¡Qué ganas tenía de ir! Chamonix es un referente para cualquier amante de la naturaleza y apasionado por la montaña. Tiene todo lo que le puedes pedir a un destino de estas características y a lo grande. Nos encontramos en la cuna del alpinismo y en el punto de partida de varias de las travesías de ascensión al techo de Europa occidental: el Mont Blanc. Hoy te cuento qué ver y qué hacer en Chamonix (Francia) y te dejo un itinerario detallado de 4 días con mapa. Una experiencia super completa y al alcance de cualquiera.

Recorremos los mejores lugares que ver en Chamonix.
Recorremos los mejores lugares que ver en Chamonix.

El Valle de Chamonix-Mont Blanc, perteneciente al departamento francés de Alta Saboya, se encuentra en pleno corazón de Los Alpes y pegado a otros dos países alpinos por excelencia, Suiza e Italia. De hecho, está a una hora en coche del aeropuerto de Ginebra y poco más de dos horas y media del de Milán. Hasta la frontera catalana con España tardaremos unas seis horas y media en coche.

En invierno se convierte en la meca de esquiadores y entusiastas de los deportes de nieve y hielo. Sin embargo, fuera de esta estación y sobre todo en verano, Chamonix muestra su cara más amable e idílica para disfrutar de senderos panorámicos, paisajes de cuento y pueblos encantadores.

En definitiva, Chamonix es un destino para todos los públicos y te lo voy a demostrar ¿empezamos?

Qué ver en Chamonix en verano

Y sin más preámbulos, vamos a lo que nos interesa. Te ofrezco esta lista de imprescindibles que ver y hacer en Chamonix, desde mi propia experiencia y fuera de la temporada invernal, para que elijas las opciones que más te gusten. ¡Ojo! A pesar de ser un área relativamente pequeña, da para muchísimo y tendrás que organizar muy bien tus días disponibles.

De hecho, más adelante te voy a proponer un itinerario detallado de 4 días en el valle de Chamonix que te permitirá aprovechar el tiempo al máximo y conocer todos sus puntos fuertes.

1. Chamonix pueblo

Encajado en el fondo del valle y a los pies del Mont Blanc, además de contar con un patrimonio arquitectónico muy interesante, Chamonix goza de más atractivos que no te deberías perder. Un paseo por el pueblo te ofrece preciosas estampas como la del río Arve y sus puentes llenos de flores atravesando el centro de la localidad. Eso sí, siempre con el Mont Blanc y el glaciar de Bossons como telón de fondo. ¡Espectacular!

Centro histórico de Chamonix.
Centro histórico de Chamonix.

Merece la pena visitar La Iglesia de Saint Michel que destaca junto al edificio de la Compagnie des Guides de Chamonix. También es muy recomendable el Museo Alpino, ubicado en un impresionante edificio de la Belle Époque, en el que descubrirás el legado histórico y artístico de la zona así como la evolución alpinística y las grandes aventuras que tuvieron lugar en su territorio.

Bajo mi punto de vista, Chamonix es una localidad ideal en la que hacer base. De esta manera, cada día tras finalizar las excursiones, gozarás de un pueblo con muy buen ambiente, de callecitas decoradas con flores y repletas de cafés, restaurantes y chocolaterías. También de multitud de tiendas de ropa deportiva y de montaña para volverte loco con la tarjeta de crédito.

Alojamiento recomendado en Chamonix

Chamonix ofrece una gran variedad de alojamiento. Hay que recordar que estamos ante un gran centro de esquí en Francia, por lo que tienes a tu disposición hoteles y un buen número de apartamentos en las típicas casas alpinas. Eso sí, se trata de una zona cara y las opciones con mejor calidad-precio vuelan rápido. Dicho esto, aquí te dejo tres buenas recomendaciones.

El Hotel La Croix Blanche está ubicado en pleno centro de Chamonix dentro de un edificio histórico. Las habitaciones son súper amplias y con vistas chulísimas. El desayuno es bastante carete pero muy bueno. Y, si vas en coche, tendrás que pagar extra de aparcamiento, tenlo en cuenta. Eso sí, es de lo más económico que hay en el centro de Chamonix.

