Dicen que es una de las ciudades más bellas del mundo. También que engancha y que quien va repite. Y ¿sabes lo que te digo yo? Que tienen toda la razón y que me das mucha envidia, estás a punto de comprobarlo en persona. Para ponértelo muy fácil, aquí tienes una guía con las 21 mejores cosas qué hacer y qué ver en Praga ¡la ciudad dorada de las 100 torres!

En este artículo te voy a dejar una lista muy amplia de lugares que visitar en Praga basada en dos viajes recientes y en mis propios gustos personales. Un recorrido monumental para el que necesitarás al menos 3 días. Si cuentas con menos tiempo, sólo tendrás que descartar los puntos más alejados del centro histórico.

qué hacer y qué ver en Praga
Hoy te cuento todo lo que visitar en Praga.

🛏 Mi primera vez en Praga me alojé en este hotelito céntrico y súper económico con desayuno incluido

✅ Para ahorrar mucho dinero en entradas reserva la tarjeta Praga Visitor Pass de 48 o 72 horas

Qué ver en Praga: 21 sitios imprescindibles

El orden de los puntos que visitar en Praga está basado únicamente en su localización. Comenzaremos con los lugares más céntricos de la Ciudad Vieja, la Ciudad Nueva y el Barrio Judío. Luego cruzaremos al barrio de Malá Strana y al maravilloso Castillo de Praga, para terminar con otras zonas más alejadas como el Monte Petřín y la la fortaleza de Vysehrad.

1. Plaza de la Ciudad Vieja

Plaza de la Ciudad Vieja
Una tarde de verano en la plaza de la Ciudad Vieja.

¡Inconmensurable! Hay pocos adjetivos que definan mejor la Plaza de la Ciudad Vieja, sin duda, el imprescindible por excelencia que ver en Praga. Esta inmensa y colorida plaza monumental impresiona como pocas. Siempre repleta de terrazas y miles de turistas es, además, el centro neurálgico de la ciudad y está literalmente rodeada de callejuelas encantadoras.

Tómatelo con calma y prepara la cámara de fotos. En todo su espacio acoge monumentos tan increíbles como la Iglesia gótica de Nuestra Señora de Týn (entrada gratis), la Iglesia barroca de San Nicolás (entrada incluida en el Praga Visitor Pass) y, por supuesto, el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja (también incluido en el Praga Pass) y su Reloj Astronómico.

2. Ayuntamiento de la Ciudad Vieja

Hablando de fotos, estás a punto de descubrir el reloj y el mirador más singular que visitar en Praga. Y es que, dentro de la plaza de la Ciudad Vieja hay un edificio que brilla con luz propia y para el que hay que reservar un buen ratito.

Lo primero de todo, tienes que admirar la belleza exterior de un edificio de estilo gótico marcado por su maravilloso Reloj Astronómico. Una creación medieval alucinante que muestra en un solo artilugio los días, semanas y meses del año, la hora centroeuropea, la de Babilonia y el horario estelar, los signos del zodiaco, las órbitas del sol y la luna, las figuras animadas de los 12 apóstoles y muchísimo más.

Rejoj astronómico de Praga.
Rejoj astronómico de Praga.

El show animado del reloj con el desfile de los apóstoles comienza a las horas en punto. Sé previsor porque, si quieres verlo bien, tendrás que coger sitio al menos 10 o 15 minutos antes.

Después del espectáculo, toca entrar en su interior. Ya sea pagando la entrada simple o con el Praga Visitor Pass (del que te hablaré más adelante), entrar al Ayuntamiento de la Ciudad Vieja es un imprescindible. Además de visitar la Capilla de la Virgen María y otras salas municipales, lo mejor es la subida hasta la Torre del Ayuntamiento. Un balcón privilegiado con vistas sobre la plaza que quitan el hipo.

3. Clementinum

Asomarte a la biblioteca barroca del Clementinum es como hacerlo al escenario de una película de Harry Potter. Los frescos del techo, la majestuosidad de sus estanterías repletas de libros antiguos y su magnífica colección de globos terráqueos es difícil de igualar. ¡Una pasada!

Klementinum: qué ver en Praga
La impresionante biblioteca barroca.

