Las montañas más bellas del mundo. Si lo dice una leyenda del alpinismo como Reinhold Messner, quién soy yo para llevarle la contraria. Te prometo que cuando descubras los lugares imprescindibles que ver en Los Dolomitas vas a caer rendido ante el embrujo de semejante maravilla de la naturaleza.

Qué visitar en Los Dolomitas. Cadini di Misurina
Te cuento mis lugares favoritos que visitar en Dolomitas.

Estas montañas alpinas, declaradas Patrimonio de la Humanidad, gozan de un perfil rocoso inconfundible y ocupan un vasto territorio del norte de Italia hasta la frontera con Austria. Una amalgama perfecta de valles, lagos, praderas, bosques y relieves escarpados de una belleza arrebatadora.

¿Tan grande es la zona? Sí. De hecho, aunque puedes reunir algunos de los puntos más icónicos en una ruta de 5 o 7 días, necesitarías varias semanas para explorar a fondo todas sus vertientes.

¿Sabías que el nombre de Dolomitas proviene del mineral dolomía? Este tipo de roca sedimentaria formada por carbonato cálcico es el causante de ese color pálido tan característico. Y no solo eso, también es el responsable de efecto hipnótico conocido como la enrosadira. Un juego de luces que tiñe las montañas de colores rosas y violetas durante unos pocos minutos del atardecer y amanecer. ¡Pura magia!

Mis lugares favoritos que ver en Dolomitas

A continuación, he creado una lista de lugares que visitar en Dolomitas basada en mi experiencia personal de dos semanas por la zona. Aquí encontrarás los puntos más emblemáticos de la cordillera italiana y un puñado de lugares auténticos y bastante desconocidos para el turismo internacional.

1. Lago di Carezza

Comenzamos con una de las grandes estrellas de Dolomitas. Seguramente, el lago con los colores más intensos que he visto jamás. El lago di Carezza es una pequeña laguna de tonos esmeralda e impresionantes reflejos encajada entre agujas calizas al más puro estilo dolomítico.

Lago di Carezza
Posando en el Lago di Carezza.

Una imagen de postal cuya visita no te llevará demasiado tiempo. Cuenta con parking de pago junto al lago, otro gratuito si no te importa caminar unos 15/20 minutos y un sendero circular que rodea todo el perímetro en unos 40 minutos a pie. Eso sí, harás tantas paradas para fundir la cámara del móvil que se alargará un poquito.

2. Trekking a las Torres Vajolet

Si quieres hacer una ruta alucinante fuera de las más habituales y añadir una pizca de aventura a tu viaje por Dolomitas, las Torres de Vajolet son tu mejor opción. Estamos en pleno Parque Natural del Catinaccio, literalmente rodeados de cumbres y torres pétreas que tocan el cielo.

Aquí tienes el post completo para hacer la ruta de senderismo a las Torres Vajolet, pero te dejo un pequeño resumen que te va a poner los dientes largos.

Para iniciar el recorrido a pie desde la estación superior de Ciampedie, debes coger el funivia Catinaccio en el pueblo de Vigo de Fassa. Desde este punto, hay un camino de unas 3 horas que atraviesa preciosos paisajes de montaña y varios refugios hasta alcanzar la base de las míticas Torres de Vajolet.

Torres Vajolet, qué ver en Dolomitas
Las impresionantes Torres Vajolet.

Mucho ojo. El último tramo salva en solo un kilómetro un desnivel de 400 metros con algunos pasos equipados con cadenas. No es extremadamente difícil pero tampoco apto para todos los públicos.

Si tienes tiempo y capacidad física, puedes hacer la ruta de ida y vuelta de al menos 6-7 horas (track de wikiloc Vajolet). Sin embargo, yo te recomiendo hacer noche en el Rifugio Re Alberto I, un lugar mágico a los pies de las imponentes agujas de roca. Solo por el magnífico ambiente montañero que se respira dentro del alojamiento y poder disfrutar de un atardecer y/o amanecer en semejante paraje, ya habrá merecido la pena el desembolso.

3. Pueblo de Castelrotto

Además de rutas de senderismo, lagos de colores intensos y montañas calizas impactantes, Los Dolomitas ofrecen una buena muestra de arquitectura típica alpina. Hay infinidad de pueblecitos tan bellos como Castelrotto. Una pequeña localidad en la que destaca su impresionante campanario de 82 metros de altura y maravillosas casitas de fachadas pintadas.

Este pueblo está ubicado muy cerca del desvío hacia Alpe di Siusi, por lo que te recomiendo guardarte un ratito para recorrer su centro histórico.