Si no te importa alejarte un poco de Chamonix, el Hotel RockyPop Chamonix, ubicado en el bonito pueblo de Les Houches, ofrece habitaciones bastante apañadas a mucho mejor precio durante la época veraniega. Además, cuenta con aparcamiento gratuito. Un gran plus a valorar. A mi me parece la mejor opción.

Si te quieres pegar un caprichillo en una habitación con vistas al Mont Blanc y piscina exterior climatizada sin dejarte un riñón, échale un vistazo al Hotel Le Refuge des Aiglons. Está situado literalmente a unos pocos pasos del teleférico de la Aiguille du Midi y aunque barato no es, tiene un precio contenido para todo lo que ofrece.

2. Teleférico de l’Aiguille du Midi + Punta Helbronner

¡Esto es una brutalidad! Quizás el lugar más impresionante que ver en Chamonix y el que atrae a miles de visitantes de todos los rincones del mundo que sueñan con acercarse al majestuoso Mont Blanc. Ni te lo pienses, vale la pena cada euro gastado.

Desde la base del teleférico en el propio pueblo de Chamonix subimos hasta la Aiguille du Midi a 3777 metros de altitud. Esta impresionante obra de ingeniería salva un desnivel de 2740 metros en un trayecto de apenas 20 minutos que ya por sí solo es un espectáculo. Y allí estamos, a las puertas del mítico Mont Blanc, disfrutando de un paisajazo de alta montaña que te dejará sin palabras y no podrás olvidar jamás.

Aiguille du Midi, que ver en Chamonix
Vistas desde Aiguille du Midi.

Desde sus miradores y terrazas se tiene una impresionante visión panorámica de los Alpes franceses, italianos y suizos. Y, aunque parezca una visita rápida, pronto descubrirás que tiene más miga de la que parece y que debes dedicarle varias horas.

Para empezar, debes saber que este teleférico tiene dos paradas, una intermedia llamada Plan de l’Aiguille (de la que hablaremos más adelante) y la superior, al mítica estación Aiguille du Midi. Te aconsejo visitarlo a prímerísima hora, apearte en esta estación superior y, aunque te cueste mucho debido a la espectacularidad del paisaje, ir directamente a la cola de otro teleférico aún más impresionante.

Estoy hablando del Panoramic Mont-Blanc gondola, el teleférico que une la estación de Aiguille du Midi con la italiana Punta Helbronner en un recorrido aéreo de más de 4 kilómetros sobre inmensos glaciares y junto a la silueta del gigante Mont Blac. Las cabinas son chiquititas y completamente acristaladas para gozar del panorama en todas sus perspectivas. Te aconsejo madrugar e ir directamente a este telecabina para evitar largas colas. En Punta Helbronner puedes bajar y disfrutar con tranquilidad del área italiana de los Alpes. De verdad, no tengo palabras para expresar la espectacularidad de este recorrido.

Glaciares en Chamonix
Góndolas sobre el glaciar.

De regreso a Aiguille du Midi, toca descubrir todos sus recovecos. Impresiona muchísimo la salida excavada en hielo que utilizan los alpinistas para emprender sus travesías. Además, hay un montón de espacios donde sentarse o caminar entre vistas alucinantes. El más atrayente es el mirador Paso al vacío, un cubo de cristal ubicado a 3.842 metros de altura (el punto más alto de la estación) con una caida de casi 1000 metros bajo tus pies. Tiene pinta de ser una chulada, pero no te lo puedo decir de primera mano porque había una cola tremenda en el ascensor de subida y decicí pasar.

Chamonix MultiPass: todo en una sola reserva

La mayoría de planes que hacer en Chamonix requieren tomar diversos medios de transporte alpinos como trenes cremallera, teleféricos y telesillas. Eso suena a mucho dinero ¿verdad? Tengo buenas noticias. Puedes comprar un solo pase en cuyo precio tiene incluidos los transportes a las principales atracciones turísticas de Chamonix. Es el conocido como Mont Blanc Multipass.