La visita incluye el acceso a la entrada de la biblioteca (no se puede caminar por su interior) y la subida a la Torre astronómica del Clementinum. Otro mirador precioso sobre el centro histórico de Praga.

La entrada de pago, incluida en Praga Visitor Pass, ofrece una visita guiada en diferentes horarios a lo largo del día. Ojo porque se llenan muy rápido. Conviene pasarse por allí y reservar plaza con antelación.

4. Torre de la Pólvora

Una de las torres más bonitas que ver en Praga.
Una de las torres más bonitas que ver en Praga.

A Praga le llaman la ciudad de las 100 torres y yo creo que es fácil entender el porqué. Saltamos ahora hasta esta preciosa torre monumental y puerta de entrada de la Ciudad Vieja que fue utilizada como almacén de pólvora. De ahí su nombre. Y lo hacemos a través de la coquea Calle Celetná, una fantasía de casitas señoriales en tonos pastel.

Yo nunca he entrado pero se puede subir a disfrutar de las vistas y una exposición sobre Praga y la historia de sus torres. Aunque hay entrada con tarifa individual, también está incluida dentro de la tarjeta turística.

5. Casa Municipal

Apenas nos movemos unos pocos metros para admirar la Casa Municipal, uno de los edificios más importante de la ciudad de estilo modernista Art Nouveau. Además de su llamativa fachada, el interior alberga cafetería, restaurantes y sala de conciertos, entre otros usos.

Yo tuve la fortuna de cenar aquí y fue una fantasía, casi como si me hubiese trasladado a la corte real austriaca por unas horas. Si no te quieres gastar tanto, con tomar un café en su cafetería sería suficiente.

6. Barrio Judío de Praga

Resérvate al menos una tarde o mañana completa para la visita del Barrio Judío de Praga porque lo vas a necesitar. Y es que, este precioso barrio, también llamado Josefov y contiguo a la Ciudad Vieja, está literalmente cuajado de sinagogas y del cementerio judío más espectacular que he visto en mi vida.

El Cementerio Judío de Praga,
El Cementerio Judío de Praga,

En concreto y gracias a una entrada conjunta llamada Museo Judío de Praga, podrás visitar el famosísimo Cementerio Judío de Praga con sus más de 10.000 lápidas de piedra y las sinagogas Maisel, Pinkas, Klausen, Alta, la Sinagoga Vieja-Nueva y mi favorita, la Sinagoga Española. Los puntos visitables están diseminados por el barrio a corta distancia los unos de los otros. Y te lo promero, merece muchísimo la pena.

Como siempre, la entrada al complejo la puedes comprar de manera individual pero también está incluida en el Praga Visitor Pass. ¿Y porqué soy tan pesada con el tema de la tarjeta turística? Porque entradas como la del Museo Judío son muy caras y, si te pones a echar cuentas, la tarjeta te permite ahorrarte muchísimo dinero.

7. Sinagoga de Jerusalén

Sinagoga de Jerusalén, qué ver en Praga
Interior de la Sinagoga.

Algo alejada del Barrio Judío tenemos la última sinagoga que visitar en Praga y quizás la más espectacular, la monumental Sinagoga de Jerusalén. También es la más grande y la más reciente y, sin duda, la más colorista. Este templo hebreo de estilo morisco repleto de arcos islámicos es quizás el edificio más singular de la ciudad y esconde un interior de gran belleza.

Se puede comprar la entrada individual simple o con descuento si tienes la tarjeta Prague Visitor Pass.

8. Plaza de Wenceslao

Qué visitar en Praga: plaza de Wenceslao
Imagen de la plaza de Wenceslao.

Saltamos ahora hasta la plaza más importante de la Ciudad Nueva. Impresiona mucho por sus dimensiones y por la belleza de su arquitectura. Aunque, más que de una plaza, podríamos hablar de una gran avenida coronada por la estatua de San Wenceslao, patrón de la República Checa, y el Museo Nacional de Praga.

9. Estatua de Kafka

Cabeza de Kafka
La escultura de Kafka.

Otro rincón bien curioso que visitar en Praga es la escultura más popular de David Černý. Un artista irreverente con un montón de obras repartidas por diferentes rincones de Praga y todo el país. En este caso, estamos ante una escultura formada por 42 bloques de acero inoxidable de gran tamaño que se mueven a todas las horas el punto. La obra se llama Metamorfosis y cuando la veas en movimiento entenderás perfectamente porqué.

