Estambul me atrapó hace ya muchos años. Y veo con cierta tristeza como una de las ciudades más bellas e interesantes del mundo se ha convertido en un ‘destino peligroso’. O eso dicen… ¿Acaso hemos dejado viajar a París o Bruselas? No. Entonces ¿por qué ese miedo a Estambul? ¿Miedo a lo desconocido? Pues entonces toca abrir un poco los ojos y la mente para descubrir una ciudad fascinante, llena de vida y con una mezcla cultural como pocas. Estas son mis 17 razones para visitar Estambul. Una amalgama de monumentos y actividades que ver en la antigua Constantinopla.

Estoy completamente enamorada de Estambul. Mi primer viaje, de una semana completa en la ciudad, me marcó tanto que decidí que no iba a tardar en volver. Y lo cumplí. Apenas seis meses después estaba aterrizando de nuevo en suelo turco para seguir descubriendo cada rincón.

¿Esta ciudad da para tantos días? ¿Cuanto tiempo necesito para visitar Estambul? Es una cuestión algo relativa. Unos te dirán que en un par de días te dará tiempo para ver lo más importante y otros que necesitas al menos 4 o 5 días. Lo que yo te puedo decir es que independientemente de los días que tengas disponibles (cuanto más mejor 😉 ), la visita a Estambul es para tomársela con calma. No corras por verlo todo porque te perderás los detalles y el ritmo de la vida diaria. Camina, observa y flipa.

¿Es seguro viajar a Estambul?



Empecé el artículo comentando la tristeza que me genera escuchar a gente que aún no conoce Estambul decir que es peligroso y que lo tachan de sus próximos destinos. Es un imprescindible para todo viajero. Hoy por hoy ¿qué lugar está libre de ataques terroristas? ¿Es completamente seguro viajar a Madrid, por ejemplo?

Desde la página del Consulado de Turquía advierten de los peligros que pueden tener las grandes ciudades como Estambul y Ankara debido, principalmente, a posibles actos terroristas, manifestaciones y revueltas políticas. En cualquier caso, no están calificadas como zonas de alto riesgo dentro del país, como sí que lo son las áreas fronterizas con Irak y Siria por motivos evidentes. Al final, lo único que debes hacer es aplicar un poco de sentido común y disfrutar de una ciudad y un país maravilloso.

Si les dejamos solos ¿no estamos dando más razones a los terroristas para seguir cometiendo este tipo de atentados? Que un buen porcentaje de personas que adoran viajar tachen Turquía de su lista de futuros viajes es precisamente el objetivo de las organizaciones terroristas. Y me niego a que esto siga sucediendo en tantos países como este que no se lo merecen.

Evitar las aglomeraciones turísticas

Uno de los consejos específicos que nos dan desde el Consulado de Turquía es evitar las aglomeraciones turísticas, como pueden ser las colas en las entradas de los grandes monumentos. Para ello, recomiendan comprar la Tarjeta “Müze Pass”. Ésta nos da acceso directo a lugares como Santa Sofía, el palacio Topkapi o el Museo Arqueológico, entre otros, sin tener que hacer cola para comprar la entrada.

Si no os interesan todas las visitas que incluye esta tarjeta, también existe la opción de hacer una visita guiada con entradas preferentes incluidas. Ideal también para los que no disponen de mucho tiempo. Podéis consultarlo pinchando este link.

Preparativos para viajar a Estambul



panorámica de Estambul, que ver y que hacer

VUELOS. La caída del turismo en Turquía de los últimos años ha provocado una bajada generalizada de los precios de los vuelos muy considerable. Hoy en día, se puede organizar una escapada bastante barata a Estambul. En el comparador de Skyscanner podrás elegir entre volar al aeropuerto internacional de Atatürk o al aeropuerto internacional Sabiha Gökçen. Las principales compañías que ofrecen vuelos directos desde España son Pegasus Airlines, Turkish Airlines y Air Europa, por lo que se puede elegir la combinación que mejor os cuadre.

Se puede entrar en el país con DNI o Pasaporte indistintamente. La única condición es que tenga una validez de al menos tres meses. Al pasar el control hay que pagar las tasas para obtener el visado. Actualmente son 15 euros y hace varios años que no lo han subido. Este visado también se puede obtener online por el precio de 20 dólares.