Este bono se puede contratar para un solo día o para varios días consecutivos o no consecutivos, todo dependerá de tus necesidades. Yo contraté el Mont Blanc Multipass de 3 días consecutivos. Durante este tiempo, tuve acceso ilimitado a montarme en todos los transportes incluidos. Aquí os dejo los más importantes:

  • Teleférico de la Aiguille du Midi (hay que reservar horario previamente)
  • Tren de Montenvers
  • Tranvía del Mont Blanc (hay que reservar horario previamente)
  • Teleférico de la Flégère
  • Teleférico de Le Brévent
  • Telesilla de Bossons

Como ves, hay dos transportes para los que, aunque el precio de la entrada está incluido en el bono, tienes que reservar horario. Hazlo con la mayor antelación posible para pillar los mejores horarios.

Dos últimos consejos. Ni se te ocurra comprar las entradas de manera individual, el precio se dispara hasta el infinito. Solo el ticket ida y vuelta al Aiguille du Midi cuesta más de 70 euros. Además, si lo reservas online te saldrá más barato que hacerlo allí mismo.

Un último aviso. El multipase no incluye el coste del teleférico Panoramic Mont-Blanc y tampoco se puede reservar online. Tendrás que abonarlo allí mismo y, aunque no es barato, no lo dudes.

3. Balcón Norte: ruta del Plan de l’Aiguille al Mer de Glace

Desde la estación superior del Aiguille du Midi podemos hacer dos cosas: bajar directamente a la estación inferior en Chamonix o hacerlo en la estación intermedia del Plan de l’Aiguille. Desde esta última, podrás completar una ruta de senderismo espectacular hasta el glaciar Mer de Glace, otro plan imprescindible que hacer en Chamonix.

Valle de Chamonix desde el Balcón Norte.
Valle de Chamonix desde el Balcón Norte.

Se trata una ruta de senderismo lineal de unos 7,5 kilómetros de distancia, un desnivel positivo de 200 metros y 570 metros de bajada aproximadamente. Es muy asequible para todos aquellos acostubrados a caminar en montaña y super bonita. A lo largo del recorrido tendrás una buena perspectiva del Mont Blanc, del Lac Bleu y, sobre todo, del profundo valle de Chamonix. Además, el final del sendero te regala una de estas imágenes dificiles de olvidar, la del glaciar Le Mer de Glace flanqueado por cumbres y agujas alpinas desde el mirador de Signal Forbes.

En definitiva, es como caminar por una gran balconada con vistas, de ahí su sobrenombre como Balcón Norte. Aquí tienes un track de wikiloc que puedes seguir en tu móvil o GPS.

4. Mer de Glace + Tren de Montenvers

Ya has tenido un buen aperitivo del que es el glaciar más importante de Francia. Tal y como te acabo de relatar, yo llegué hasta este punto caminando desde la estación de teleférico intermedia del Plan de l’Aiguille. Pero este magnífico glaciar es accesible desde el propio pueblo de Chamonix a través del mítico tren cremallera de Montenvers, el cuál utilicé para regresar al pueblo. Te lo explicaré todo con pelos y señales en el itinerario detallado más adelante.

Mer de Glace, que ver en Chamonix
Vistas del Mer de Glace.

Estamos hablando de un maravilloso tren histórico cuya construcción data de principios del siglo XX. Un recorrido que finaliza a 1913 metros de altura junto a la estación y el refugio-restaurante de Montenvers.

Más allá de las vistas que tenemos desde el mirador junto a la estación de tren, podremos bajar a pie de glaciar a través de un pequeño telecabina y un buen número de escalones. Allí abajo podrás experimentar lo que es caminar por el interior de una cueva excavada en el hielo y visitar una pequeña exposición que muestra el retroceso de los glaciares de las últimas décadas. Ojo a los horarios del telecabina porque finalizan bastante pronto y te puedes quedar con las ganas como me pasó a mi.

El paisaje fue y continúa siendo increíble pero la pérdida de masa glaciar es tremendamente evidente en este punto. De hecho, cada año tienen que excavar nuevamente el túnel de hielo debido al deshielo. Sin duda, un buen momento para reflexionar sobre las consecuencias del cambio climático y el futuro incierto de las mayores masas de agua dulce del mundo.

