La tradición cervecera tiene nombre propio: Múnich y su Oktoberfest. No te voy a negar que es un motivo de peso para visitar esta ciudad del sureste de Alemania, pero con esta guía de los mejores lugares que ver en Múnich y alrededores vas a tener otra buena ración de argumentos. Una urbe que deja muy buen sabor de boca, y no solo por la cerveza 😉

La importancia de la capital del estado de Baviera se hace evidente en cada rincón de un centro histórico elegante como pocos. El siglo XX cubrió con la sombra del nazismo su pasado más reciente pero, a pesar de los ecos de un recuerdo que aún estremecen, la ciudad ha vencido sus demonios a base de modernidad, vitalidad y memoria. En resumen, ¡visitar Múnich te va a encantar!

🛏 Yo dormí 3 noches en el Leonardo Hotel & Residenz, muy asequible y a 10′ en metro del centro

✅ 100% recomendable esta excursión al ‘castillo de Disney’ desde Múnich

A pesar de tratarse de la tercera ciudad más poblada de Alemania y un importante núcleo económico y tecnológico, el día a día de muniqueses y visitantes bulle en torno a su centro histórico. La excelente conservación de su belleza clásica, una oferta de ocio envidiable y el ambiente local y desenfadado del Altstadt (ciudad vieja) atraen a propios y extraños.

¿Cuánto tiempo dedicar a la visita? Todos los lugares que te indico a continuación puedes verlos en 2 días, que es lo que hice yo. Con menos tiempo tendrás que hacer una pequeña selección y, si dispones de más días, no te van a faltar planes en museos, otros barrios interesantes o excursiones cercanas.

1. Marienplatz, el alma de Múnich

Nada mejor que comenzar la visita en el epicentro vital y geográfico de la ciudad vieja, y lugar habitual de celebraciones y eventos. Siempre hay una buena excusa para que Marienplatz esté a tope de animación, y eso mola mucho.

Marienplatz, qué hacer y qué ver en Múnich
Panorámica de la Marienplatz.

Apunta bien porque esta plaza tiene mucha miga. El Neue Rathaus o Nuevo Ayuntamiento es el monumento que más llama la atención, un edificio colosal de estilo neogótico del siglo XIX. Además de su fachada profusamente ornamentada, el patio interior y sus galerías de entrada y salida son una chulada. También se puede pagar por subir en ascensor al mirador de la torre de 85 metros de altura. Yo lo pillé cerrado pero tiene buena pinta.

Y si hay un ayuntamiento nuevo, ¿dónde está el antiguo?. El Altes Rathaus o Ayuntamiento Viejo está situado en un lateral de la plaza. Originario del siglo XV, cuenta con un renovado aspecto neogótico debido a sus remodelaciones. Las partes más antiguas son la torre y el interior, que actualmente alberga un Museo del Juguete.

Carrillón del Nuevo Ayuntamiento de Múnich
Detalle del carrillón del Ayuntamiento.

Como ves, la plaza es maravillosa pero lo es aún más si acudes a las 11:00 o 12:00 horas de la mañana y en verano también a las 17:00 horas. Justo en ese momento debes dirigirte hacia la Columna de Santa María para observar la exhibición del carrillón del campanario del Nuevo Ayuntamiento. Un espectáculo amenizado por la representación de torneos y danzas de 32 figuritas que se mueven al son de las melodías que tocan las campanas. ¡Muy chulo!

2. Peterskirche, la iglesia más antigua que ver en Múnich

Alrededor de la Iglesia de San Pedro surgió la ciudad de Múnich, no en vano es el templo católico más antiguo de Alemania. Su torre de más de 90 metros de altura conocida como Alter Peter (el viejo Peter) es todo un emblema en la ciudad. Merece mucho la pena subir para admirar una de las mejores panorámicas 360º que ver en Múnich, pero ojo que aquí no hay ascensor. Para poner el centro histórico a tus pies debes salvar más de 300 escalones.

Qué ver en Múnich: torre de Peterskirche.
Vistas desde la torre de Peterskirche.

Cuando desciendas del mirador de la torre, no pases por alto el interior de la iglesia. Contiene importantes tesoros artísticos en forma de tallas repartidas entre el altar y el presbiterio, así como en los frescos que visten los techos del templo. Bien merecen un ratito de contemplación.

3. Catedral de Múnich

De momento ésto va de torres, así que vamos a por las más icónicas de la ciudad: las de Frauenkirche, que es como se conoce a la catedral. Las bonitas torres gemelas con sus dos cúpulas verdes son referencia del skyline muniqués mires desde donde mires. Y sí, también se puede subir hasta el mirador ubicado en la torre sur, aunque es el más caro de los vistos hasta ahora.