4. Praderas de Alpe di Siusi

¿Preparado para descubrir las praderas alpinas más famosas de toda Europa? Te lo juro, en Alpe di Siusi las fotos no hacen justicia. Estamos ante una enorme extensión (gigantesca) de pastos verdes salpicados de pintorescas cabañas de madera y la impresionante cadena montañosa del Sassolungo dominando el horizonte. Sin duda, uno de los paisajes más cautivadores que visitar en Los Dolomitas.

Alpe di Siusi, Dolomitas, Italia
Imagen de Alpe di Siusi.

Todo muy idílico sí, pero tiene un pequeño inconveniente. Y es que, la carretera de acceso a Compatsch (localidad desde donde se inician las rutas) se mantiene cerrada de 9:00 a 17:00 horas. De hecho, si quieres subir en coche debes hacerlo fuera de ese horario. De lo contrario, tendrás que optar por utilizar el autobús o el telecabina.

Dicen que el momento más especial se vive durante el amanecer, justo cuando la niebla recrea un ambiente de misterio y belleza. Sin embargo, yo pasé de madrugones, subí por la tarde poco después de la apertura de la carretera e hice una ruta circular de unas 3 horas (track de wikiloc Siusi) en total soledad que me flipó. Y a esas horas, además, me ahorré el parking 😛

5. Cresta de Seceda

Vamos a por otro lugar emblemático, uno de los miradores más espectaculares de Los Dolomitas. Se trata de una enorme extensión de prados de alta montaña, circundados por montañas pintiagudas y crestas cortadas a cuchillo. La visión de las nubes jugando a placer con las aristas de los cortados es sublime.

Seceda, qué ver en los Dolomitas italianos
Mirador de Seceda.

Aquí hay opciones para todos los gustos. Puedes subir en el teleférico de Seceda desde Ortisei para observar el panorama y dar un pequeño paseo o, una vez arriba, realizar una ruta de senderismo más completa. Yo hice una ruta circular de unas 5 horas (track de wikiloc ruta seceda) que conduce hasta el refugio Firenze y regresa pasando por Col Raiser. Me pareció una pasada.

6. Pueblo de Chiusa/Klausen

Mi encuentro con el bellísimo pueblo de Chiusa fue totalmente fortuito. Una bendita casualidad que me llevó a conocer el que para mí es uno de los pueblos más bonitos que ver en Dolomitas. No te llevará demasiado tiempo recorrer sus calles peatonales cuajadas de casonas antiguas pintadas en tonos pastel y férreas murallas medievales. Este pueblo parece sacado de un libro de fantasía.

Chiusa/Klausen, un pueblo que ver en Dolomitas
Un pueblo idílico que ver en Dolomitas.

Además, si cuentas con tiempo, te recomiendo subir a pie o en coche hasta la Abadía de Säben, un maravilloso monumento fortificado, rodeado de viñedos y maravillosas vistas del valle.

7. Iglesias de Val di Funes

Seguramente, la imagen más icónica de Dolomitas. Y es que, el hermoso valle de Val di Funes esconde dos pintorescas iglesias enmarcadas en un relajante y casi poético entorno natural con los picos Odle como telón de fondo. Una estampa idílica a más no poder.

La iglesia de St John o de San Goivanni in Ranui se encuentra ubicada en un inmenso prado delimitado por una cerca de madera. Puedes verla gratis a cierta distancia en un photopoint habilitado muy cerquita del parking o, si quieres acceder al prado y acercarte hasta la fachada del templo, tendrás que pagar una entrada de 4 euros en un torno automático.

No muy lejos de allí, la iglesia de Santa Maddalena se encuentra ubicada en el punto más elevado del propio pueblo de Santa Maddalena. Punto al que tendrás que llegar a pie (en unos 15 minutos desde el parking) entre granjas centenarias y maravillosas estampas alpinas.

Iglesia de Santa Maddalena, Val di Funes
Iglesia de Santa Maddalena.

Además, si continúas caminando desde la iglesia de Santa Maddalena por una estrecha carretera sin tráfico, alcanzarás uno de los miradores más bellos de la cordillera y un banquito que hace las delicias de instagramers. ¡No puede ser más bonito y auténtico! ¿Hay algo en Dolomitas que no lo sea?

Para los que dispongan de más tiempo (al menos una mañana o una tarde extra), os aconsejo realizar la ruta hasta el refugio de Odle, a los pies de las inmensas montañas homónimas. Es un sendero fácil y muy bonito ¡Paisajazo asegurado!

8. Passo de Gardena

Si algo tienen los Alpes Italianos son puertos de montaña a gran altura y todos ellos de una espectacularidad difícil de igualar. Puedes acceder por carretera, por senderos o por remontes, telesillas y todo tipo de ingenios mecánicos. Son ideales para comenzar rutas de senderismo, hacer bicicleta, practicar escalada o simplemente conducir por ellos admirando los impresionantes paisajes.