5. Glaciar Argentière

De glaciar en glaciar y tiro porque me toca 😉 El Argentière es otro de los glaciares más conocidos y accesibles que ver en Chamonix. Y, sin duda, será uno de los motivos por los que regresaré. Mi viaje transcurrió a mediados del mes de septiembre, fechas en las que ya no estaba en funcionamiento el telecabina Plan Joran, el mejor medio de transporte para llegar casi casi a tocar el hielo del Argentière.

Qué ver en Chamonix: Glaciar Argentière.
Vistas del Glaciar Argentière.

Desde la estación superior del Plan de Jorán a 1923 metros de altura hasta el mirador del Glaciar Argentière tendrás que hacer una ruta de senderismo lineal de unas 4 horas de duración (ida y vuelta). Aquí tienes un track de wikiloc en versión circular que puedes seguir.

En realidad, la mejor aproximación al glaciar la tenemos en el teleférico de Argentière a Grands Montets. Desde 2018 está cerrado debido a un incendio. Su fecha estimada de reapertura es el año 2024 tras las obras de rehabilitación y mejora. La cosa promete.

6. Balcón Sur: ruta al Lac Blanc + lagos de Chéserys

¿Has visto alguna vez una foto del reflejo de las cumbres del macizo del Mont Blanc en un precioso lago de aguas cristalinas? Pues es muy posible que se trate de una imagen de esta ruta de senderismo, otro de los grandes clásicos de Chamonix.

Panorámica del Lac Blanc.
Panorámica del Lac Blanc.

Antes de entrar en detalles técnicos sobre la ruta, empecemos por el principio. Para llegar al punto de inicio tendremos que coger una combinación de teleférico + telesilla incluidos en el Mont Blanc MultiPass a las afueras de Chamonix. Se trata del teleférico de la Flégère, en cuya estación superior enlazaremos con el telesilla de L’Index.

Ahora sí, prepara las botas de montaña. Vamos a hacer una ruta circular con inicio en el ya citado telesilla de L’Index y final en la estación superior del teleférico de la Flégère de unos 8,5 kilómetros de longitud, 230 metros de desnivel positivo y 700 metros de descenso. Se trata de una ruta sin dificultades técnicas y, de nuevo, asequible para todos aquellos acostumbrados a la práctica del senderismo. Aquí tienes el track del recorrido.

Como puntos destacables tenemos el maravilloso lago de tonos azulados Lac Blanc donde puedes tomarte una cervecita en la terraza de un refugio aledaño, los lagos de Chéserys y sus increíbles reflejos, y el llamado Balcón Sur, un tramo con vistas magníficas del valle de Chamonix y los glaciares descolgándose por la cara norte de la magnífica cordillera alpina.

lagos de Chéserys en Alpes Franceses
Reflejos de las grandes montañas.

Puedes finalizar descendiendo al punto de partida en el teleférico de la Flégère o continuar el sendero del Balcón Sur hasta el siguiente destino de nuestra lista, el Teleférico de Le Brévent. Si te decantas por esta última opción, la ruta se alargará considerablemente por los kilómetros extra del sendero del Balcón Sur y los que tendrás que recorrer por el fondo del valle hasta llegar a tu vehículo desde la estación inferior de Le Brévent hasta la estación inferior de Le Flégère (en el que caso de que te muevas en coche). Aquí tienes el track de este recorrido para que te quede más claro.

¡IMPORTANTE! SEGURO PARA VIAJES POR MONTAÑA

A pesar de que nuestra Tarjeta Sanitaria Europea nos permite acceder a la Sanidad Pública francesa en las mismas condiciones que un residente francés (con copagos incluídos), para viajes como éste con una gran carga de senderismo, montaña y aventura, siempre recomiendo contratar un seguro de viajes adicional.

¿Por qué? Una póliza privada, además de cubrir todos los gastos sanitarios, nos incluye coberturas tan importantes como búsqueda y salvamento en montaña o el 100% de los gastos de repatriación, entre otros servicios importantes que no cubre la Tarjeta Sanitaria Europea. En este sentido, te aconsejo el seguro Iati Mochilero (el que siempre elijo para viajes de naturaleza por Europa o cualquier país del mundo). Es súper económico y además lo puedes contratar con  un 5% de descuento directo desde este enlace.