Catedral de Múnich
Un lugar precioso que ver en Múnich.

¿Quieres ver una huella del mismísimo demonio? No tienes más que entrar gratuitamente al interior de la catedral y descubrir en el suelo la ‘pisada del diablo’ que un par de disparatadas leyendas atribuyen al maligno. La verdad es que merece más la pena levantar la vista y observar las estilizadas ventanas catedralicias dispuestas entre el bosque de columnas de la nave del templo. Es muy bonita.

4. Viktualienmarkt, el mercado central

Este mercado al aire libre con más de dos siglos de antigüedad y situado muy cerquita de la Marienplatz, hace las delicias de locales y visitantes. Si buscas productos gourmet o simplemente tomar algo rico y sin complicaciones, no te puedes perder sus más de un centenar de puestecitos con todo tipo de artículos locales como quesos, frutas, verduras, dulces y platos típicos de la zona. Por la mañana lo encontrarás en plena ebullición.

Mercado de Viktualienmarkt.
Mercado de Viktualienmarkt.

Otra particularidad de este popular espacio es su tradicional Maibaum o árbol de mayo, pintado con los colores del estado y adornado con figuras artesanas que representan escenas de la vida rural.

5. Biergarten o jardín de la cerveza

Junto al mercado Viktualienmarkt tienes un agradable biergarten o jardín de cerveza. Se trata de una terraza al aire libre típica de Baviera con mesas corridas y compartidas entre desconocidos, donde consumir alguna de las 6 variedades de cerveza muniquesa en jarras de uno o medio litro. Suelen estar abiertos durante todo el día de primavera a otoño y, aunque ofrecen gastronomía local, puedes llevar tu propia comida.

El biergarten de Viktualienmarkt es uno de los más céntricos pero hay centenares de ellos repartidos por toda la ciudad como el de Wiener Platzl, el del parque de Hirschgarten (el más grande de Múnich) o el de la torre China del Jardín Inglés de Munich. Con buen tiempo es una gozada.

6. Hacer un free tour por el centro de Múnich

Leyendas, historia pasada y reciente, recomendaciones culinarias y cerveciles, y mucho más es lo que tendrás si te apuntas a este free tour en español de 2 horas y media por el centro de Múnich. Es, sin duda, uno de los mejores free tours que he hecho en los últimos años gracias a las explicaciones de una guía española apasionada por su trabajo y por la ciudad.

El tour callejea por los mejores lugares del centro histórico y otros puntos de interés como la Max Joseph Platz o la elegante avenida Maximillianstrasse. Me gustó tanto que me quedé con ganas de reservar este tour temático sobre el Tercer Reich en Múnich que realizaba la misma guía. Para la próxima cae seguro.

7. Odeonsplatz

Odeonsplatz
Anochecer en Odeonsplatz.

Nos desplazamos hasta una plaza monumental que tienes que ver en Múnich sí o sí. La monumentalidad del Feldherrnhalle o Templo de los Generales, a imagen de la Loggia dei Lanzi florentina, evoca la grandeza del ejército bávaro y capta todas las miradas. Lamentablemente, tal y como me contaron en el free tour, también fue protagonista de tristes episodios en la época del nazismo.

Otro de los laterales de la plaza lo ocupa la llamativa Iglesia de los Teatinos. Su fachada amarilla intensa y un imponente interior al más puro estilo italiano la convierten en uno de los templos más notables de la ciudad. Desde la calle Residenzstrasse tendremos acceso al Hofgarten, un agradable jardín del que te hablaré más adelante, y al grandioso conjunto palaciego de la Residenz.

8. La Residenz, el palacio urbano más grande de Alemania

¡Bienvenidos a la residencia oficial de la monarquía bávara durante más de 5 siglos!. Es uno de los espacios museísticos por excelencia que visitar en Múnich y se encuentra en pleno centro histórico. Con una gran variedad de estilos arquitectónicos consecuencia de las múltiples ampliaciones y reformas realizadas a lo largo del tiempo, su interior es todo una exaltación del poder, el lujo y el arte.

La Residenz, otro imprescindible que visitar en Múnich.
Otro imprescindible que visitar en Múnich.

Vas a necesitar un mínimo de 2 horas para realizar la visita de sus aproximadamente 150 estancias entre salones, galerías, habitaciones, patios, el tesoro e, incluso, un teatro de estilo rococó. ¡Casi nada! Y si algo deslumbra por encima del resto es el espectacular Antiquarium, la ‘capilla sixtina muniquesa’. Si sólo te pudieses dejar el dinero en una entrada, que sea ésta. Es una maravilla.

