Allí donde el color verde es más intenso, donde los ríos se precipitan desde las cumbres de las montañas y las tradiciones ancestrales han marcado profundamente la configuración actual del territorio, justo allí descubrimos el corazón pasiego de Cantabria. Hoy os invito a recorrer una comarca llena de vida, naturaleza, tradiciones y mucha belleza. Vamos a hacer una ruta por los mejores lugares que ver en los Valles Pasiegos recorriendo pueblos, miradores y rutas de senderismo impresionantes. ¡Planazo en toda regla!

La belleza de los Valles Pasiegos cántabros.
La belleza de los Valles Pasiegos cántabros.

Los Valles Pasiegos cántabros, situados al sur de la comunidad de Cantabria, forman parte de mi historia vital, de mi niñez. Por ello, resulta imperdonable que haya tenido que pasar tanto tiempo para que volviese a explorarlos en profundidad. Las deudas están para saldardas. En este artículo vas a encontrar una recopilación de lugares increíbles que ver en los tres valles que conforman la comarca: Valle del Pas, Valle del Miera y Valle del Pisueña.

Además, justo al final del post te dejo mapa de localización y alguna sugerencia sobre cómo cuadrar las visitas en un itinerario de fin de semana o más por el que es sin duda uno de los lugares más bellos que visitar en Cantabria. ¿Empezamos?

Los secretos de la arraigada cultura pasiega

¿A qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de cultura pasiega? Tal y como os contaba en el artículo sobre los Valles Pasiegos burgaleses (la cultura pasiega no entiende de comunidades y se extiende más allá de los límites cántabros), estamos hablando de algo que va mucho más allá de unos límites geográficos definidos, es un modo de vida ancestral basada en el pastoreo y en una explotación ganadera de la que surgen cercados y cabañas.

Entre el patrimonio que ha llegado hasta nuestros días, es la cabaña pasiega quizás el elemento más importante. Se trata de casas pequeñas y algo rudimentarias construidas a base de piedra y pizarra, y ligadas intrínsecamente a un sistema propio de transhumancia estacional denominado muda. Las familias ganaderas cambiaban de vivienda según las condiciones climatológicas de cada momento y, por supuesto, del propio estado de los pastos.

Cabaña pasiega en el Valle del Pas.
Cabaña pasiega en el Valle del Pas.

Esto no es más que un resumen muy superficial de alguien que sabe muy poco sobre la historia de esta comarca pero que intenta aprender un poquito con cada nueva visita. Te animo a entrar a museos y hablar con gente local. Es verdaderamente interesante.

Valle del Pas: paisajes de ensueño que ver en los Valles Pasiegos

Empezamos por un valle ocupado por el hombre desde hace miles de años como atestiguan sus pinturas rupestres y donde nacieron los primeros asentamientos pasiegos. Mucha atención porque aquí encontrarás algunos de los lugares más importantes que visitar en tu ruta por los Valles Pasiegos. Lo recorreremos desde los altos puertos de montaña fronterizos con la provincia burgalesa hasta sus cotas más bajas.

Mirador Vega del Pas y Túnel de la Engaña


Mirador Vega del Pas
Vitas desde el mirador.

Comenzamos en las cotas más altas. Desde lo más alto del Puerto de Estacas de Trueba que une el valle cántabro del Pas con el valle de Estacas de Trueba en los Valles Pasiegos burgaleses, la estrecha carretera CA-631 se retuerce en un descenso infinito y cargado de belleza paisajística. Hay paradas de obligado cumplimiento como la del propio puerto de Estacas de Trueba, la de la cascada Arroyo Enverao y el mirador Vega del Pas.

Además de poder admirar un buen número de cabañas pasiegas tradicionales, la bajada de este puerto nos ofrece otra parada interesante. Se trata del túnel de la Engaña, un túnel ferroviario de casi 7 kilómetros de longitud que pretendía unir Burgos y Cantabria bajo las montañas pasiegas y nunca llegó a funcionar. Yo no perdería demasiado tiempo en esta zona. Con dar un paseo por la vieja estación abandonada en busca de los primeros túneles es más que suficiente.

Vega de Pas


Seguimos la ruta en uno de los pueblos más importantes del valle, de hecho Vega de Pas pertenece a las llamadas Tres Villas Pasiegas. Se trata de tres localidades, Vega de Pas, San Roque de Riomiera y San Pedro del Romeral, que conforman el núcleo de referencia de lo que fue la cultura pasiega.