Si quieres ampliar información sobre este tema del que suele haber mucho desconocimiento, te aconsejo leer este artículo con consejos para hacer senderismo con seguridad.

7. Le Brévent: el mejor mirador del Mont Blanc

¡Alucinante! No hay adjetivos para describir las imponentes vistas panorámicas que nos regala la estación superior del teleférico de Le Brévent. En mi opinión, nos ofrece la mejor perspectiva del Mont Blanc y todo el valle en su conjunto. Te juro que no exagero y que las imágenes no le hacen justicia. ¡El tamaño de las montañas y los glaciares es descomunal! Casi parece que las tenemos al alcance de las manos.

Teleférico de Le Brévent en Chamonix
Teleférico de Le Brévent en Chamonix.

De nuevo, me remito al multipase del Mont Blanc. Este incluye el pase de dos teleféricos consecutivos, el de Planpraz y el de Brévent, que nos permiten alcanzar una cota final de 2525 metros. Y allí arriba… la inmensidad. Tómatelo con calma y saborea el momento.

Por cierto, el recorrido del teleférico de Brévent va a provocarte cosquillitas en el estómago. No digo más, mola mucho y hay que vivirlo.

8. Tranvía del Mont Blanc TMB

Vamos con otro lugar emblemático que visitar en los alrededores de Chamonix. No en vano, estamos hablando del medio de transporte que utilizan cientos de alpinistas cada año para alcanzar el punto de inicio en su aventura hacia la cumbre del Mont Blanc. Pero nosotros no vamos a llegar tan lejos. Se trata de maravillarse con el recorrido de un tren cremallera, el Tramway du Mont-Blanc, que en tan solo 12 kilómetros y unos 50 minutos, supera un desnivel de más de 1300 metros hasta el apeadero superior del Nido de Águila. ¡Es el tren más alto de Francia!

Tranvía del Mont Blanc
Última parada del tren.

El viaje en sí mismo es una atracción turística debido a las vistas panorámicas de cumbres, lagos, bosques, praderas y glaciares que se abren a ambos lados de las vías. También lo es admirar un trazado ferroviario que atraviesa parajes que parecen inalcanzables para este medio de transporte. Y es que, estamos hablando de una infraestructura construida a principios del siglo XX y de la que se conservan los elegantes vagones históricos.

Arriba del todo, contemplamos un paisaje marcado por el edificio del refugio del Nido de Águila o Nid d’Aigle y el majestuoso glaciar Bionnassay. De hecho, si quieres disfrutar del paraje con mayor intensidad y escuchar el crujido del hielo al fragmentarse, te recomiendo tomar un camino que se acerca hacia el glaciar y continúa paralelo al mismo. Puedes dar un paseo corto o dedicarle más tiempo. Al gusto.

Glaciar de Bionnassay.
Glaciar de Bionnassay, otro lugar que ver en Chamonix.

Aún no te he dicho que el tren hace varias paradas a lo largo del recorrido y que se puede coger desde la estación de Le Fayet o la de Saint Gervais les Bains. Si me permites un consejo, lo ideal es tomarlo desde Le Fayet porque, al ser la primera parada, podrás escoger asientos con las mejores vistas. ¿Y cuáles son esos? A la subida los que están orientados a los ventanales de la derecha y a la bajada los de la izquierda.

Recuerda que tienes que reservar horario de subida aunque hayas comprado Mont Blanc MultiPass y que el horario de bajada lo tienes que reservar allí mismo en la parada del Nido de Águila.

9. Pueblos con mucho encanto

Estamos en Francia y, si algo caracteriza este país, es la belleza de sus pueblos. Te voy a recomendar tres pueblos con mucho encanto que ver cerca de Chamonix. El primero de ellos es el más alejado, pero que tan solo dista 33 kilómetros del corazón del valle. Nos vamos a Megève, un importante centro turístico internacional conocido por sus instalaciones para deportes de invierno.