Si me preguntas mi opinión, también merece mucho la pena visitar otras esculturas del mismo autor tan chulas como la escultura del caballo de San Wenceslao dentro del Pasaje Lucerna y, sobre todo, la escultura del hombre colgado en la calle Husova.

10. Puente de Carlos y torres del puente

Ya lo estabas esperando ¿verdad? Es el símbolo de Praga y, seguramente, uno de los puentes más bellos del mundo. El Puente Carlos con sus 500 metros de extensión, sus dos torres góticas y las 30 estatuas que lo engalanan es quizás el conjunto más bonito de la ciudad. Qué elegancia, qué armonía, qué monumentalidad…

Puente de Carlos desde la Torre de la Ciudad Vieja.
Puente de Carlos desde la Torre de la Ciudad Vieja.

Cruzar el puente y observar cada detalle es un planazo que hacer en Praga en sí mismo, pero no te quedes sólo ahí. Yo te aconsejo subir a la Torre de la Ciudad Vieja. Las vistas sobre el propio puente, el barrio de Malá Strana y el Castillo de Praga son alucinantes. También está incluida en la Praga Pass.

Está abarrotado a todas horas del día y la noche. Si quieres disfrutarlo con un poco de tranquilidad te va a tocar madrugar con las primeras luces del día. Yo lo hice una vez y mereció mucho la pena.

LOS MEJORES FREE TOURS DE PRAGA

Si eres como yo y te gusta empaparte de la historia y dejarte llevar por la experiencia de un guía local durante tus primeras horas en una ciudad nueva, te recomiendo hacer estos 2 free tours. Ambos recorren los puntos más importantes de Praga y son totalmente complementarios.

11. Paseo en barco por el río Moldava

Paseo en barco: qué hacer en Praga
Un plan muy chulo que hacer en Praga.

Desde una de las orillas del Puente Carlos, la más cercana a la Ciudad Vieja, puedes coger un precioso barco veneciano para dar un paseo por las aguas del río Moldova. Es una actividad muy bonita y económica que nos ofrece otro punto de vista de la ciudad. A mi personalmente me gustó un montón.

El paseo está incluido en la Praga Visitor Pass pero, si no dispones de la tarjeta, puedes reservarlo desde este enlace de Civitatis. Ni que decir tiene que hay más empresas que ofertan paseos en barco, pero estos barquitos me parecen los más cuquis, disponen de audioguía y bebida gratuita.

12. Barrio de Malá Strana

La colorida calle Nerúdova en ;Mala Strana
La colorida calle Nerúdova.

En el otro extremo del Puente Carlos nos espera otro barrio histórico praguense cuajado de magníficos edificios de estilo barroco y cierto toque bohemio. Se trata de Malá Strana y requiere un paseo con calma. Estos son algunos de los puntos más importantes del barrio: iglesia de San Nicolás, Plaza Malostranské, la Columna de la Peste, la preciosa calle Nerúdova y adyacentes y la iglesia de El Niño Jesús de Praga.

Otro de los puntos más visitados de Malá Strana es el Muro de John Lennon. Un homenaje ante la muerte del cantante y que, con el tiempo, se ha convertido en símbolo de paz y libertad de expresión. Está en constante reinvención.

13. Iglesia de San Nicolás

Aquí tenemos el monumento más impresionante de Malá Strana y otro mirador increíble que visitar en Praga. Y es que, además de admirar por fuera y por dentro cada detalle de esta joya del barroco coronada por una impresionante cúpula verde, te recomiendo ascender a pie a la torre del campanario. Una subida de más de 200 escalones que se ve recompensada con vistas inigualables.

14. Mirador del Puente Carlos

Miradores que ver en Praga
Una imagen de postal que ver en Praga.

Con toda certeza, el mirador más espectacular que ver en Praga. Y te lo digo yo que he visto unos cuentos. Se trata de un pequeño muelle en el barrio de Malá Strana frecuentado por patos, cisnes y hasta castores. Las vistas del Puente Carlos y el skyline de la Ciudad Vieja es sencillamente espectacular. Y, si lo combinas con un atardecer o amanecer lo bordas.

