Un tesoro escondido en las mismísimas entrañas de Navarra. Un auténtico vergel difícil de imaginar dada su ubicación. Una estrecha garganta hogar de aves rapaces y excavada con precisión por el curso del famoso río Irati. Es imposible no sorprenderse a cada paso con las impresionantes imágenes que nos ofrece este lugar. Hoy vamos a caminar por la espectacular ruta por la Foz de Lumbier.

Imagen panorámica de la Foz de Lumbier.
Imagen panorámica de la Foz de Lumbier.

Navarra está llena de sorpresas. No me cansaré de decirlo. La diversidad paisajística de esta comunidad es envidiable. Y aquí tenemos un buen ejemplo. Enclavada junto a la Comarca de Sangüesa, la Foz de Lumbier está cuajada de paisajes que más bien parecen propios de Los Pirineos que de La Navarra Media. Pero así es. Y todo en una ruta corta, sencilla y apta para toda la familia. Poco más se le puede pedir a este paraje natural. Es uno de los lugares recomendados que ver cerca de Pamplona.

Ruta de senderismo por la Foz de Lumbier



Otra de estas rutas de senderismo tan fáciles y agradecidas que dan ganas de volver a hacerla en cada estación del año. Hay que señalar que más que un trekking en sí, casi se le podría calificar de paseo. Discurre por una pista ancha y muy llana. De hecho, su trazado proviene de un antigua linea de ferrocarril hoy reconvertida en la Vía Verde de la Foz.

 Ruta por la Foz de Lumbier

  • Acceso: desde el parking de la Foz de Lumbier
  • Recorrido: lineal
  • Dificultad: fácil
  • Longitud: 3,5 kilómetros (ida y vuelta)
  • Buena señalización (no tiene pérdida)
  • Tiempo estimado: 1 hora

La garganta toma su nombre del pueblo navarro más cercano al paraje, Lumbier. Se encuentra situado a sólo 43 kilómetros de Pamplona. Y allí es donde debemos dirigirnos. Una vez hayamos llegado a la localidad, las señales nos conducen por una estrecha carretera que, en pocos minutos, finaliza en el extenso aparcamiento habilitado para los visitantes.

Río Irati, ruta por la Foz de Lumbier
El río Irati flanqueado por grandes moles rocosas.

El parking es de pago desde Semana Santa hasta el 15 de diciembre. 1,5 euros para motos y 2,5 euros para turismos. Si acudís en temporada alta o días festivos os recomiendo hacerlo bien temprano por la mañana para evitar aglomeraciones e, incluso, problemas de espacio.

Desde el parking sólo hay que seguir los carteles que nos conducen sin pérdida al camino principal. Los primeros minutos transcurren por una pista muy ancha, completamente llana y sin dificultades. Pero aquí lo bueno no se hace de rogar. Muy pronto alcanzamos el inicio de la garganta y una panorámica espectacular se abre ante nuestros ojos. Disfrutad de las vistas con tranquilidad. Este pequeño mirador nos muestra la perspectiva general más impresionante de todo el sendero.

Ruta por la Foz de Lumbier, Navarra
Vistas desde el mirador de la Foz de Lumbier.

Al abandonar el mirador, el camino se interna por un túnel excavado en la roca de 167 metros de longitud. Recordad que se trata de una antigua línea ferroviaria. El túnel es muy ancho, y el camino llano y sin baches. Sin embargo, la sensación que produce es muy curiosa. Por momentos parece que estemos adentrándonos en las entrañas de este espectacular desfiladero. Y no será el único. Más adelante, hay que cruzar otro túnel de más de 200 metros. Tened bien a mano una linterna porque la vais a necesitar.

Túneles durante la ruta de la Foz de Lumbier
Túneles durante la ruta de senderismo.

Entre túnel y túnel, la Foz de Lumbier nos muestra su mejor cara. Caminamos por la base de la garganta y con el curso del río Irati siempre a nuestra vera. Las imágenes son simplemente maravillosas. Altas paredes de roca caliza, aguas cristalinas súper apetecibles, aves sobrevolando nuestras cabezas y un sinfín de tonalidades verdes tiñiendo el paisaje. Esta ruta es tan bonita que se hace demasiado corta para los andarines como yo.