Imagen del pueblo de Megève en el Valle de Chamonix
Imagen del pueblo de Megève.

Esta localidad está rodeada de extensos bosques y cuenta con un centro histórico de origen medieval que es una maravilla. Su zona peatonal invita al paseo y a tomar algo en alguna de sus terrazas. ¡Pero cuidado! En un sitio frecuentado por la alta sociedad europea se pagan muy caras las consumiciones. A mi me soplaron 7 euros por un cafecito. Ahí queda el aviso.

La siguiente parada en dirección a Chamonix es Saint-Gervais-les-Bains. Famosa por contar con una estación de partida del Tranvía del Mont Blanc, por sus pistas de esquí y por sus instalaciones termales, esta localidad también desprende mucho encanto en sus calles. La iglesia de Saint Gervais et Saint Protais es preciosa y también lo son las vistas panorámicas desde una terraza-mirador cercana al templo.

Para finalizar, a solo 8 kilómetros de Chamonix hacemos la última parada en Les Houches. Un pueblo con los típicas casitas alpinas y con su iglesia perfilada en un bello entorno montañoso que en invierno se convierte en otro importante punto de encuentro de los amantes de los deportes de nieve. Aquí se encuentra el Hotel RockyPop Chamonix que te recomiendo muchísimo por precio y servicios.

10. Lacs des Ilettes + Lac de Passy + Lac des Gaillands

No todo van a ser grandes caminatas, remontar las escarpadas montañas en todo tipo de ingenios mecánicos y quedarte alucinado con vistas épicas. Aquí también hay lugares donde tener un momento de relax. Eso sí, los paisajes siguen siendo hermosísimos, eso no hay manera de evitarlo 😉

Un conjunto de tres lagos artificiales en la población de Sallanches, a una media hora de Chamonix, conforman los lagos de Ilettes. Es un bonito paraje donde dar un paseo y pasar un rato muy agradable. Desde aquí, una sencilla y corta ruta te llevará a la Cascada de Arpenaz, una de las más altas de Francia.

Qué ver en Chamonix:  lagos de Ilettes
Reflejos en Ilettes.

¿Playa o montaña? ¡Las dos cosas! Bienvenido a la playa del Mont Blanc: el Lac de Passy, muy cerca de los lagos des Ilettes y en la misma dirección hacia Chamonix. Se trata de una zona recreativa en torno a un lago en el que te puedes dar un baño con increíbles vistas al macizo nevado del Mont Blanc. Es un lugar muy chulo con un montón de servicios y opciones lúdicas. Por cierto, un atardecer desde aquí es un broche de oro para cualquier día.

Seguimos la carretera que remonta el curso del río Arve y a solo dos kilómetros y medio de Chamonix nos topamos con el Lac des Gaillands. El último de esta lista de lagos accesibles cerca de Chamonix, pero para mí, el más bonito. Un lugar perfecto para observar con calma el entorno del Mont Blanc con el glaciar de Bossons cayendo en dirección al valle. Si estás allí en el momento en el que la puesta de sol tiñe de rojo las cumbres y proyecta su reflejo en las aguas del lago, vivirás un momento mágico.

Lac des Gaillands, que ver en Chamonix (Francia)
Atardecer en Lac des Gaillands.

11. Gorges de la Diosaz

Quizás no sea una vista imprescindible en Chamonix pero, si tienes tiempo, te recomiendo adentrarte en el fondo del cañón excavado por las aguas turquesas del río Diosaz. Un sencillo recorrido que transcurre por pasarelas de madera suspendidas sobre los imponentes muros rocosos y que en 2,5 kilómetros nos permite disfrutar de varias cascadas.

Gorges de la Diosaz, qué hacer en Chamonix
Cascadas turquesa.

Este sendero solo está abierto los meses de verano y hay que pagar una tarifa por persona que no me parece nada barata, aunque se puede justificar por las labores de mantenimiento que realizan cada año tras la época invernal.