TRASLADOS. Una vez allí yo no me compliqué demasiado. En ambas ocasiones aterricé en el aeropuerto de Ataturk de madrugada y me tocaba volver también de madrugada, por lo que opté por contratar los traslados al centro de Estambul. Para grupos pequeños y grandes puede llegar a ser una opción muy económica puesto que el precio total es por coche, no por plaza. Puedes consultar las tarifas de los traslados desde ambos aeropuertos y ver si te compensa.

En cualquier caso, la forma más barata de llegar a la zona de Sultanahmet es utilizando una combinación de metro y tranvía. También hay opción de coger un autobús. En esta web tienes todos los detalles y puedes consultar los horarios.

Alojamiento en Estambul

En Estambul hay, literalmente, miles de alojamientos disponibles. Es una cantidad abrumadora pero nos facilita bastante la tarea de encontrar algo bueno, bonito y barato. Para mi, las dos mejores zonas en las que acotar la búsqueda de habitación son la zona de Sultanahmet y la de Taksim. Todo depende de lo que queramos, estar dentro del meollo de monumentos (Sultanahmet) o tener cercano el ambiente de restaurantes y pubs (Taksim).

En Sultanahmet os puedo recomendar un pequeño hotel que está justo detrás de la Mezquita Azul. Se trata del Hotel Hippodrome. Tiene unos precios más que ajustados y unas instalaciones bastante buenas. Además, cuenta con desayuno incluido, baño privado y aire acondicionado. No se le puede pedir más.

En los alrededores de Taksim, en concreto en la animada calle de Istiklal Cadesi, es una buena opción reservar en el Hotel Mr Cas. Es un lujazo de hotelito con una situación inmejorable y un precio más que bueno para todo lo que ofrece.

17 cosas que hacer y que ver en Estambul



Al grano con los imprescindibles de Estambul. Esta lista contiene monumentos, rincones especiales y experiencias que no debes perderte. Pero en una ciudad como ésta es muy difícil recoger TODO lo que puedes ver. Algunos de los sitios más bonitos que encontré lo hice deambulando por las callejuelas y apenas puedo recordar dónde se encontraban. Así que ya sabes, debes encontrar los tuyos.

1 La Mezquita Azul


Es la MEZQUITA. Así, con mayúsculas. Uno de los edificios más bellos y espectaculares de toda la ciudad sin ninguna duda. Y tenía que encabezar esta lista porque lo merece. A parte de su tamaño descomunal y que es bonita a rabiar, llama la atención que es la única de Estambul con seis minaretes.

qué ver en Estambul

La mezquita está abierta para su visita y es gratuita, salvo en horario de culto, y es simplemente impresionante. Poco puedo decir que no se encuentre en cualquier guía. Simplemente hay que verla. Debes descalzarte para poder entrar y las mujeres tienen que cubrirse cabeza y hombros con un pañuelo que te ceden en la entrada. Así sucede en todas las mezquitas abiertas al turismo.

2 Santa Sofía


Es el gran símbolo de la ciudad. Primero iglesia, luego mezquita y ahora museo. Esta construcción ha pasado por diferentes manos a lo largo de su historia. Y hoy nos muestra una mezcla de estas civilizaciones dentro de sus muros. Su exterior, aunque bonito, no es comparable a la majestuosidad que muestra su interior. Merece la pena rascarse el bolsillo y pagar la entrada para descubrir todos los secretos que esconde.

Razones para visitar Estambul

Lo único malo, por decir algo, es que al no estar dedicada al culto hay cientos de personas paseando por todos los rincones y creando mucho bullicio.

3 Plaza de Sultahnamet


Cisterna Basílica, visitar Estambul

Como si fuesen dos reinas enfrentadas, Santa Sofía y la Mezquita Azul se encuentran a pocos metros de distancia. Esta distancia que las separa está repleta de cosas para ver. En primer lugar tenemos la plaza de Sultahnamet, comúnmente llamada Hipódromo de Constantinopla. Apenas sobreviven un pedazo de fragmentos de lo que fue en su día pero hoy, esta plaza ajardinada y con preciosas fuentes, rebosa tanta vida como su predecesora.