En realidad, se trata de un mirador natural y no está señalizado. Te dejo la ubicación exacta en el mapa de localización con todos los lugares que ver en Praga del final del artículo.

15. Isla de Kampa

Isla de Kampa en Praga
Un rinconcito de la isla de Kampa.

Adosada al Barrio de Malá Strana y rodeada por el cauce del río Moldava, toca descubrir la isla de Kampa. La sensación es casi casi la de pasear por un pueblecito checo. Y es que, aquí encontrarás viejos molinos, puentecitos con mucho encanto, casitas bajas, una zona verde muy extensa e, incluso, otra de las esculturas burlonas de Černý. Es un área perfecta para desconectar del jaleo de turistas y ruido de la gran ciudad.

16. Castillo de Praga

Dicen que es el castillo más grande del mundo aunque, para no llevar a confusiones, es mejor definirlo como un conjunto monumental amurallado de proporciones gigantescas formado por palacios, museos y jardines dominados bajo el perfil de la catedral de San Vito. Todo ello está ubicado sobre una colina que domina el skyline de los barrios históricos de Praga y nos ofrece unas vistas de escándalo.

Imagen general del Castillo de Praga.
Imagen general del Castillo de Praga.

¿Suena bien verdad? Para empezar, te aconsejo reservar como mínimo de 2 o 3 horas para la visita del complejo. La entrada al interior amurallado es gratuita, sólo hay que pagar por acceder al interior de los monumentos.

Bajo mi punto de vista, merece mucho la pena acceder al interior de la Catedral de San Vito, a la basílica románica de San Jorge y a la sala gótica del Antiguo Palacio Real. Y puedes hacerlo comprando allí mismo una entrada combinada o a través dela tarjeta Prague Card.

Dentro del complejo también se puede visitar el llamado Callejón del Oro. Una estrecha calle de casitas de colores construidas al cobijo de la muralla que antaño ocuparon artesanos orfebres y hoy albergan tiendas y exposiciones. El acceso es de pago pero sólo durante ciertas horas. Bajo mi punto de vista, salvo que hayas comprado la tarjeta turística, no merece mucho la pena. Sino te recomiendo acudir por la tarde en horario gratuito a partir de las 17:00 en verano y de las 16:00 en invierno.

17. Catedral de San Vito

Mención a parte merece uno de los monumentos más bonitos que ver en Praga y también el más importante. La Catedral de San Vito es un bellísimo templo de estilo gótico con más de 7 siglos de vida.

Catedral de San Vito: qué hacer y qué ver en Praga
Interior de la Catedral de San Vito.

Y quería darle una sección propia porque, además de admirar la elegancia de sus vidrieras, las tumbas del Panteón Real, las joyas de la corona y la Capilla de San Wenceslao, merece muchísimo la pena ascender hasta el mirador de la torre sur. El panorama de Praga es precioso y muy diferente al que ofrecen otros miradores. Yo subí al atardecer y me encantó.

Si has decidido no comprar los tickets de acceso al Castillo no pases de largo porque puedes entrar gratis en el vestíbulo de la catedral y admirar tamaña obra de arte sin rascarte el bolsillo.

18. Monasterio de Strahov

Seguimos ascendiendo por la misma colina que acoge el Castillo de Praga en busca de otro monumento colosal, el Monasterio de Strahov. Estamos ante un recinto de color blanco impoluto que guarda un gran secreto en su interior. Y es que, si te pensabas que la biblioteca barroca del Clementinum es única, es porque aún no has visto la biblioteca de Strahov.

Exterior del Monasterio de Strahov.
Exterior del Monasterio de Strahov.

Aún no tuve la suerte de entrar pero me consta de primerísima mano que es una pasada. También de estilo barroco, con frescos en el techo, 200.000 libros y una belleza difícil de superar.

Por cierto, entre el castillo y el monasterio tienes una parada intermedia bastante interesante. Se trata de Loreto de Praga, un centro religioso y famoso lugar de peregrinación donde existe una réplica de la casa donde tuvo lugar la Anunciación de la Virgen María.