Ruta de 4 días por Chamonix: itinerario al detalle

Ahora voy a reunir todos estos lugares maravillosos de la lista en una ruta de 4 días por Chamonix y alrededores basada en mi experiencia y con mapa de localización incluido. Tiene de todo: senderismo sencillo y sin dificultades técnicas, paisajes alucinantes para disfrutar sin ningún esfuerzo, pueblos hermosos y con ambiente donde pasear, y mucho contacto con la naturaleza. ¡Empieza el viaje!

Día 1: lagos y pueblos en los alrededores

Vamos a empezar conociendo el entorno de Chamonix combinando agradables pueblos y hermosos lagos y disfrutando de los paisajes que nos ofrece la carretera. Comenzamos visitando la localidad de Megève. Después nos desplazamos hasta los lagos de Ilettes y el Lac de Passy donde podremos hacer un picnic con tranquilidad y tener un buen rato de relajación. La tarde la empleamos en recorrer las calles de Saint-Gervais-les-Bains y Les Houches, para terminar en el Lac des Gaillands contemplendo un atardecer muy especial.

Día 2: Los Alpes desde el cielo y un mar de hielo

Hoy toca madrugón para subir en el Teleférico de l’Aiguille du Midi a primera hora (reservar con antelación); quizás el plato fuerte de toda la ruta. Una vez arriba, cuando el cerebro nos deje reaccionar tras quedar cortocircuitado con una belleza tan brutal, nos dirigimos al teleférico Panoramic Mont-Blanc para evitar las colas que se pueden formar más adelante. No parpadees porque el espectáculo que te espera a bordo de este telecabina es de los que no olvidarás jamas. Una vez llegamos a Punta Helbronner en territorio italiano, baja para observar detenidamente el increíble panorama de los Alpes franceses, italianos y suizos desde los miradores de la estación.

Una vez en l’Aiguille du Midi tras coger de vuelta el teleférico Panoramic Mont-Blanc, tómate tu tiempo para disfrutar del paisaje desde todas las perspectivas. Lo siguiente es tomar el teleférico de bajada y apearnos en la estación intermedia del Plan de l’Aiguille. Desde aquí realizaremos la ruta de senderismo del Balcón Norte, pasando por el Lac Bleu y el espectacular mirador Signal Forbes hasta llegar al Mer de Glace. Si has llegado a tiempo podrás acercarte al glaciar y visitar su cueva de hielo. Por último, utilizaremos el Tren de Montenvers para regresar a Chamonix.

Qué ver en Chamonix: glaciar Mer de Glace
Posando junto al glaciar Mer de Glace.

Día 3: los reflejos del Mont Blanc y miradores de ensueño

Volvemos a afrontar otra jornada de senderismo y vistas de infarto en el Balcón Sur. Comenzamos utilizando el teleférico de la Flégère y enlazando con el telesilla de L’Index para llegar al punto de inicio de nuestra caminata. Desde aquí, la ruta nos lleva, al abrigo del macizo de las Aiguilles Rouges, al impresionante Lac Blanc y los preciosos lagos de Chéserys. Después recorremos el Balcón Sur, sin poder apartar la vista del macizo del Mont Blanc, hasta la estación superior del teleférico de la Flégère, el cual usaremos para regresar a Chamonix.

Seguimos con emociones fuertes. Para finalizar el día, subiremos en el teleférico de Planpraz primero y el de Brévent a continuación para alcanzar el mirador más espectacular del Mont Blanc, el de Le Brévent. Te quedarás sin palabrás. Disfruta el momento.

Valle de Chamonix en Francia.
Vistas de Chamonix desde Brévent.

Día 4: tranvía hacia la cumbre y Chamonix

Después de dos días de senderismo y unas imágenes maravillosas que no vas a poder olvidar, hoy toca un poco de descompresión. Pero no creas que te vas a librar de ver cosas muy muy chulas. Empezaremos cogiendo bien prontito el Tranvía del Mont Blanc desde la estación de Le Fayet. El billete lo debes reservar previamente y, si llevas vehículo, te aconsejo que llegues con tiempo para poder aparcar sin problemas. Una vez en el Nid d’Aigle, nos acercamos al glaciar Bionnassay para quedarnos hipnotizados con su color y sus formas.