El paso Gardena comunica el valle del mismo nombre con el Val Badia. A mí el mal tiempo solo me dio un respiro para poder vislumbrar la preciosa capilla de San Maurizio, pero goza de vistas excelentes al macizo del Sella, al Parque Natural Puez-Odle y al Grupo Sassolungo, grandes clásicos del perfil dolomítico.

9. Passo de Valparola y Falzarego

Seguimos gozando con los paisajes alpinos más alucinantes de Europa a través de carreteras escénicas en perfecto estado de conservación. Puro disfrute al volante.

La siguiente parada es la cima del Passo Valparola que ofrece vistas panorámicas muy bonitas, un refugio donde parar a descansar y un interesante Museo de la Guerra. Y es que, esta zona montañosa fue protagonista durante la Primera Guerra Mundial de cruentas batallas y esconde historias tan sorprendentes como escalofriantes.

Más adelante, el Passo Falzarego nos regala la primera imagen de la Marmolada y es punto de partida de una de las rutas a Cinque Torri, un hermoso paraje del que te hablaré más adelante. También cuenta con antiguas trincheras de la Gran Guerra, un teleférico para ascender a cotas mayores y algo que nunca falta, su correspondiente bar-restaurante.

10. Passo Giau

De puerto en puerto y tiro porque me toca 😉 Tras superar una carretera vertiginosa de 29 tornantes (curvas cerradas en italiano), alcanzamos nuestro siguiente destino a 2.236 metros de altura. El imponente Passo Giau, que comunica la localidad de Selva di Cadore con otro de los centros neurálgicos de Dolomitas como es el municipio de Cortina d’Ampezzo, es un espectáculo para los sentidos y los aficionados al ciclismo.

Passo Giau, qué visitar en Los Dolomitas
El precioso Passo Giau.

Allí arriba tenemos vistas 360º y un magnífico entorno para pasear con calma. Resérvate algo de tiempo para la visita, porque también es punto de partida para la ruta de Cinque Torri y, a mi parecer, en su variante más interesante.

11. Ruta de Cinque Torri

Ahora sí. Toca calzarse de nuevo las botas para alcanzar estas cinco torres de roca caliza verticales, desafiantes y esplendorosas. Paraíso de montañeros, senderistas, domingueros y también de escaladores.

Cinque Torri, Alpes italianos
Mirador sobre Cinque Torri.

Puedes llegar hasta la base de las Cinque Torri en telesilla (hasta el refugio de Scoiattoli) o a pie haciendo una ruta de senderismo bastante asequible.

Hay diversas variantes, las más famosas parten desde el Passo Falzarego o desde el Passo Giau. Yo te recomiendo una ruta circular desde Giau (track senda Cinque Torri) de unos 10 kilómetros y 550 metros de desnivel que lo tiene todo: paisajazos, refugios, vistas panorámicas, trincheras de la Primera Guerra Mundial y tramos poco frecuentados (en contraste con el trasiego en los alrededores de las torres).

12. Passo Pordoi y Passo Sella

Otro paso de montaña legendario que descubrir en Los Dolomitas. A más de 2.200 metros de altura, rodeado de altas montañas, refugios, telesillas y telecabinas, el Passo Pordoi ha pasado a la historia por ser escenario de gestas ciclistas durante el Giro de Italia.

También es punto de comienzo de varias rutas de senderismo interesantes. La más popular es una ruta sencilla y con vistazas hacia la Marmolada, la ruta Viel del Pan que te voy a a detallar a continuación.

No muy lejos de allí, a unos 20 minutos en coche, tenemos otro puerto de montaña apabullante. Las vistas desde lo alto del Passo Sella en días despejados son impresionantes. Poco más que decir, lo tienes que ver en persona.

13. Ruta Viel del Pan

¡El mirador de La Marmolada! Esta ruta de senderismo es fácil y bonita a rabiar. Parte desde el alto del Passo Pordoi rumbo al refugio Viel del Pan por una senda amplia y sencilla, apta para todos los públicos. Todo el trayecto ofrece vistas maravillosas del Val di Fassa y de la montaña más alta con el único glaciar de Los Dolomitas: La Marmolada.

Ruta Viel del Pan, qué ver en Los Dolomitas
Vistas sobre la Marmolada.

Cerca ya del refugio, un saliente en el camino hace las veces de balcón natural. La perspectiva que se observa del glaciar y de la textura de la roca en tonos plata por debajo del frente de hielo es alucinante. Para mi, uno de los lugares imprescindibles de Dolomitas, con una recompensa enorme y muy poco esfuerzo.

Al refugio puedes llegar en aproximadamente hora y media y regresar por el mismo camino con este track. Pero, si dispones de más tiempo, hay una ruta circular suspendida por la ladera sobre el Lago Fedaia que suma unos 14 kilómetros y cerca de 5 horas de caminata. ¡Una chulada!