19. Monte Petřín

Como ves, casi podríamos decir que la ciudad de Praga es un tremendo mirador natural hacia sí misma. Vayas donde vayas obtendrás unas vistas privilegiadas del cojunto. Y el Monte Petřín, un remanso natural entre tanto monumento, es uno de mis rincones favoritos que visitar en Praga.

Torre de Petrin: qué ver en la ciudad de Praga
Vistas desde la Torre de Petrin.

¿Por qué? Por sus impresionantes vistas desde la Torre de Petrin, también llamada la Torre Eiffel checa, por su curioso laberinto de espejos que le encantará a los más peques y la sensación de caminar por un área verde alejada del barullo de una gran capital.

Al Monte Petrin puedes subir a pie o en funicular. Si llegas hasta el monasterio de Strahov, te recomiendo ascender a pie en apenas 15 minutos. Si no puedes caminar, no te apetece o estás en la zona baja de Praga, lo mejor es utilizar el funicular de Petrin, el más antiguo de la ciudad. La subida en funicular también te regala unas vistas bien chulas.

Las entradas a la torre, al laberinto y al funicular está incluidas en la Tarjeta de Praga pero también se pueden adquirir de manera individual.

20. Casa Danzante

Casa Danzante de Praga
La curiosa Casa Danzante,

Seguro que has visto la imagen de estos edificios retorcido en numerosas ocasiones y, aún así, puedo asegurarte que impresiona más al natural. Estamos ante una obra del arquitecto Frank Gehry y Vlado Milunić de la década de los 90. Y, aunque fue algo polémica en sus inicios, hoy es todo un símbolo de Praga.

Por cierto, dicen que los dos edificios entrelazados parecen una pareja de baile. Es más, les han puesto el apodo de la pareja de baile cinematográfica Fred & Ginger. ¿A ti qué te parece?

21. Fortaleza Vyšehrad

Miradores que visitar en Praga
Vistas desde la Fortaleza.

Estamos ante el punto más alejado de la lista de imprescindibles que ver en Praga. Un paseo de algo más de media hora desde el centro histórico praguense o un corto trayecto en tranvía que nos transporta hasta lo alto de una colina fortificada a orillas del río Moldova.

Las vistas del río y los puentes son maravillosas. Pero la cosa no se queda ahí. Dentro del recinto amurallado merece muchísimo la pena visitar el interior de la Basílica de San Pedro y San Pablo (es preciosa) y de su pequeño cementerio en el que están enterradas muchísimas personalidades checas. Es muy coqueto.

¿Merece la pena comprar el Prague Visitor Pass?

Sí, bajo mi punto de vista es imprescindible. Y yo creo que, por todo lo que has podido ir viendo a lo largo del artículo, es súper útil. Estás en una de las ciudades más monumentales de Europa cuajada de torres medievales, iglesias despampanantes, miradores increíbles, sinagogas y un montón de lugares únicos en el mundo. Vale la pena la pena acceder al interior de las atracciones turísticas.

Si decides comprar las entradas de manera individualizada, pronto entenderás que el desembolso acaba siendo mucho mayor. Puede que el doble. Por lo que, comprar online la tarjeta Prague Visitor Pass supone un ahorro tremendo y un disfrute total de la ciudad sin preocupaciones.

Con ella en tu poder entrarás gratis y sin colas a los principales monumentos de la ciudad (Torre del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja, Klementinum, circuito del Castillo de Praga, circuito del Barrio Judío, paseo en barco por el río Moldova, el tranvía turístico, Mirador de Petřín etc…) y tendrás descuentos para cientos de actividades.

Además, incluye acceso gratuito a todo el transporte público durante el tiempo de validez (incluido el autobús al aeropuerto, todas las líneas de bus locales, tranvía, metro, funicular, ferris…).

Lo puedes comprar en diferentes modalidades: 2, 3 y 5 días. Durante mi primera visita a Praga utilicé el de 3 días (el más vendido) y en esta segunda ocasión el de 48 horas. La diferencia de coste entre el pase de 48 y 72 horas es muy pequeña, por lo que la elección dependerá de tu tiempo real disponible.

Después de la compra, puedes activarlo en el momento que tú decidas, ya sea en tu móvil a través de la aplicación oficial o directamente en Praga en los puntos habilitados. El tiempo comenzará a contar desde el mismísimo momento de la activación.