A pocos metros de aquí tenemos otra visita TOP, se trata de la Cisterna Basílica, una construcción subterránea de la época bizantina que guarda muchos secretos en su interior. Para mí, una de las visitas más interesantes. Y, por supuesto, los alrededores de esta zona están repletos de restaurantes donde degustar la riquísima gastronomía turca.

4 Museo Arqueológico


Museo Arqueológico de Estambul

Lo mejor de dedicarle tantos días a Estambul es que descubres lugares, que otros visitantes desechan por falta de tiempo, y que se convierten en imprescindibles para ti. Eso me pasó con el Museo Arqueológico de Estambul. Se encuentra situado en los jardines externos del palacio de Topkapı y queda eclipsado por la fama de éste. Entre sarcófagos, mosaicos, esculturas y mil cosas más de las diversas culturas que se encuentran representadas, se te va a pasar el tiempo volando.

Y como sorpresón de la visita, resulta que me encontré con la famosa escultura del Diabolo en una de sus salas gracias a una cesión temporal al museo. ¡Me quedé flipada!

5 Palacio Topkapi


Es, sin duda, un gran imprescindible de la zona de Sultanahmet. Fue un importante centro de poder otomano en el desde el siglo XIV hasta el XIX y hoy en día nos ha quedado la riqueza ornamental de los edificios que lo componen, rodeado de jardines, patios y una muralla bizantina.

Palacio de Topkapi, que ver en Estambul

Esto que voy a decir ya es una opinión muy personal. Bonito es, sin duda. Pero, si tienes poco tiempo y un presupuesto bajo, yo dejaría esta visita para otra ocasión y me dedicaría a callejear la ciudad. En 2017 se paga una tarifa de 30 liras por visitar el Palacio, a lo que hay que añadir otras 15 liras por la visita del Harén (estancias donde vivía el Sultán, su familia y las cientos de mujeres que lo componían).

6 Perderte entre bazares


Son muy turísticos, están repletos de visitantes y han perdido la esencia de los bazares tradicionales. Sí, estoy de acuerdo con todo. Pero, aún así, es una maravilla pasear por estos recintos laberínticos, llenos de vida y color. En Estambul hay dos visitas obligadas. Por un lado, tenemos el recinto del Gran Bazar. Es el más grande y en sus puestos podemos encontrar todo tipo de recuerdos que llevarnos a casa. Tiene 60 calles y se dice que más de 3.000 tiendas. ¡Que no se te olvide regatear! Es obligatorio.

Bazar de las Especias, que ver en Estambul

La otra visita imprescindible la tenemos en el Bazar de las Especias. Éste es más pequeñito pero a mi me gustó mucho más, con sus colores, olores, el barullo de los tenderos… En fin, si nunca has entrado en un bazar es una buena forma de tomar contacto con estos divertidos mercados. Podemos encontrar desde especias, medicinas naturales y semillas hasta los típicos recuerdos turísticos.

7 Mezquitas, mezquitas y más mezquitas


La Mezquita Azul es la más impresionante por su tamaño y armonía, pero recuerda que estamos en la ciudad de las mil mezquitas. Así la llaman y no es para menos. Los minaretes, de diferente tamaño, inundan el perfil de toda la ciudad. Y son muchas las que permiten la entrada de turistas.

Visitar mezquitas en Estambul

A mí las que más me gustaron son la pequeña Mezquita de Rustem Pasa (una de mis favoritas), la Mezquita de Ortakoy, la Mezquita de Suleymaniye, la Mezquita de Eyüp, la Mezquita de Fatih y la Mezquita Nueva.