Puente del Molino de Yera, qué ver en los Valles Pasiegos
Puente del Molino de Yera.

Entre las visitas más interesantes de una localidad que conserva grandes ejemplos de arquitectura montañesa tradicional, tenemos la plaza del Doctor Madrazo. Allí mismo podrás visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Vega y disfrutar de una de sus mejores postales. Otros puntos más que recomendables son el Museo de las Tres Villas Pasiegas, perfecto para conocer más de la cultura pasiega, y ya en las afueras la preciosa estampa que forma el puente del Camino Viejo y el puente del Molino de Yera.

Además, si quieres observar el pueblo a vista de pájaro y su impresionante entorno, no te puedes perder las vistas desde el mirador de la Braguía. ¡Impresionante!

💡 AVENTURA EN LOS VALLES PASIEGOS

Tengo que reconocer que yo soy un poco miedica para estas cosas pero si no es tu caso y te gusta la aventura, tengo un planazo irresitible. Se trata de un tour de barranquismo desde Vega de Pas. La actividad se desarrolla en un paraje que tiene una pinta impresionante, el barranco del río Ajan y no se necesita experiencia previa para apuntarse. 

Ruta PR-S63: Rucabao-Aguasal


Si quieres descubrir el verdadero corazón de los valles pasiegos tienes que calzarte las botas de montaña. Sólo de esta manera disfrutarás de paisajes fascinantes marcados por imponentes montañas, cabañas pasiegas y extensas praderías que, aún hoy en día, continúan ocupadas por el ganado.

Ruta por los Valles Pasiegos
Preciosa ruta de senderismo.

Todo esto y mucho más como la preciosa cascada de Aguasal lo encontrarás en el sendero de pequeño recorrido S63 Rubacao-Aguasal de dificultad media debido a su extensión, desnivel y algún tramo algo confuso. La senda oficial es lineal pero yo hice una variante circular para regresar al mismo punto en el que dejé el coche aparcado.

Cascada de Aguasal
La cascada de Aguasal.

Aquí tienes el track de wikiloc para poder seguirlo. Como ves se trata de una ruta de unos 14 kilómetros de longitud y alrededor de 700 metros de desnivel que te puede llevar tranquilamente 5 o 6 horas con varias paradas para hacer fotos y comer. Es decir, una senda perfecta para todos aquellos acostumbrados a la práctica del senderismo.

Ontaneda y Alceda


Alceda, qué ver en los Valles Pasiegos.
Calles de Alceda.

Continuamos ruta por la transitada N-623 hasta los pueblos de Ontaneda y Alceda. Se trata de dos poblaciones prácticamente contiguas que te recomiendo por dos razones. Alceda es conjunto histórico-artístico y merece muchísimo la pena pasearlo al encuentro del palacio de Mercadal y otras casonas blasonadas de bellísima factura.

Ontaneda, sin embargo, es parada obligada para comprar sobaos y quesadas, y también para probar los Helados López. No te puedes imaginar la cantidad de veces que he parado en esta localidad a comprar estos riquísimos dulces cántabros. ¡Recomendadísimo!

Ruta al Churrón de Borleña


Se trata de una buena alternativa para todos aquellos que no se sientan preparados para afrontar la ruta de Rubacao-Aguasal. Y es que, la ruta al Churrón de Borleña es apenas un paseo de 5 kilómetros ida y vuelta (algo menos si consigues aparcamiento más cerca del inicio del sendero) con poquísimo desnivel. Es decir, un planazo para toda la familia en el que disfrutar de una preciosa cascada de toba de 20 metros de altura.

Aunque tenía muchas ganas de completar este sendero puesto que es, sin duda, uno de los mejores lugares que ver en los Valles Pasiegos, durante mi última visita llevaba muy poco agua y decidí dejarla para otro momento. La época del año ideal para disfrutar de la cascada en su máximo esplendor es durante el invierno, primavera y comienzos del verano.

Convento franciscano de Nuestra Señora de Soto


Convento franciscano de Nuestra Señora de Soto en los Valles Pasiegos
Fachada del convento.

Este convento data del siglo XVII y es un auténtica maravilla arquitectónica por muchas razones: por la envergadura de su monumental iglesia y claustro, por la belleza de su retablo mayor barroco, de la torre del siglo XVI que se mantuvo de la anterior iglesia gótica y, como sucede con cualquier monumento de la zona, por su espectacular entorno. Sin duda, un desvío muy recomendable.