Senderistas en la ruta por la Foz de Lumbier
Senderistas en la ruta por la Foz de Lumbier
Pozas en el río Irati, Foz de Lumbier en Navarra
Pozas en el río Irati.
Foz de Lumbier en Navarra y el río Irati
Un lugar perfecto para observar aves rapaces.

Además, los más valientes encontrarán algunas zonas para descender hasta el lecho del río y poder pegarse un chapuzón refrescante. Lo de refrescante es casi una ironía. El agua estaba realmente fría en el mes de agosto. Y lo dice una burgalesa 😉 .

Cuando parece que la pista abandona la foz y continúa su camino ya por una paisaje más abierto, hay que estar atentos a un pequeño desvío que sale a mano derecha. Es un sendero que trepa por la roca unos pocos metros. No es difícil pero con lluvias puede resultar algo resbaladizo. En cualquier caso, han instalado una serie de cuerdas para ayudar durante el ascenso y el descenso.

El destino final es el llamado Puente del Diablo. Dicen que la construcción data del siglo XVI pero, en la actualidad, sólo podemos ver unos restos ruinosos. Lo más chulo son las vistazas que nos ofrece de los últimos metros de la garganta. Es la zona más estrecha de la Foz de Lumbier y en la que sus aguas adquieren un tono verde súper intenso.

Puente del Diablo, ruta por la Foz de Lumbier.
Vistas desde el Puente del Diablo.

Tras esta última visita, toca desandar el camino y volver a disfrutar de las foces. Es tan sencillo y bonito que casi se agradece volver a recorrerlo una vez más. Sin embargo, si te has quedado con ganas de patear, puedes seguir caminando por la vía verde. Ésta continúa varios kilómetros hasta la localidad de Liédena. Recorrerías un total de 12 kilómetros (ida y vuelta).

También existe la posibilidad de hacer un recorrido circular de 5,5 kilómetros de extensión. Primero rodea las foces por su lado oriental para regresar por el interior. Se trata de una ruta muy sencilla y está señalizada con marcas verdes y blancas.

Qué ver cerca de La Foz de Lumbier



La cercana comarca de Sangüesa da para un artículo súper extenso. Lo tendrá. Mientras tanto os puedo decir que tenéis visitas para todos los gustos: para amantes de la naturaleza y el senderismo, para amantes del patrimonio cultural o para aquellos que sólo desean perderse por rincones llenos de encanto y muy alejados del turismo masivo.

Foz de Arbayún en la comarca de Sangüesa
Vistas de la Foz de Arbayún.

Imposible no hablar en primer lugar de la Foz de Arbayún. Otro lugar que cuesta creer que exista en esta zona. Si la Foz de Lumbier os ha impresionado, ésta altísima garganta no se queda corta. Con paredes verticales que superan los 300 metros de altura es imposible no enamorarse de este lugar.

Sin embargo, no tenemos a nuestra disposición una ruta de senderismo que la recorra en su totalidad. Hay que conformarse con las vistas desde el mirador de Iso y con una ruta a pie o a caballo hasta el comienzo de la misma. Os aseguro que no es poco. Son paisajes de los que cortan la respiración.

Gallipienzo, uno de los pueblos más bonitos de Navarra.
El precioso pueblo de Gallipienzo.

Cambiamos de tercio para conocer algunas de las joyas monumentales más importantes de la comarca. Por supuesto, imprescindible visitar Sangüesa y su increíble concentración monumental. Y, para monumentos que quitan el hipo, seguimos con el Castillo de Javier y el Monasterio de Leyre. Ambos de visita imprescindible en cualquier viaje por Navarra. Un buen resumen de los tesoros que esconde la comarca que no puedo finalizar sin hablar de uno de los más desconocidos, el precioso pueblo de Gallipienzo.

¿Te has quedado con ganas de más?

2 Comentarios

    • ¡Hola!

      Pues no te sabría decir si al 100% porque son detalles de los que no eres consciente si no te vas fijando expresamente. Pero te diría que en general el camino es una pista ancha y bastante plana. Yo lo intentaría!!! Si hay algún momento en el que te tienes que dar la vuelta no pasa nada, justo al comienzo hay una zona súper chula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.