9. Hofgarten

Jardines de Hofgarten
Un jardín en pleno centro histórico.

Es momento de salir del asfalto y dar un paseo por el parque. ¡Y vaya parque más bonito! El Jardín de la Corte (Hofgarten) con su cuidado estilo renacentista italiano y flanqueado por imponentes edificios históricos, ofrece un momento de desconexión maravilloso. No te pierdas el pequeño pabellón central dedicado a la diosa Diana y la perspectiva de las torres de la Iglesia de los Teatinos desde los senderos del jardín.

10. Jardín Inglés, un oasis en el centro de la ciudad

El pulmón verde de la ciudad se encuentra en pleno centro y, para que te hagas una idea de su extensión, te diré que este parque es más grande que el mítico Central Park newyorkino y uno de los más extensos del mundo. Es como estar en mitad de la naturaleza sin salir del casco histórico de Múnich. Kilómetros y kilómetros de senderos para pasear, hacer deporte o relajarse en una cervecería al aire libre.

Jardín Inglés, un plan que hacer en Múnich
Atardecer en el Jardín Inglés.

Además de perderte por los caminos entre jardines y riachuelos, te recomiendo llegar hasta la curiosa Pagoda o Torre China y subir a lo alto de la colina coronada por una reproducción de un pequeño templo griego (Monopteros). Tendrás unas vistas bien chulas a las torres más significativas de la ciudad. Es un remanso de paz.

¿Y si cogemos unas olas? Como lo oyes, no me he vuelto loca. En uno de los extremos del Jardín Inglés el cauce del arroyo que lo atraviesa genera una turbulencia en el agua, conocida como Eisbachwelle, que los más valientes y experimentados se lanzan a surfear. Es una de las cosas más peculiares que ver en Múnich y todo un espectáculo.

Surf en el centro de Múnich
Surfeando la ola muniquesa.

11. Las antiguas puertas de la ciudad

Aún se conservan tres de los cuatro accesos de la antigua muralla medieval: Karlstor entre la popular Karlsplatz y la emblemática Neuhauserstrasse, Sendlinger Tor al comienzo de la frecuentada Sendlingerstrasse e Isator, la más antigua de todas ellas. Merece la pena atravesar sus arcos y torreones para entrar al casco antiguo por todo lo alto.

12. Cervecerías tradicionales donde comer y beber en Múnich

En Múnich el culto a la cerveza es religión y sus templos, las cervecerías. Ni se te ocurra irte de la ciudad sin haber entrado a alguna de ellas. Son bonitas, con mucha historia, llenas de gente local y a precios muy asequibles. Además de probar las cervezas elaboradas según la famosa ‘ley de la pureza’ también puedes degustar la gastronomía bávara. ¡Es un planazo!

Hofbräuhaus, la cervecería más bonita que ver en Múnich.
Hofbräuhaus, la cervecería más bonita que ver en Múnich.
  • Hofbräuhaus am Platzl: cervecería legendaria que data del siglo XVI y protagonista de destacados hechos históricos. Es todo un referente en Múnich y en todo el mundo. Cuenta con tres pisos, una decoración única y música tradicional en directo. Un clásico que ver en Múnich.
  • Tegernseer Tal – Bräuhaus: otra cervecería típica con ambiente local muy animado y una buena carta de cervezas y comida.
  • Augustiner am Platzl: en esta cómoda, acogedora y tradicional casa de cerveza Augustiner (otra de las marcas míticas de Múnich) no es de extrañar ver a los muniqueses con su original atuendo bávaro.

Para que no te pille de sorpresa, ten en cuenta que aquí cuando un camarero te sirve en la mesa se deja entre un 5-10% de propina. Al pagar la cuenta debes indicar qué importe vas a dejar de propina para que te lo añadan en la nota final.

Ley de la pureza de la cerveza

Me lo contaron durante el free tour por el centro histórico y es un dato muy importante para entender el arraigado carácter cervecero de Múnich. Se trata de una ley que data de principios del siglo XVI – conocida como Reinheitsgebot – por la que se establecía que la cerveza sólo podía elaborarse a partir de 3 ingredientes: agua, cebada y lúpulo.

Lo curioso es que esta norma, orgullo de Baviera y de toda Alemania, sigue vigente en la actualidad pero adaptada a los cambios como la introducción de la levadura en el XIX y las normativas europeas. Con ello, podemos disfrutar en la actualidad de las 6 cerveceras hegemónicas de Múnich: Paulaner, Augustiner, Hofbräu, Hacker-Pschorr, Löwenbräu y Spaten. Son las únicas marcas que sirven en el Oktoberfest y en el biergarten.