14. Lago Fedaia

Lago Fedaia
Lago Fedaia, otro rincón increíble de Dolomitas.

Continuamos con un lago precioso, accesible por carretera y con vistas de escándalo también hacia La Marmolada. Sólo por el reflejo del coloso de Los Dolomitas en el agua de este embalse artificial, ya habrá merecido la pena la parada. Además, se encuentra muy cerca de otro paso de montaña bien chulo, el Passo Fedaia.

15. La Marmolada

Recuerda que estamos hablando del punto más alto de Los Dolomitas y del único glaciar que aún sobrevive en esta zona alpina. ¿Y sabes lo mejor de todo? Que puedes tocar su hielo milenario sin ningún esfuerzo. El vertiginoso ascenso desde Malga Ciapela hasta la estación superior del funicular de La Marmolada a una cota de 3265 metros es una barbaridad. Puro disfrute dividido en 3 tramos. ¡Los Dolomitas a tus pies!

Y, aunque es un punto muy famoso, el precio resulta bastante económico para semejante obra de ingeniería. Yo no llegué a subir porque me lo encontré completamente cubierto de nubes pero tengo muy buenas referencias.

16. Pueblo de Sottoguda

Pueblo de Sottoguda, imprescindible que ver en Dolomitas
Centro de Sottoguda.

Otro pueblo idílico de casitas de madera de alta montaña y balconadas de flores con su correspondiente iglesia puntiaguda. Recorrer las callejuelas peatonales de este pueblo es un auténtico placer. Minúsculo en tamaño pero repleto de rincones que te harán fundir la memoria del móvil.

Además, es un lugar ideal para llevarte un recuerdo de Dolomitas. Cuenta con bastantes tiendas de artesanos expertos en madera y hierro.

17. Val Fiorentina

Es posible que nunca hayas oído hablar de este valle. De hecho, se trata de un rinconcito bastante desconocido pero de una belleza extraordinaria. ¡Fue el sorpresón de mi viaje! Cuenta con un entorno natural envidiable, un ambiente super auténtico y ubicación excelente en pleno centro geográfico de los Dolomitas.

Planes no te van a faltar. Desde las panorámicas que se observan en la carretera SP251 en puntos como el mirador Belvedere o la localidad de Colle Santa Lucia, hasta los encantadores pueblos de Santa Fosca y Selva di Cadore con sus pintorescas iglesias.

18. Pueblo y lago de Alleghe

¿Quien puede resistirse a la imagen de un precioso pueblecito reflejado en un lago de aguas esmeralda? La esbelta torre de la iglesia de Alleghe, sus construcciones de madera y los paisajes de roca y bosque que rodean el lago, recrean una estampa de postal. De hecho, dicen que tiene cierto parecido a la celebérrima localidad austríaca de Hallstatt. ¿A tí qué te parece?

El pueblo y lago de Alleghe.
El pueblo y lago de Alleghe.

Más allá de hacer mil fotografías de otro de los pueblos más bellos que ver en Los Dolomitas, el área se presta a otras actividades tan chulas como navegar en kayak o barquita, o rutas a pie como la del lago Coldai a los pies del icónico Monte Civetta.

19. Cortina d’Ampezzo

El centro neurálgico de Los Dolomitas tiene nombre propio: Cortina d’Ampezzo. Es la ciudad estrella de este área alpina. Enclavado en un amplio valle entre grupos montañosos de fama mundial, esta localidad se erige como principal núcleo turístico para los amantes del esquí en invierno y de cualquier actividad de naturaleza durante el resto del año.

Su casco histórico con edificios señoriales y la llamativa Basílica Minore dei Santi Filippo e Giacomo tiene bastante encanto. Sin embargo, me pareció algo escaso del buen ambiente que sí tienen otros centros alpinos de referencia. Aún así, es un lugar muy manejable en el que no faltan tiendas, restaurantes, cafeterías, mucha oferta de alojamiento y por supuesto, su buena dosis de lujo y elegancia.

20. Ruta del lago di Sorapis

Sin duda, uno de los lagos más hermosos y espectaculares que ver en Los Dolomitas, pero también de los más frecuentados. Ni su extension de unos 13 kilómetros i/v y los más de 400 metros de desnivel acumulado con algunos pasos expuestos y equipados con cadenas, amedentran a los miles de turistas que acuden ávidos de paisajes sobrecogedores.

Lago Sorapis, que hacer en Dolomitas
Otro plan increíble que hacer en Dolomitas.