Cuando regresemos, realizaremos la visita de las Gorges de la Diosaz. Por último volvemos a Chamonix y disfrutamos de su ambiente y de todos sus atractivos. Si prefieres dedicar más tiempo a Chamonix para, por ejemplo, entrar al interesante Museo Alpino, yo descartaría la visita de las casadas de Diosaz que, aunque son bonitas, quizás no sea un imprescindible y el precio de la entrada puede resultar un poco elevado.

Otros planes que hacer cerca de Chamonix

Hasta aquí tienes mi experiencia personal, pero la realidad es que este área de Los Alpes franceses tiene mucha miga, muchísima diría yo. Así que, si cuentas con más días, aquí te dejo una pequeña relación de actividades y lugares extra que puedes incluir en tu itinerario por Chamonix.

¡Tengo muchísimas ganas de probarlo! Pero la falta de tiempo hizo que acabase desechando la idea. ¿Sabías que Chamonix es un lugar increíble para volar en parapente? Si ver esos paisajes desde teleféricos y miradores me pareció alucinante, hacerlo desde el aire tiene que ser inolvidable. Aquí tienes el link de reserva para un vuelo en parapente biplaza. Si tienes ganas le echaría un ojo porque se oferta a muy buen precio y con guía en castellano.

Parapente en Chamonix.
Parapente en Chamonix.

Otro de esos lugares míticos de Chamonix que no pude incluir en el itinerario por falta de tiempo es el ascenso al Glaciar Bossons. Se sube a través de un telesilla incluido en el Chamonix MultiPass.

Desde el mismo pueblo de Chamonix tenemos la posibilidad de hacer una caminata bien chula hasta la cascada del Dard. Una excursión sencilla con unos 400 metros de desnivel y una duración total de unas 2 horas y media si lo haces con tranquilidad.

También en el valle de Chamonix y justo antes de entrar en Suiza, tenemos la localidad de Vallorcine desde la que podrás hacer numerosas excursiones en la naturaleza. Y en la misma zona, podemos visitar la pequeña aldea de Le Tour y, desde allí, hacer la ruta del Pequeño Balcón Norte hasta Argentière.

Por otro lado, si no te importa añadir algunos kilómetros extra a tu coche y cambiar de valle, te aconsejo incluir la visita del Circo Sixt-Fer-à-Cheval. Me quedé con las ganas porque tiene una pinta alucinante.

Consejos para viajar bien preparado a Chamonix

Lo sé. ¡Pedazo de artículo inmenso que nunca se acaba! Pues aquí hay más. Los últimos consejos para organizar tu viaje a Chamonix sin sustos de última hora.

  • Si planeas viajar con tu perro, debes saber que no puede acceder con ellos al teleférico de la Aiguille du Midi y tampoco al teleférico del Index. Su presencia también está prohibida en las reservas de Aiguilles Rouges, Carlaveyron, Vallon de Bérard, Passy y Sixt Fer á Cheval. En cualquier caso, te recomiendo confirmar estas restricciones allí mismo.
  • Aunque viajes en pleno verano, lleva gorro, guantes y ropa de abrigo invernal. En las cotas altas puedes encontrarte temperaturas bajo cero.
  • Tampoco te olvides de la protección solar, el reflejo de la nieve y los glaciares te achicharran sin que te des cuenta.
  • En la misma línea, lleva unas buenas gafas de sol para proteger la vista.
  • Intenta hacer las reservas obligatorias de l’Aiguille du Midi y del Tranvía del Mont Blanc con la mayor antelación posible para reservar los horarios tempranos y disfrutarlos con tranquilidad.
  • Estudia y apunta los horarios de todos los teleféricos, trenes y telesillas para no llevarte un buen susto. Algunos no están abiertos todo el año o tienen horarios muy reducidos.
  • Consulta las previsiones meteorológicas y no hagas rutas por alta montaña con mala meteorología.

Y hasta aquí esta mega guía sobre qué hacer y qué ver en Chamonix. Una ruta de 4 días que te dejará con la boca abierta ¡Prometido! Si te has quedado con dudas, utiliza la sección de comentarios. Siempre contesto lo más rápido posible.

Más artículos sobre Francia

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe aquí tu nombre