A mi me pareció comodísimo descargarme la App y llevarlo en el móvil a través de un QR. Por ejemplo, si necesitas coger el autobús del aeropuerto, puedes activarlo en la misma terminal de llegadas. Y podrás ver en todo momento el tiempo restante de tu pase.

¿Dónde buscar alojamiento en Praga?

La oferta de alojamiento en Praga es proporcional a la grandeza de su centro histórico. Tienes literalmente una oferta con cientos de alojamientos (quizás miles) repartidos por diversos barrios de la ciudad.

Habitación del Hotel Innside Prague.
Habitación del Hotel Innside Prague.

Mi recomendación tras alojarme en 3 hoteles diferentes de la ciudad, es que reserves en un área lo más céntrica posible. Praga es una ciudad con un casco histórico súper extenso, pero lo suficientemente manejable para que no te haga falta utilizar transporte público, sólo para los barrios más alejados.

Por ello y en base a mi propia experiencia, aquí tienes dos recomendaciones, un hotel para bolsillos ajustados y otro para viajeros generosos que priman la comodidad. Ambos hoteles están ubicados en el centro de la ciudad y a un corto paseo a pie de la Torre de la Pólvora, el Barrio Judío y Plaza de la Ciudad Vieja.

  • Residence Bene. Céntrico, muy económico y apañado. La verdad es que no se le puede pedir más a este alojamiento. Cuenta con habitaciones dobles, triples y familiares, y un desayuno algo justito incluido en el precio final.
  • Innside Prague Oldtown. Un hotel bien situado, un diseño precioso, habitaciones amplias y con todas las comodidades, y un desayuno buffet que está de muerte. Está ubicado literalmente a 300 metros de distancia del Residence Bene.

¿Cómo llegar del aeropuerto al centro de Praga?

Vamos con una buena ración de datos prácticos. Tienes varias opciones para ir del aeropuerto de Praga al centro de la ciudad. Se trata de un traslado de unos 10 kilómetros y media hora de duración que puedes hacer en transporte público, taxi o traslados privado. La elección final dependerá de la ubicación de tu alojamiento y del horario de llegada.

Aeropuerto de Praga
Aeropuerto de Praga.
  • Autobús Airport Express. Une las dos terminales del aeropuerto con la Estación Central de Trenes en unos 40 minutos. La estación se encuentra cerca de la plaza Wenceslao y la parada de metro Hlavní nádraží.
  • Traslado privado. Sólo tienes que indicar tu vuelo, hora prevista de llegada, tu hotel y te estarán esperando a la salida de la terminal. Suelen ser vehículos de hasta 4 y 8 plazas y puedes reservarlo directamente aquí con al menos un día de antelación.
  • Taxi. Los encontrarás a la salida del aeropuerto y, aunque no tienen tarifas fijas, el coste es similar o un pelín más alto que los traslados privados. Dependerá del tráfico y la localización de tu hotel.

Yo escogí el traslado privado porque mi vuelo aterrizaba de noche y, además, el alojamiento quedaba algo alejado de la parada final del bus. Una opción comodísima puesto que te esperan en la misma terminal de llegadas y te dejan en la puerta del hotel a un precio bastante económico.

En definitiva, si llegas de noche, muy cargado o con niños pequeños, te recomiendo utilizar transporte privado o taxi. Si llegas de día, sin prisa y tu hotel se encuentra cerca de la parada, el autobús será tu mejor opción

Cómo moverte por la ciudad

Si cuentas con un alojamiento céntrico y te gusta caminar, podrás llegar a pie a la práctica totalidad de lugares importantes que ver en Praga. Sin embargo, hay algunos puntos un poco más alejados como la Fortaleza Vyšehrad o el Monte Petřín para los que quizás necesites utilizar medios de transporte como tranvía, metro o funicular.

Los abonos de transporte con los que podrás utilizar todo tipo de transporte público en Praga se venden según el periodo de validez del mismo: individual con transbordos por 30 minutos, individual con transbordos por 90 minutos, bono de 24 horas y bono de 72 horas. Con la Tarjeta Turística de Praga tienes el transporte público incluido.