Puente Viesgo


Finalizamos con una localidad de gran importancia debido a su fantástico balneario y a las pinturas rupestres que atesora en la Cueva de El Castillo. Puenteviesgo es otro de esos sitios que conectan con mi niñez y que te quiero recomendar de primerísima mano.

Tras aparcar el coche en el estacionamiento habilitado junto a la carretera, el paseo comienza junto al Gran Hotel Balneario de Puente Viesgo. Además de estar ubicado en un lugar precioso, este famoso balneario aprovecha las aguas temales que brotan de un manantial con gran calidad mineromedicinal. Nunca tuve la suerte de probar sus aguas medicinales pero tengo buenísimas referencias al respecto. Además, aquí se alojó la Selección Española de fútbol en varias ocasiones en la época del seleccionador Clemente. Por algo será.

Puente Viesgo, ruta por los Valles Pasiegos cántabros
Imagen del Balneario de Puente Viesgo.

El paseo continúa hacia el precioso palacio de Fuentespila donde hoy se ubican las oficinas del Ayuntamiento y junto al que se encuentra la vía verde del río Pas (de 35 kilómetros de longitud) y un templo reconstruido en 1948 de lo más curioso. Se trata de la iglesia de San Miguel de estilo neorrománico. No te digo más, tienes que verlo con tus propios ojos.

Es momento de visitar la gran joya de la corona, las cuevas del Monte Castillo en cuyo interior nos aguarda un conjunto de pinturas del neolítico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En realidad, se pueden visitar dos cavidades, la Cueva de El Castillo y la de Las Monedas. Eso sí, debes reservar la visita en la web oficial con algo de antelación para no quedarte sin plaza. Yo las visité hace muchos años y en esta última escapada me quedé con las ganas por no mirarlo con suficiente tiempo.

Valle del Miera: el corazón más verde de Cantabria

¿Os puedo confesar algo? Este es mi valle pasiego favorito o, al menos, el que más he disfrutado. La espectacularidad de los paisajes y la belleza de sus pueblos es algo que hay que vivir en primera persona. Así que no me enrollo más. Empezamos con las visitas imprescindibles del Valle del Miera de la misma manera, descendiendo poco a poco desde las zonas más altas.

Mirador de Covalruyo


Lugares increíbles que ver en los Valles Pasiegos.
Lugares increíbles que ver en los Valles Pasiegos.

¡Qué barbaridad! Lo de este mirador es de otro planeta. Aquí podrás observar los paisajes más intimidantes, verdes y bellos de los Valles Pasiegos. Nos encontramos en pleno descenso del puerto de Lunada por la CA-643 (vía de conexión con el valle pasiego burgalés de Lunada) y la primera parada es el mirador de Covalruyo.

Lo primero que llama la atención es que está literalmente tomado por pequeños rebaños de cabras y lo segundo es que las vistas panorámicas tras completar la escalinata de ascenso no pueden ser más bonitas y completas sobre el Valle del Miera. Descansa y disfruta. Este lugar es para tomárselo con calma.

San Roque de Riomiera


San Roque de Riomiera en Cantabria
Calles de San Roque de Riomiera.

Descendemos lentamente por una carretera que no para de regalarnos imágenes para el recuerdo hasta llegar a San Roque de Riomiera, otra de las Tres Villas Pasiegas de las que os hablé al comienzo. Es apenas un pueblín que se vertebra alrededor de la carretera principal y se recorre en 10 minutos pero ¡qué belleza señores!

De nuevo, te aconsejo tomártelo con calma, sentarte en alguna de sus terrazas a comer o, simplemente, a tomarte algo y observar el panorama. Tiene un encanto muy muy especial.

Iglesia de Santa María de Miera


Una iglesia impresionante.

Dicen que es la Catedral del Miera y yo creo que la afirmación se queda corta. La Cárcoba es un barrio de Miera formado apenas por un puñado de casas. Razón de más para alucinar con las proporciones de un templo que se levanta esbelto en diferentes estilos constructivos e impresiona en su exterior pero, sobre todo, en el interior por sus altísimos pilares y una nave central de cortes catedralicios.

Rubalcaba


Rubalcaba, qué ver en los Valles Pasiegos.
Zona de baño en Rubalcaba.