Y es que, el premio es muy grande. El lago Sorapis, a casi 2.000 metros de altura, presume de aguas celestes de tal intensidad que parecen irreales. Pero aquí no hay trampa ni cartón. El color es tal como lo ves. Además, descansa bajo la imponente aguja del ‘Dedo de Dios’ en un circo glaciar de dimensiones abrumadoras. El conjunto paisajístico es una brutalidad

Si quieres evitar aglomeraciones, te aconsejo madrugar muchísimo o comenzar la caminata a primera hora de la tarde. Yo opté por la última opción y la experiencia fue buenísima. Aquí tienes el track de wikiloc para seguir la ruta y mi experiencia recorriendo la ruta lineal del Lago Sorapis.

21. Lago Misurina

Otra de las postales más bellas y accesibles de Los Alpes italianos. Y es que, literalmente junto a la carretera, rodeado de bosque y bajo un horizonte de montañas puntiagudas, el Lago Misurina nos pide a gritos un alto en el camino. Es difícil resistirse al efecto espejo de sus aguas y las vistas panorámicas entre las que descubrirás el perfil de las famosas Tre Cime di Lavaredo.

22. Lago Antorno

Las Dolomitas, las montañas más bellas de Europa.
Las Dolomitas, las montañas más bellas de Europa.

Muy cerquita del Lago Misurina, otro lago requiere nuestra atención. Es chiquitito y suele gozar de más tranquilidad. El panorama que te vas a encontrar es el mismo: lago idílico, entorno montañoso (en el que vuelven a destacar las Tre Cime di Lavaredo), bosque de cuento y reflejos en el agua. ¿Suena bien verdad?

23. Ruta de Tre Cime di Lavaredo

Un clásico entre los clásicos, el gran emblema de Los Dolomitas y un icono del montañismo alpino: los tres colosos de piedra que rasgan el cielo. No en vano, junto al lago di Bries, es el punto más concurrido de Dolomitas.

Qué ver en Los Dolomitas: Tre Cime di Lavaredo
Cueva con vistas a Tre Cime.

Vamos con una buena dosis de datos prácticos. El parking junto al refugio Auronzo (punto de inicio del trekking) es de pago, bastante caro y suele llenarse bien pronto por la mañana, pero es el precio a pagar por ascender a un punto salvaje y de alta montaña casi sin esfuerzo.

Desde el aparcamiento iniciaremos una ruta de senderismo que podemos hacer lineal (opción fácil) o circular (opción más larga). Ambos senderos son sencillos, están bien señalizados, aptos para cualquier persona acostumbrada a caminar, y nos llevan al pie de las tres míticas montañas Tre Cime di Lavaredo.

Si no te apetece madrugar para llegar al parking y compartir sendero con cientos (quizás miles) de senderistas, te aconsejo llegar por la tarde. Lo encontrarás todo mucho más tranquilo: aparcamiento y sendero.

24. Ruta Cadini de Misurina

¡Ojo que viene el premio gordo! Desde el mismo refugio Auronzo donde se inicia la ruta a Tre Cime di Lavaredo, otro sendero nos conduce, en menos de una hora, hasta un paisaje brutal que ver en Los Dolomitas. Una espectacular cadena montañosa de afiladas agujas y volúmenes tan impresionantes que parece un decorado.

Mirador Cadini di Misurina.
Mirador Cadini di Misurina.

El tamaño, los colores, las texturas… todo parece una ilusión, pero es real ¡Y tú estás ahí! La pista inicial deja paso a un estrecho sendero que lleva directo a un saliente en la roca suspendido, a modo de mirador natural, frente a esta maravilla de la naturaleza. El espectáculo es colosal y la atmósfera absolutamente mágica. ¡No te lo puedes perder!

25. Lago di Landro o Dürrensee

A pie de carretera y del carril bici que transita paralelo por el área, este lago de aguas con tonalidades verdes nos muestra una perspectiva hipnótica del soberbio Monte Cristallo. Otro paisajazo «made in Dolomitas» al alcance de cualquiera.

Lago di Landro, qué ver en las Dolomitas
Aguas esmeralda del lago di Landro.

El Lago di Landro resulta bastante apetecible tanto para relajarse en la orilla como para tomar un baño. Además, muy cerquita en dirección norte se ubica un punto de observación de la inconfundible figura de las Tre Cime di Lavaredo. Merece la pena acercarse a pie a verlo y, para que no te pierdas, te lo dejaré indicado en el mapa de localización al final del artículo.

26. Lago di Dobbiaco o Toblacher See

Muy próximo al anterior, el Lago di Dobbiaco también es accesible desde la carretera. El entorno es muy bonito y, aunque quizás no sea de los más espectaculares, es un lugar muy agradable para pasear, tomar algo en el bar a pie de lago y observar la fauna de sus humedales sin masificaciones.

27. Lago di Braies

Bienvenido a EL LAGO en mayúsculas. El más conocido, el más deseado, el más visitado y ¿el más bonito?. No seré yo quien te diga que es el lago más chulo que ver en Los Dolomitas porque el listón está muy alto. Pero no hay duda de que maravilloso es un rato largo, ahí no hay discusión.