13. Otros lugares que visitar en Múnich

Ya hemos dado un buen repaso al centro histórico pero hay otros atractivos repartidos por diferentes barrios de la ciudad. Si dispones de tiempo suficiente, te recomiendo desplazarte hasta el impresionante Palacio de Nymphenburg y sus jardines. Puedes llegar en metro en una media hora desde el centro histórico.

Si lo tuyo son los museos, acércate al Kunstareal y la Königsplatz, el distrito del arte y la cultura de Múnich repleto de excelentes museos y patrimonio. Nuestra guía del free tour nos habló muy bien del Museo del Nacionalsocialismo (NS-Dokumentationszentrum München) que, además, es gratuito. Ésta es otra de las cosas que tengo pendiente para mi próxima visita a Múnich.

Otra opción es conocer Olympiapark. El antiguo espacio construido para los juegos olímpicos de 1972 reconvertido en un enorme parque y lugar de celebración de eventos, con la famosa torre de comunicaciones dominando el cielo muniqués. Los aficionados al automóvil también pueden hacer una visita al cercano Museo de BMW.

14. Oktoberfest, la fiesta de la cerveza

Es la meca de todo amante de la cerveza que se precie. Un macro festival cuyo origen se remonta a la boda real celebrada en el año 1810 entre el Príncipe Luis I de Baviera y Teresa de Sajonia y Hildburghausen, y que hoy gira en torno a las las preciadas cervezas muniquesas y la diversión de millones de visitantes.

Que su nombre no te lleve a engaño porque la fiesta comienza en el mes de septiembre y se prolonga durante 16 días hasta mediados de octubre. Una oda a la cerveza en torno a multitud de carpas, atracciones, música, espectáculos, comida y miles de barriles de cerveza. Cada año congrega a ingentes cantidades de muniqueses, bávaros, alemanes y visitantes de todo el mundo al grito de ¡Prost!

El Oktoberfest se celebra en el Prado de Teresa o Theresienwiese, muy cerquita del centro de la ciudad. En esta explanada también se organizan otros eventos a lo largo del año, como el festival de invierno de Tollwood durante las fechas navideñas.

Excursiones que hacer cerca de Múnich hay muchas pero he decidido recomendarte sólo cuatro, las más interesantes y cercanas a la gran ciudad.

Castillo de Neuschwanstein

Castillo de Neuschwanstein, qué ver cerca de Múnich
El castillo en invierno.

Es el castillo de cuento de hadas por excelencia y en el que dicen que se inspiró Disney para crear el palacio de la Bella Durmiente. ¿Lo mejor? Que está cerquita de Múnich y es uno de los más bonitos del mundo. Puedes visitarlo a través de una excursión organizada de día completo o por libre en coche de alquiler o transporte público. Aquí tienes un artículo muy completo sobre cómo llegar a Neuschwanstein desde Múnich y cómo es la visita de Neuschwanstein tanto si vas por libre como en tour organizado.

Además, gracias a esta excursión disfrutarás de los bellísimos paisajes de los Alpes Bávaros, otros monumentos increíbles como el palacio de Linderhof y descubrirás la historia fascinante del Rey Loco.

Campo de concentración de Dachau

Si quieres profundizar en la parte más oscura de la historia de Alemania, te recomiendo hacer el tour guiado por el campo de concentración de Dachau. También está muy cerquita de Múnich, resulta super interesante y sólo te llevará media jornada. Una experiencia impactante pero muy recomendable.

Nuremberg y Salzburgo

Para una escapada algo más larga, la ciudad de Nuremberg es un destinazo. Y cruzando la cercana frontera austriaca la bella Salzburgo destila encanto por los cuatro costados. Te aseguro que es una de esas ciudades que no olvidas nunca.

Ambos destinos los puedes visitar en sendas excursiones de día completo desde Múnich o alargar la estancia haciendo al menos una noche en cada una de ellas. Merece la pena.

¿Te gustaría encontrar un hotel bueno y barato en pleno centro de Múnich? A mi también, pero me temo que no es tarea fácil. Aunque no es una ciudad especialmente cara, los alojamientos están por las nubes. Y te lo digo yo que viajé en invierno y busqué con bastantes meses de antelación.