8 Un crucero por el Bósforo


Crucero por el Bósforo, visitar EstambulEs posible que a estas alturas ya te hayas perdido entre el Bósforo, el Mármara, el Cuerno de Oro y… ¡qué se yo! Te lo explico un poco mejor. El Bósforo es un estrecho que divide la ciudad en dos partes, una pertenece a Europa (donde están la mayoría de monumentos) y la otra es Asia. A su vez, conecta las aguas del Mar de Mármara y del Mar Negro, y también se fusiona con el estuario llamado Cuerno de Oro. ¿A qué viene esta clase de geografía? Pues muy sencillo. Es precisamente en este estrecho del Bosforo, de 30 kilómetros de extensión, por donde podemos hacer un bonito crucero y saltar de Europa a Asia en cuestión de minutos. La salida de estos barcos se realiza desde el puerto de Eminönü o desde el puerto de Kabatas.

Atardecer a bordo y skyline de Estambul

atardecer en Estambul

Hay muchísimas opciones en cuanto a cruceros se refiere. De mayor y menor duración, con visitas intermedias y en todos los horarios del día. Mi experiencia me dice, ya que he hecho este crucero dos veces, que debes escoger el horario que haga coincidir tu regreso a puerto con la caída del sol. Gracias a esta buena elección pude disfrutar de un atardecer espectacular a bordo con el perfil del sol cayendo entre los minaretes de las mezquitas. Es una imagen inolvidable.

Puedes informarte de los cruceros que existen allí mismo o llevarlo reservado desde casa. Aquí te dejo el link para reservar tu crucero a buen precio y con salidas especiales para ver la puesta de sol en cualquier época del año.

9 Istiklal Caddesi y Taksim


Si te gustan las calles animadas con cientos de bares y restaurantes donde poder cenar, furmarte un narguile y echarte unas cervezas, éste es tu lugar. La calle peatonal Istiklal Caddesi tiene, aproximadamente, 3 kilómetros de longitud y miles de oportunidades de ocio. Ésta y sus calles adyacentes están repletas de locales, música en directo y azoteas con unas vistas sobre la ciudad espectaculares. La avenida finaliza en la gran plaza de Taksim donde se encuentra el Monumento a la República.

10 Flipar con las vistas del café Pierre Loti


Para mi las mejores vistas de toda la ciudad. Está un poco alejado de todo el meollo monumental pero el esfuerzo merece la pena. Cogí un autobús desde la estación de Eminönü en dirección al barrio de Eyüp (imprescindible preguntar). Nada más llegar, la primera visita la debes dedicar a la Mezquita de Eyüp Sultan, uno de los espacios más sagrados para los fieles musulmanes.

vistas desde el Café Pierre Loti en Estambul

Desde ahí, ponemos rumbo al cementerio que ocupa toda la colina de Eyüp. Nuestro destino, el café Pierre Loti, se encuentra situado en lo alto de la colina. Podemos hacer la subida a pie o en teleférico. Yo escogí esta última opción porque iba con el tiempo muy justo. Las vistas desde ahí son únicas y más si llegas justo al atardecer. De verdad, merece la pena desplazarse hasta aquí.

11 Tomarte un té en un cementerio


Sí, a mi también me sonó raro. Hay antiguos cementerios muy pequeños reconvertidos en originales teterías. En pocos sitios vas a poder relajarte con un té entre lápidas centenarias. Lo que más me gustó de estos lugares es la decoración y que eran frecuentados tanto por turistas como por gente local. Muy cerca de Sultahnamet, en la calle principal Divanyolu Caddesi y adyacentes hay varias, como la tetería Çorlulu Ali Pasa. Si ves lápidas ¡entra!

12 Puente y torre de Gálata


Puente de Gálata, visitar EstambulEs uno de los puentes más transitados y el que mejores vistas tiene sobre las dos orillas que separa el estuario del Cuerno de Oro, a un lado Sultahnamet y al otro el barrio de Beyoğlu y Karaköy. Tiene dos niveles, el inferior está repleto de bares y restaurantes donde disfrutar de un momento de relax y el superior tiene un paseo peatonal.

visitar Estambul

Desde el puente ya podemos ver el perfil de la Torre de Gálata, el que será nuestro siguiente destino. Entre callejuelas y muchas cuestas accederemos hasta la torre, de más de 60 metros de altura y gran diámetro, que destaca sobre todos los edificios de alrededor. Las vistas desde la Torre Gálata son una pasada. Eso es innegable. Pero te digo de nuevo que, si tienes el presupuesto ajustado, por la misma zona hay muchísimas terrazas con vistas estupendas que sólo te costarán lo que decidas pedir de consumición. Como por ejemplo, la terraza de la cafetería Sude Donak, cerquísima de la Torre.