Amanecer en el lago di Braies.
Amanecer en el lago di Braies.

Debido a las masificaciones de temporada alta, desde mediados de julio a mediados de septiembre, hay restricciones para acceder en coche a los aparcamientos habilitados a pie de lago. Si quieres acudir con tu propio vehículo, tendrás que reservar estacionamiento con antelación en este enlace o acudir fuera del horario de bajada de barrera. Infórmate en el mismo momento de tu visita, las normas cambian cada poco tiempo. También puedes acceder en autobús.

Si me permites un consejo, el encanto se desvanece cuando se llena de visitantes, así que te recomiendo acudir o muy pronto por la mañana o a última hora del día. Los amaneceres y atardeceres en el lago de Braies son una locura.

Además de alquilar un barquito de madera (a precio de oro), puedes darle la vuelta al lago por un sendero precioso de 3 kilómetros en aproximadamente una hora. ¡Una gozada!

28. Lago di Tovel

Ahora vamos a visitar el área de Los Dolomitas de Brenta, una zona bastante desconocida para el turismo internacional e igual de espectacular. Su joya más valiosa es el Lago di Tovel, con sus aguas transparentes y un entorno de cuento.

Lago di Tovel, un lago imprescindible que ver en Dolomitas
Un lago imprescindible que ver en Dolomitas.

Tras estacionar en el parking habilitado, toca recorrer el sendero que rodea el lago de unos 4 kilómetros de extensión. ¿El paisaje? Alucinante. A los colores intensos del lago tenemos que sumar un magnífico paraje rodeado de montañas y bosques, bellísimos reflejos en el agua, brillantes playas lacustres y una atmósfera repleta de magia.

La carretera de acceso y los aparcamientos son de pago entre las 9:00 y las 17:00 horas. También dispone de servicio de autobús y un par de restaurantes en el perímetro del propio lago.

29. Val di Genova

¡Naturaleza salvaje en estado puro! Este territorio perteneciente al Parque Natural Adamello Brenta condensa cascadas, montañas, glaciares, bosques, ríos, patrimonio y hasta osos en libertad, todo juntito en uno de los parajes más sorprendentes que ver en Los Dolomitas.

Durante la temporada alta, puedes acceder en coche hasta el final del Val di Genova sólo si lo haces antes de las 10:00 o a partir de las 17:30 horas. Dentro de este rango horario tendrás que dejar el coche en otros aparcamientos intermedios (todos ellos de pago). Aparques donde aparques, un servicio de autobuses te permitirá moverse entre los diferentes puntos del recorrido.

¿Lo mejor? Que tienes muchas opciones, puedes ir en coche, hacer varias paradas por el camino (no te pierdas las cascadas de Nardis) y disfrutar del entorno sin esfuerzo, y también puedes hacer rutas de senderismo. Sea como sea, esta zona es una pasada, por momentos parece que te has teletransportado a Canadá o Alaska ¡Flipante!

30. Lago de Molveno

¿Te apetece conocer el lago más bello y limpio de Italia? Como carta de presentación, este galardón concedido al Lago de Molveno en 2019 es bastante convincente, pero sus alicientes van más allá. Destila belleza a raudales en su paseo ajardinado junto al lago, en el río escalonado que desciende por el centro urbano del propio pueblo de Molveno y en el ambiente sereno que lo envuelve.

Se trata de un destino con mucho alojamiento disponible y perfecto para desconectar del bullicio de otros lugares con mayor popularidad, sin perder ni un ápice de la belleza de Los Dolomitas.

31. Bonus: ciudad de Trento

Castillo del Buonconsiglio en Trento.
Castillo del Buonconsiglio en Trento.

Aunque hemos salido del área montañosa de Dolomitas, vale muchísimo la pena acercarse a conocer la capital de la región Trentino-Alto Adigio. Con una ubicación privilegiada en el corazón de los Alpes italianos y muy próxima al Lago de Garda, la ciudad Trento ofrece un mix de historia, naturaleza y patrimonio irresistible.

Y es que, es difícil no enamorarse de sus elegantes calles medievales repletas de edificios históricos, de la magnífica Plaza del Duomo, la Catedral de San Vigilio y el Castello del Buonconsiglio además de sus museos y sus vestigios romanos. Una visita obligada que te va a sorprender un montón.

Preparativos para viajar a Dolomitas

Ya te he contado mis planes favoritos que hacer en Los Dolomitas. Es momento de hablar de datos prácticos y comenzar las reservas. Aquí te dejo un montón de información útil para que organices un viaje de 10.

¿Cuál es la mejor época para visitar Dolomitas?

Dolomitas es una de las zonas de montaña más famosas y concurridas de toda Europa. Se lo ha ganado a pulso. Pero tiene algunos inconvenientes que ahora paso a explicarte.