Finalmente, decidí salir del casco histórico y fue todo un acierto. Acabé reservando 3 noches en el Leonardo Hotel & Residenz München fuera del centro pero a sólo 10 minutos en metro de los principales atractivos turísticos, y con la parada casi en la puerta del hotel. Una opción perfecta a buen precio y un plus enorme: muchas habitaciones cuentan con una pequeña cocina privada.

Alojamiento en Múnich
Mi habitación en Múnich.

Múnich cuenta con aeropuerto internacional conectado con un montón de ciudades españolas y a buenos precios. Te aconsejo consultar en el buscador de Skyscanner. Puedes encontrar tarifas muy económicas si reservas con antelación.

Las conexiones de tren y autobús entre Múnich y un montón de ciudades y capitales europeas también son excelentes. Hay muchos horarios y el servicio es de calidad. Yo viajé de Budapest a Múnich en un Flixbus nocturno y de Múnich a Salzburgo en tren y la experiencia fue sencilla, confortable y bastante económica.

Una vez en Múnich, si tienes pensado hacer excursiones de ida y vuelta, te recomiendo tirar de los tours organizados que te he recomendado. Sin embargo, para rutas más largas lo mejor es que contrates un vehículo de alquiler. Como siempre, te recomiendo consultar las ofertas de los buscadores de Autoeurope y Rentalcars. Tienen los mejores precios.

A la hora de moverte por la ciudad lo mejor es utilizar la red de metro. Fácil y rápido, aunque no especialmente barato. Los billetes sencillos son algo caros. Por ello, te recomiendo comprar bonos. Los hay de varios tipos. Lo más interesantes son ilimitados durante una semana o los ilimitados diarios. Se obtienen en las mismas máquinas que el ticket simple.

Yo escogí el bono de una semana por 20 euros y me ahorré un buen pico respecto a los billetes sencillos. Además, también incluye acceso a autobuses y tranvías.

Para pasar 1 o 2 días en Múnich haciendo el itinerario propuesto en el artículo no compensa comprar ninguna tarjeta turística. Yo estuve dos días en la ciudad y un tercero haciendo la excursión al Castillo de Neuschwanstein. Hice los cálculos y no merecía la pena.

Sin embargo, para viajes centrados en la visita de museos y otro tipo de atracciones pueden suponer un ahorro interesante. Ofrecen la opción de incluir el transporte público y el trayecto al aeropuerto, además de distintos periodos de validez de entre 1 y 5 días.

Los dos tipos de tarjeta turística son la Múnich Card y la Munich City Pass. Puedes comparar las ventajas y precios de cada una de ellas en la web de la oficina de turismo de Múnich.

De sobra es conocida la fama de los mercadillos navideños de Alemania. Y doy fe de que son una auténtica pasada. ¡Vaya fantasía! Puestos de comida típica, el tradicional vino caliente, artesanía, dulces, música y todo un despliegue de medios que te sube el espíritu navideño por las nubes.

Navidad en Marienplatz.
Navidad en Marienplatz.

Muy pronto te lo voy a contar en detalle, pero de momento te dejo una lista con los mercadillos navideños que más me gustaron.

  • Christkindlmarkt en Marienplatz: el alma de la Navidad en Múnich en un entorno incomparable.
  • Kaiserhof de la Residenz: un pueblo de fantasía navideña en un patio de la Residenz (entrada frente a Odeonplatz).
  • Mercado medieval en Wittelsbacher Platz: muy original, super currado y con ambientazo.
  • Winterzauber en el Viktualienmarkt: detalles navideños en un espacio que ya de por sí es una maravilla.
  • Eiszauber en Karlsplatz: con una gran pista de hielo y preciosas vistas a la puerta de la muralla.
  • Mercadillo de Sendlinger Tor: pequeñito pero con mucho encanto.
  • Torre China del Jardín Inglés: mercadillo tranquilo rodeado de naturaleza y con juegos tradicionales.

Ahora sí, termino con este mapa de localización que incluye todos los puntos de interés para que te resulte muy sencillo preparar tu itinerario por Múnich. Puedes descargarlo en el móvil en la aplicación de Google Maps o consultarlo directamente desde la web.


Espero que esta guía sobre los imprescindibles que hacer y que ver en Múnich y alrededores te sirva de ayuda. Si tienes sugerencias o dudas, déjame tus inquietudes en los comentarios del post. ¡Más que encantada de ayudar!

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario

Acepto la política de privacidad * Los datos serán tratados por Rebeca Serna como responsable del blog. La finalidad de la recogida de datos es para responder a tu consulta. Los datos quedarán almacenados en los servidores de Webempresa en la UE. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo a rebeca@viajeros30.com

Escribe aquí tu nombre