Moneda checa: cambio y cómo pagar

No se si lo sabes pero en República Checa no han adoptado el Euro y continúan utilizando su propia moneda: la corona checa. Lo ideal es que cambies ago de dinero en efectivo en oficinas del centro de la ciudad. Cuentan con mejores condiciones que las casas de cambio del aeropuerto. Y es que, aunque se puede pagar casi todo con tarjeta, encontrarás algunos lugares o atracciones turísticas en Praga que sólo funcionan con efectivo.

Además de efectivo, te recomiendo llevar 1 o 2 tarjetas para pagar en otra divisas sin comisiones y con mejores cambios que los bancos tradicionales. Yo siempre utilizo N26 y Revolut. Son gratuitas y muy fáciles de utilizar.

Restaurantes recomendados en Praga

De nuevo, voy a tirar de experiencia personal para recomendarte varios restaurantes ubicados en el centro de Praga. Ojo, porque hay algunos bien curiosos.

Gastronomía típica checa.
Gastronomía típica checa.
  • U Fleku. Estamos en realidad ante la cervecería más antigua de Praga, un local decorado en estilo medieval que sirve cerveza artesana y platos típicos checos. A pesar de ser muy turístico, me gustó la experiencia.
  • U Pivrnce. Carta moderna y bastante económica en un local repleto de pintadas y dibujos en las paredes. Yo probé la hamburguesa deshilachada y me encantó.
  • Krčma. Otro local perfecto para probar los platos más tradicionales de Praga. Está ubicado en el Barrio Judío en un sótano con una decoración muy chula y a la luz de las velas.
  • Výtopna Railway Restaurant. Es el más original de la lista. Un restaurante ubicado en la plaza Wenceslao que sirve las comidas y bebidas a través de una impresionante red de raíles y trenes en pequeñito. Es divertidísimo.

Además de restaurantes, también te voy a dejar una pequeña lista de cafeterías en el centro de la ciudad e ideales para hacer un alto en el camino o resguardarte del frío en invierno.

  • Terraza del Hotel U Prince. Perfecta para tomarte algo y flipar con las vistas. sobre la plaza de la Ciudad Vieja. Eso sí, es cara de narices e híper turístico.
  • Prague Chocolate Steiner & Kovarik. Ambiente cálido y gran selección de variedades.
  • Cafetería de la Casa Municipal. Sólo por disfrutar del interior de este precioso edificio histórico merece la pena entrar a consumir un café.

Visitar Praga en Navidad

Esta ciudad checa brilla con luz propia durante todo el año pero, si al encanto natural que desprende por sus cuatro costados, le añades la magia de las luces y los mercadillos navideños, nos sale un combo perfecto.

Mercadillo navideño en Praga.
Mercadillo navideño en Praga.

Entonces ¿merece la pena visitar Praga en Navidad? Por supuesto que sí. Aunque a la ciudad aún le falta cierto recorrido para alcanzar el nivel de luces y decoración de otros mercadillos europeos, cuenta con varios mercados y una decoración navideña preciosa en los puntos más emblemáticos de la ciudad.

Aquí tienes mi experiencia visitando Praga en Navidad donde puedes consultar localizaciones y fechas actualizadas.

Mapa con todos los los planes que hacer en Praga

Para terminar, te dejo el mapa de Praga hecho en Google Maps con todo los puntos que ver en Praga que he señalado a lo largo del artículo, restaurantes y alojamientos incluidos. Además, puedes descargártelo en tu móvil fácilmente y llevarlo durante tu viaje.


Más completo imposible. Espero de corazón que esta guía con los imprescindibles que hacer y qué ver en Praga te haya servido de ayuda. Como siempre, ante cualquier duda o sugerencia, estaré encantada de hablar contigo en la sección de comentarios o a través de email rebeca@viajeros30.com. Sólo me queda desearte ¡feliz viaje! ¿Preparado para enamorarte de Praga?

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario

Acepto la política de privacidad * Los datos serán tratados por Rebeca Serna como responsable del blog. La finalidad de la recogida de datos es para responder a tu consulta. Los datos quedarán almacenados en los servidores de Webempresa en la UE. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo a rebeca@viajeros30.com

Escribe aquí tu nombre