13Baño turco en un Hamman


Si nunca lo has probado es el momento. No te voy a contar demasiado porque es una experiencia que hay que vivir sin saber todos los detalles 😛 . En el centro de Estambul hay cientos de opciones. Eso sí, te aconsejo no entrar en los más turísticos como el Hamman Çemberlitas. Te vas a dejar el presupuesto del día en un ratito. Desde este link puedes reservar en el baño Aga Hamami a buen precio, está cerca de la plaza Taksim.

14 Ortakoy y Üsküdar


Ortakoy, visitar Estambul

Meto estos dos barrios en el mismo saco porque están algo alejados de las zonas más turísticas. Por un lado tenemos Ortaköy y su bellísima mezquita en el lado europeo. Y por otro Üsküdar, en el lado asiático, muy famoso por las bellísimas puestas de sol que puedes contemplar desde alguna de sus terrazas. Sólo os puedo decir que en este momento ya te habrás dado cuenta de que lo que decía era verdad. Tienes que tomártelo con mucha calma. Estos barrios son una pasada para disfrutarlos con tranquilidad

15 San Salvador en Chora


Famosísima por sus frescos y mosaicos bizantinos. La Iglesia de San Salvador en Chora También fue convertida en mezquita tras la conquista del Imperio Otomano. Afortunadamente, los frescos quedaron tapados por una capa de yeso que los conservó hasta llegar a nuestros días. Está un pelín lejos de la zona monumental y, para llegar hasta aquí, sólo se puede hacer en autobús. La entrada cuesta 15 liras, sumado a que no tiene buen acceso, lo convierte en una visita prescindible si dispones de poco tiempo.

16 Islas Príncipe


Las islas Príncipe, también llamadas Islas Rojas, son un conjunto de 9 islas cuya visita supone un gran respiro del barullo de la gran ciudad. Fue una excursión que, particularmente, me gustó bastante. Se llega en un ferry que tienes que coger desde desde Kabatas o Eminönü.

Vista de Estambul desde las islas Príncipe

Me decidí por visitar la isla Büyükada (última parada del ferry), la más grande del archipiélago, en una jornada de casi un día completo. Aquí sólo puedes moverte a pie, en bici o en elegantes calesas. Está repleta de majestuosas casas y mansiones de estilo victoriano, y uno de los lugares más especiales lo encontramos en el monasterio Ayia Yorgi en el alto de una colina. En otras de las islas visitables puedes optar por día de playeo si vas durante los meses de verano.

17 Vivir el Ramadán turco


Ramadan, qué ver en EstambulHay que visitar Estambul durante la época del Ramadán. Soy así de rotunda. ¿Por qué? Porque uno de mis viajes coincidió con estas fechas y el otro no. Y debo decir que Estambul cambia por completo de cara. El Ramazan, como lo llaman allí, hace que las tardes y las noches tengan un aliciente especial.

rezo musulmán Estambul

Las principales plazas (Sultahnamet, Eyüp o Taksim) se llenan a rebosar de gente, musulmanes en su mayoría, puestos de comidas, música y mucha alegría. De verdad, es una experiencia única ver como lo celebran, escuchar la llamada del almuecín y sentir la generosidad que desprende la gente.


Me he dejado muchísimos monumentos, lugares con encanto y otras zonas por el camino. Debes descubrirlas y sorprenderte tu solito. Es imposible hablar de todo lo que ofrece esta ciudad en un solo artículo, para eso ya están las guías. Lo que yo pretendía es animarte a visitar Estambul. La que es, para mi, la ciudad más bonita del mundo y, de paso, ayudarte un poco con los preparativos ¿Objetivo cumplido?

¿Volveré a viajar a Estambul? En Santa Sofia este divertido juego predijo que sí lo haría 😛


Organiza tu viaje a Estambul 
  • Viaja tranquilo a Turquía y contrata tu seguro de viajes con un 5% de descuento

 

4 Comentarios

Dejar respuesta