La mejor época para visitar sus principales puntos turísticos y hacer senderismo, bici y rutas por carretera con buen tiempo es de junio a septiembre. Siendo los meses de junio y septiembre los menos concurridos y con precios algo contenidos, y julio y agosto la época con mejor climatología pero mayores masificaciones y precios por las nubes.

Durante la primavera y el otoño disfrutarás de mayor tranquilidad, de precios más bajos, menos gente por todos lados pero también habrá infraestructuras cerradas o en mantenimiento, así como algunos alojamientos, restaurantes y comercios de descanso. Si no tienes experiencia en alpinismo invernal, habrá muchas rutas que no puedas hacer.

El otro periodo de temporada alta en Dolomitas comprende los meses de invierno o, lo que es lo mismo, la temporada de nieve y deportes invernales. Si te gusta esquiar, los paisajes pintados de blanco y el ambiente de los centros invernales, puede ser una buena opción. Eso sí, los precios también están por las nubes.

¿Mi opinión? Yo me arriesgaría sin duda con los meses de junio o septiembre. Podrás hacer la mayoría de rutas de senderismo sin nieve y con buena climatología (aunque esto del tiempo es una lotería), aún se pueden encontrar alojamientos con precios moderados y mucha menor afluencia en los lugares más turísticos. Yo le veo todo ventajas.

Cómo llegar y cómo moverse

Los aeropuertos mas cercanos para desplazarte a Dolomitas son los de Verona, Venecia, Milán y Bérgamo. Aunque el más cercano es el aeropuerto de Verona, el resto están a una distancia de unas 2 o 3 horas (según el punto de destino). La parte positiva es que puedes buscar vuelos en Skyscanner y escoger el destino que te ofrezca mejores precios.

Cada vez más gente opta por llegar a los Alpes Italianos por carretera en su propio vehículo desde España, pero es una opción que sólo te recomiendo si cuentas con entre 10 y 15 días. De lo contrario, perderás mucho tiempo en los traslados. Es posible hacer la ida y la vuelta en un sólo un día, pero supone un súper palizón de coche y te aconsejo dividir cada trayecto en 2 días.

Una vez allí, mi opinión es clarísima. La mejor manera de moverte por Los Dolomitas es en coche, ya sea vehículo particular o alquilado. Como siempre, te recomiendo ver todas las opciones en los buscadores de Auto Europe y Rentalcars y elegir la oferta que más se ajuste a tus necesidades.

Otra opción buenísima es desplazarte en camper o autocaravana, llevar la casa a cuestas y ahorrarte los gastos de hotel. Te lo recomiendo al 200%. Puedes buscar opciones en la plataforma de alquiler Yescapa (que cuenta con mucha oferta en España e Italia) y llevarte un descuento de 20 euritos con el código VIAJEROS30.

Viajar en camper por Dolomitas.
Viajar en camper por Dolomitas.

Eso sí, debes contar en tu presupuesto con que la mayoría de puntos turísticos tiene parkings de pago y algunos bastante caretes.

Aún así, si no dispones de vehículo y no puedes o no quieres conducir, no te preocupes porque tienes opciones. Existe una red de autobuses bastante amplia con paradas en los puntos clave. Por no hablar de la tremenda red de telesillas y funiculares que conectan con las zonas más alta de la cordillera.

Seguro de viaje para alta montaña

¿Sabías que tu Tarjeta Sanitaria Europea solo te da derecho a ser atendido en la Sanidad Pública italiana en las mismas condiciones que un residente? ¿Y que no te cubre los gastos de búsqueda y salvamento si tienes un accidente en montaña o los gastos de repatriación? Es decir, si no estás federado en montaña, resulta más que recomendable contratar un seguro de viaje adaptado a las necesidades de un viaje a un área de alta montaña.

Yo siempre aconsejo contratar la póliza Iati Mochilero porque cubre todo tipo de deportes de aventura, tienes coberturas muy altas y cuenta con rescate y salvamento de 15.000 euros. Además, por contratar desde este enlace tienes un 5% de descuento directo.

¿Dónde buscar alojamiento en Los Dolomitas?

Aquí llega la madre del cordero. En una zona tan amplia y con distancias más que considerables entre los puntos ¿dónde conviene alojarse? La respuesta no es fácil y dependerá en gran medida de la duración de la ruta y los lugares a visitar.

Lo ideal sería que vayas moviéndote de alojamiento todos o casi todos los días para optimizar tiempos, pero también podrías escoger un par de hoteles para establecer tu base y moverte por la zona.