En mi camino hacia Liérganes vi algo que me llamó mucho la atención y me hizo detenerme en seco. Aún no lo sabía pero este lugar, el pequeño pueblo de Rubalcaba, pasaría a formar parte de mis lugares favoritos que visitar en los Valles Pasiegos. ¿Por qué? Quizás por su precioso conjunto de casonas palaciegas, la Cruz de Rubalcaba, la ermita de Santa María La Blanca y, sobre todo, el paraje natural junto al puente de dos ojos y una impresionante piscina natural aguas arriba en el cauce del Miera.

Liérganes


¡Ahora sí! Hemos llegado al punto más famoso de nuestra ruta por los Valles Pasiegos. Liérganes está considerado como uno de los pueblos más bonitos de Cantabria. Sinceramente, no me extraña. El conjunto histórico es una auténtica fantasía. Desde el Puente Mayor, quizás la imagen más difundida de Liérganes, lo único que hay que hacer es perderse por sus callejuelas cuajadas casonas, palacios blasonados, iglesias y de un encanto inigualable.

Puente de Liérganes, lugares que ver en los Valles Pasiegos
Puente de Liérganes.

Una buena manera de descubrir los mejores rincones de la localidad y un poquito más de su interesante historia es uniéndote a esta visita guiada por el centro histórico de Liérganes. Dura una hora y media aproximadamente, es super barata y muy recomendable.

Visitar Liérganes al completo no te llevará mucho tiempo pero, una vez más, te pido que bajes revoluciones y que lo saborees a fuego lento. Que te olvides del mapa y descubras rincones por tí mismo y que te sientes en alguno de sus restaurantes a degustar la gastronomía típica de la zona como el cocido montañés.

La elegancia del Valle del Pisueña: ruta por el tercer valle pasiego

Vamos directos a descubrir el tercer y último valle pasiego. Entramos en un valle más abierto, también más humanizado y en el que se palpa algo menos ese carácter pasiego. Y, aunque no le faltan alicientes, debo reconocer que quizás es el que menos me enamoró a nivel paisaje. En cualquier caso, también me gustó muchísimo por otras razones y merece la pena incluirlo en el itinerario.

Selaya


Selaya en el Valle del Pisueña
Pueblo de Selaya.

Tras descender por el Puerto de la Braguía que conecta este valle con el del Pas, toca visita el conjunto urbano de Selaya. Aunque no tiene el mismo encanto que otros pueblos debido a la dispersión de su patrimonio, cuenta con un buen número de monumentos interesantes como la iglesia de San Juan Bautista, la Casona del Patriarca, la Casona de Miera, la Casona de Losada o el Palacio de Donadío.

Además, aquí se ubican algunas de las fábricas de sobaos más importantes de la comarca. Si eres tan fan como yo de este dulce, en las afueras de Selaya puedes visitar el Museo del Sobao. Yo lo pillé cerrado y no te lo puedo recomendar de primera mano. Pero puede ser una buena excusa para comprar una cargamento de sobaos.

Santuario de Valvanuz


Santuario de Valvanuz en los Valles Pasiegos
Imagen del santuario.

Seguimos en el término municipal de Selaya. Una carretera estrecha de unos dos kilómetros nos conduce hacia el siguiente destino, el Santuario de Nuestra Señora de Valvanuz. Si te digo que este bonito templo que guarda la imagen de la patrona del valle está situado en un entorno natural precioso ya no te soprendes ¿verdad?

Lo que seguro que sí te sorprende es el edificio anexo a la ermita. Aquí se encuentra el Museo de las Amas de Cría Pasiega. Resulta que esta muestra homenajea a las mujeres jóvenes pasiegas que debido a la pobreza de la zona tuvieron que emigrar. A través de fotografías y panales recuerda la función que tuvieron en la cría y amamantamiento de los hijos de familias pudientes.

Villacarriedo


¡Menuda preciosidad! Acabamos por todo lo alto con una de las postales más bellas del Valle del Pisueña y, por supuesto, de todo el territorio pasiego. Y es que, hay un rinconcito en la localidad de Villacarriedo que destila encanto por todos los costados. Se trata del Barrio Camino en el que encontraremos preciosas casonas con balconadas de madera y flores y la gran joya de la corona, el Palacio de Soñanes.

Villacarriedo, lugares que ver en los Valles Pasiegos
Casonas en Villacarriedo.

