleza salvaje de la playa del Faro de Fuencaliente

Pero hay una que destaca sobre todas ellas. Esa es la playa de Nogales, en el este de La Palma. Un sendero de unos 500 metros de longitud nos acerca a una extensa playa rodeada de acantilados. Un autentico paraíso para los surferos donde las olas exigen un merecido protagonismo.

playa Nogales, imprescindibles de La Palma

Flotar en una piscina natural.

Pero no sólo de playas vive el hombre. Si lo que quieres es pegarte un buen chapuzón refrescante, la isla te ofrece más opciones. Cuando la roca volcánica se une con el mar pueden surgir rincones muy especiales. El hombre ha echado una manita para crear las piscinas naturales que puedes visitar en el la costa este.

No son muy grandes, pero elige bien cuando visitarlas para no encontrarte con grandes aglomeraciones disfrutando de las aguas calmas de las piscinas. Para mi gusto las más bonitas son las piscinas naturales de El Charco Azul. Son una maravilla de aguas transparentes que rivalizan con la belleza de cualquier playa de la zona. Un poquito más al norte se encuentran las piscinas naturales de La Fajana, también muy atractivas para el baño.

Piscinas natural el Charco Azul en La Palma
Relax en las piscinas naturales el Charco Azul
Piscinas naturales de La Fajana en La Palma
Otra opción son las piscinas naturales La Fajana

Caldera de Taburiente.

Ya lo hemos nombrado en varias ocasiones. El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente es el buque insignia de La Palma. Y no es para menos. Este espacio protegido es una enorme caldera de 8 kilómetros de diámetro donde encontraremos picos por encima de los 2.000 metros y una diversidad geológica inigualable.

Paque Nacional Caldera de Taburiente
Playa de Taburiente en el interior de la caldera

La mejor forma de explorar este territorio es a pie, a través de algunos de los senderos que nos internan en las profundidades de la caldera o recorren algunos de sus picos más altos. Existe una zona de acampada y un refugio preparados para todos aquellos que quieran hacer varias jornadas dentro del parque.

La cascada de Colores en la Caldera de Taburiente
Llegar a pie a la Cascada de Colores es un auténtico premio

Desgraciadamente, la mayoría de veces viajamos con el tiempo justo y no podemos dedicar todo el tiempo que nos gustaría a rincones maravillosos como este. El coche nos permite llegar hasta el mirador de los Brecitos (punto de salida de una de las rutas de senderismo más famosas, como ya he comentado) y al mirador del Roque de los Muchachos en el norte. Pero la carretera también nos acerca hasta el mirador de la Cumbrecita en su vertiente sur. Dispone de aparcamiento limitado y, desde allí, se inician varios senderos.

Bosques milenarios.

Aquí hay pocas actividades que no impliquen calzarte las botas de montaña. Este es el caso que nos ocupa. En La Palma también podrás internarte en la espesura de bosques milenarios de laurisilva. Una oportunidad única para caminar entre helechos gigantes, laureles o tilos milenarios.

Declarado como Reserva de la Biosfera nos encontramos con el bosque de los Tilos donde se puede caminar por un pequeño sendero de 2,5 kilómetros (tramo que se puede realizar también dentro de la ruta senderista de los nacientes de Marcos y Cordero).  No muy lejos de allí está el Cubo de la Galga. Otro bosque primitivo de no menos importancia por el que se puede realizar una ruta de senderismo de unos 11 kilómetros.

Bosque de los Tilos en La Palma
Bosques milenarios en Los Tilos

Arquitectura colonial.

Cuando nos encontramos en un lugar con maravillas naturales de este calibre a veces nos olvidamos de que también se pueden descubrir otras bellezas creadas por el hombre. Uno de los imprescindibles de La Palma es pasear por las callejuelas de su capital, Santa Cruz de la Palma.

Destacan sus maravillosas casa coloniales, testigos de un pasado distinguido entre calles adoquinadas. Es una ciudad pequeña y con un breve recorrido puedes visitar el patrimonio religioso y civil que completa sus calles. Iglesias y palacios para deleitarse en un paseo por una ciudad con un buen ambiente diurno y nocturno.

Casas coloniales en Santa Cruz de la Palma

Mar de nubes.

Es algo que caracteriza a muchas de las islas del archipiélago canario pero, las altas cumbres de La Palma, ayudan a que este fenómeno se repita sin cesar durante nuestra visita. No me cansaré de ver escurrirse las nubes entre las montañas, como si de ríos de algodón se tratasen.

mar de nubes en La Palma
Mar de nubes y negras laderas desde el Mirador Llano del Jable

Este fenómeno se origina en los vientos marítimos que empujan a las nubes contra las laderas montañosas y condensan la humedad. Suele producirse entre los 500 y los 1500 metros de altura. A veces, sólo vas a poder disfrutar del resplandeciente sol cuando atravieses la masa nubes. La mejor época para disfrutar de estas vistas maravillosas es durante el verano.

Miradores de otro planeta.

La Palma está repleta de miradores. Déjate cautivar por los diferentes ecosistemas que nos ofrece La Palma. Ya hemos hablado de uno de los más importantes, el mirador del Roque de los Muchachos. Uno de tantos que componen el Parque Nacional. Pero la isla nos ofrece muchísimos más. Algunos estarán en vuestros planes de visita y otros serán producto de una bonita casualidad.

mirador del Rque de los Muchachos, imprescindibles de La Palma
Impresionante mirador del Roque de los Muchachos

Uno de los que más me gustó y que encontré por sorpresa fue el mirador Llano del Jable que nos regala unas estupendas vistas sobre el valle de Ariadne. Otra buena oportunidad para observar La Palma desde las alturas es el mirador de la Concepción con unas vistas inmejorables sobre Santa Cruz de la Palma. Pero hay muchísimos más y es imprescindible que encuentres los tuyos.

Contrastes.

Un negro intenso volcánico, el verde de los bosques, el azul intenso del océano o el blanco impoluto de la sal y la espuma del mar al chocar con la roca. Los contrastes cromáticos son difíciles de olvidar. No es un lugar en sí mismo que os recomiende visitar. Es la isla al completo.

salinas de Fuencaliente en La Palma
Salinas de Fuencaliente en el extremo sur
Inigualable explosión cromática en cualquier rincón
Inigualable explosión cromática en cualquier rincón

Es una sensación contínua al descubrir cada rincón que te ofrece la isla. Y si quieres tener la misma sensación, te recomiendo que incluyas La Palma como un destino a tener en cuenta para tus próximos viajes. Poco más se puede decir.

Más sobre Las Canarias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.