Sea como fuere, aquí tienes una pequeña lista de alojamientos en puntos clave de la cordillera de Los Dolomitas:

  • Hotel Garni Doris en Castelrotto: sencillo, a buen precio, con desayuno, parking privado y a un paso del centro del pueblo. Es perfecto para visitar Seceda, Alpe de Siusi, Carezza o Val di Funes, entre otros puntos.
  • Hotel Garni Ongaro en Selva di Cadore: muy apañado, económico, con desayuno y un dueño encantador que habla castellano. Ideal para visitar la zona sur de Dolomitas: Alleghe, Passo Giau, Cinque Torri, Sottoguda, La Marmolada, etc…
  • Hotel Serena Cortina en Cortina dʼAmpezzo: buena calidad/precio, con desayuno incluido y a 10 minutos a pie del centro. Una localización genial para visitar Tre Cime di Lavaredo, el Lago Sorapis y el Lago di Braies.

¿Cuántos días necesito para ver Dolomitas?

Ufff qué difícil es esta pregunta. Pero voy a intentar aclararte las dudas. Bajo mi punto de vista, no merece la pena una estancia menor de 5 días. Lo ideal estaría entre 1 y 2 semanas.

En 1 semana te dará tiempo a ver buena parte de los imprescindibles de Dolomitas, en 10 días lo podrás hacer todo holgadamente y en 2 semanas podrás disfrutar de lo lindo y con mucha tranquilidad de casi todas las vertientes de la cordillera.

Más lugares que ver en Los Alpes Italianos

Brevemente, te voy a hacer varias recomendaciones de lugares a visitar en Los Alpes italianos basadas en mi propia experiencia personal. Spoiler: es una zona brutal.

Parque Nacional del Stelvio

Stelvio, qué ver cerca de Dolomitas
Lago en el Stelvio.

El secreto mejor guardado del norte de Italia. ¿Has oído hablar alguna vez de este parque nacional? En caso negativo, ya lo puedes ir incluyendo en la lista de destinos pendientes, porque estas montañas de los alpes italianos te van a fascinar. Está muy cerquita de Dolomitas y cuenta con lagos, glaciares y valles de ensueño.

Aquí tienes toda la información sobre qué ver en el Parque Nacional del Stelvio. Te lo juro, vas a alucinar.

Val Venosta

Muy cerquita del Parque Nacional del Stelvio y casi en la frontera con Suiza y Austria, este inmenso valle famoso por sus plantaciones de manzanas reineta, guarda un buen puñado de rincones increíbles. El precioso pueblo de Glorenza, el campanario sumergido en el Lago di Resia, la imponente Abadía de Monte María y el Castillo de Churburg son sólo un pequeño resumen de sus atractivos.

Lagos del norte de Italia

La di Como
La elegancia del lago di Como

¡Qué belleza señores! Ya son muchos años visitando esta maravillosa zona de Italia y puedo decir sin pudor que soy toda una experta en lagos italianos 😉 Bromas a parte, bastante cerca de Dolomitas tienes rincones tan chulos como el lago di Garda (muy turístico y bonito a rabiar) y el Lago Iseo (bastante desconocido y con mucho encanto).

Un poquito más alejados pero también preciosos están el lago Maggiore y el también bastante desconocido lago de Orta. Hay mucha vida en el norte de Italia más allá del archoconocido Lago di Como que también es otra opción maravillosa.

Valle de Aosta

En el extremo noroccidental de Italia y a los pies del gran Monte Bianco, tenemos uno de mis rincones favoritos no solo de Los Alpes sino de toda Italia. El Valle de Aosta es aún una zona por descubrir para el turismo internacional. Suele estar bastante frecuentada por turismo nacional italiano y, sobre todo, en invierno para la práctica de deportes invernales.

Sólo en el Valle de Aosta podrías estar tranquilamente 1 o 2 semanas sin aburrirte. Pero para abrir boca, te voy a contar cuáles son mis imprescindibles: Courmayeur y el teleférico a Punta Helbronner, Cervinia, el lago Blu y el ascenso en teleférico a Plateau Rosa, la ciudad de Aosta, el Valle de Gressoney y el Parque Nacional de Gran Paradiso.

Mapa con todos los lugares que visitar en Dolomitas

Como siempre, finalizo con el mapa de localización de Google Maps que recoge todos los puntos tratados a lo largo del artículo. Puedes consultarlo en la web o descargarlo directamente en la aplicación de tu móvil.


¿Has llegado hasta el final? Entonces ya estás preparado para disfrutar de uno de los destinos de montaña más bellos del mundo. Espero que esta guía con los mejores lugares que ver en Dolomitas te haya resuelto todas tus dudas. Para más información y/o sugerencias, te invito a dejar un comentario.

Más sobre Dolomitas

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario

Acepto la política de privacidad * Los datos serán tratados por Rebeca Serna como responsable del blog. La finalidad de la recogida de datos es para responder a tu consulta. Los datos quedarán almacenados en los servidores de Webempresa en la UE. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo a rebeca@viajeros30.com

Escribe aquí tu nombre