Alojamiento e itinerario por los Valles Pasiegos en un fin de semana

No hace falta estudiar el mapa en profundidad para darse cuenta que si quieres ver con cierta tranquilidad todos los lugares que componen esta lista de imprescindibles que ver en los Valles Pasiegos vas a necesitar un mínimo de 3 o 4 días completos. Si tu escapada va a tener esa duración ¡enhorabuena! Te recomiendo empezar o bien por el Valle del Pas o bien por el Miera e ir disfrutando de tantos y tantos rincones maravillosos que nos ofrece la comarca.

Mirador de la Braguía, valle del Pas
Mirador de la Braguía.

Como sé que la mayoría de vosotros solo tenéis disponible un fin de semana, he decidido preparar dos itinerarios de finde muy completos: el primero para amantes del senderismo y el segundo para un público más familiar. ¡Espero que te guste!

Pero antes de entrar en harina, os dejo tres recomendaciones de alojamiento en cada valle. Si preferís la comodidad de no tener que moveros en todo el finde y no os importa hacer algunos kilómetros de más, podeís elegir un solo alojamiento. Yo siempre soy partidaria de hacer cambio y aprovechar el tiempo al máximo.

Escapada de finde para senderistas


» VIERNES

Llegada a la zona más alta del Valle de Pas en coche, visita al mirador Vega de Pas, a la vieja estación de la Engaña y al propio pueblo de Vega de Pas donde haremos noche.

» SÁBADO

Hoy nos levantamos prontito para encarar la ruta de senderismo de Rucabao-Aguasal donde aprovecharemos para comer. Tras finalizar, ascendemos hasta el mirador de la Bragía, superamos el puerto y entramos directos al valle del Pisueña. Hacemos una breve visita de Selaya y Villacarriedo donde haremos noche.

» DOMINGO

De nuevo, nos levantamos prontito para cruzar al Valle del Miera a través de la bonita carretera CA-264. Aprovechamos para ascender al Portillo de Lunada porque nos está esperando el increíble mirador de Covalruyo. Descendemos ahora hasta el pueblo de San Roque de Riomiera y, tras su visita, haremos lo propio con la Iglesia de Santa María de Miera. Pasaremos la tarde completa en Rubalcaba y Liérganes donde terminaremos el finde.

Escapada de finde familiar


» VIERNES

Llegada a Vega de Pas donde aprovecharemos también a subir a las cotas más altas del puerto y disfrutar de los miradores, para acabar el día paseando por la bonita localidad de Vega de Pas

» SÁBADO

Continuamos en el Valle del Pas y, tras hacer parada en Alceda y Ontaneda, nos pondremos calzado cómodo para disfrutar de la cascada Churrón de Borleña. El día continúa en el Convento de San Francisco y finaliza en Puente Viesgo, pueblo en el que además visitaremos alguna de las dos cuevas visitables. Nos trasladamos hasta Liérganes donde hacemos noche.

» DOMINGO

El domingo comenzamos con una visita completa y pausada del pueblo de Liérganes. Continuamos con parada en Rubalcaba, la Iglesia de Santa María de Miera, San Roque de Riomiera y las cotas más altas del puerto entre prados y cabañas pasiegas con final en el impresionante mirador de Covalruyo.


Ni que decir tiene que faltan otros lugares chulísimos que ver en los Valles Pasiegos como el pueblo de San Pedro del Romeral, Esles, los Pozos de Noja o el nacimiento del río Pisueña. Obviamente, estamos ante un territorio muy extenso con muchísimas posibilidades pero, la ruta propuesta a lo largo del artículo, es una manera genial de tener un primer contacto inolvidable.

Lo prometido es deuda. Aquí tienes el mapa de localización. En azul están los lugares de visita del Valle del Pas, en rojo el Valle del Miera y en verde el Valle del Pisueña.

Más sobre Cantabria

Recuerda que tienes un post muy completo sobre los Valles Pasiegos burgaleses y Espinosa de los Monteros que te puede ayudar a combinar la visita del lado cántabro con el burgalés.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario

Acepto la política de privacidad * Los datos serán tratados por Rebeca Serna como responsable del blog. La finalidad de la recogida de datos es para responder a tu consulta. Los datos quedarán almacenados en los servidores de Webempresa en la UE. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo a rebeca@viajeros30.com

Escribe aquí tu nombre