En este rincón situado en la Serranía de Cuenca puedes deleitarte con un espacio natural espectacular: el nacimiento del Río Cuervo. Está declarado como Monumento Natural y para disfrutar de esta belleza sólo tienes que dar un breve paseo por un sendero circular bien señalizado que atraviesa cascadas y bosques.

cascada nacimiento del río Cuervo en Cuenca

El nacimiento del Río Cuervo se encuentra a 80 kilómetros de distancia de Cuenca y a unas 3 horas en coche de Madrid. A escasos kilómetros de la pequeña localidad Vega del Codorno te encontrarás el desvío al aparcamiento habilitado perfectamente señalizado. No tiene pérdida. Si no dispones de coche puedes reservar una excursión organizada al Nacimiento del río Cuervo y ya de paso visitar también la Ciudad Encantada.

Si decides alargar tu visita, en la zona no te va a costar encontrar restaurantes y casas rurales, tanto en Vega del Cordorno como en el cercano Tragacete.

Datos prácticos

  • Recorrido: circular
  • Dificultad: baja
  • Bien señalizada
  • Longitud: 1,5 kilómetros
  • Tiempo estimado: 50 minutos aproximadamente

Mi excursión se produjo en mitad de un temporal de nieve, lo cuál tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Como ventaja principal es que a sólo 300 metros del inicio de la ruta pude admirar la primera cascada en todo su esplendor. Se trata de un salto de agua que cae en regueros por un conjunto de rocas calcáreas. Normalmente en esta cascada discurren finos hilos de agua que no le restan belleza pero lo que yo vi fue un estruendo natural salvaje. En invierno, con motivo de las heladas, los chorros se congelan completamente atrayendo multitud de turistas.

saltos de agua nacimiento del río Cuervo en Cuenca

Pero debido a la gran torrentera de agua que nos acompañó durante todo el curso del río no pudimos llegar hasta el mismo lugar del nacimiento del río. Nos tuvimos que dar la vuelta porque el camino estaba completamente inundado cuando ya nos quedaban pocos metros. Pero mereció la pena sólo por ver este increíble espectáculo.

senderismo nacimiento del río Cuervo de Cuenca

En cualquier caso, el camino discurre a través de pasarelas por el curso del río, atravesando bosques de tilos, olmos, sauces y avellanos, entre otros. Hay que continuar la ruta hasta que se llega a una gruta desde la que brota el agua y marca el inicio de este famoso río. Una pena no haber podido acceder hasta el final. Pero repetiré, sin duda.

bosque nacimiento del río Cuervo

El recorrido de vuelta nos lleva por la otra orilla del río hasta el aparcamiento donde hemos dejado el coche previamente. Es un sendero muy sencillo y apto para todos las edades. El acceso está acondicionado hasta la primera cascada para personas con movilidad reducida.

Como ya os imaginareis en cada época del año el paisaje cambia por completo. En verano es más que posible que el manantial lleve muy poca agua. Yo os recomiendo visitarlo en pleno invierno, o en época de lluvias y deshielo.

Pero, si quieres hacer algo más de recorrido a pie, desde la página de turismo de Cuenca recomiendan las siguientes alternativas:

  • El sendero de la Turbera comienza unos 150 m antes del nacimiento del río, y recorre unos 1.500 metros atravesando una turbera calcárea y finalizando en el aparcamiento y punto de inicio de los senderos.
  • El sendero del Pinar es un itinerario balizado de 11 km al que se accede a través del Sendero de la Turbera. Realiza un recorrido a través del pinar de pino silvestre y permite disfrutar de vistas panorámicas.

Serranía de Cuenca

El parque natural de la Serranía de Cuenca os ofrece mucho más que el nacimiento de este singular río. El recorrido que os voy a proponer es una excursión perfecta de un día completo si os encontráis haciendo turismo en Cuenca. Ni que decir tiene que se puede hacer en dirección contraria para los que llegáis desde el norte.

Si sales de la capital conquense no te costará encontrar carteles que te encaminan directamente hacia la Ciudad Encantada. Debes coger esa dirección. Pero nuestra primera parada está a unos 25 kilómetros de Cuenca y es un precioso mirador sobre el río Júcar. Se trata del Ventano del Diablo, una ventana excavada en la roca con vistas al impresionante cañón.

mirador Ventano del Diablo Cuenca mirador del Diablo río Júcar

Seguimos por la misma carretera y en poquísimos kilómetros nos encontraremos con el desvío hacia nuestra siguiente parada, la Ciudad Encantada. Es una visita obligatoria si estás en la zona. Es muy turística sí, pero merece la pena. Si quieres saber más sobre este paraje natural aquí te dejo esta entrada del blog sobre La Ciudad Encantada.

nevada en la Ciudad Encantada de Cuenca

Y finalmente volvemos sobre nuestros pasos para seguir por la carretera por la que nos habíamos desviado. Nuestra última parada es el nacimiento del Río Cuervo, del que ya hemos hablado extensamente en esta entrada.

Esta pequeña ruta se puede hacer perfectamente en un solo día. Aquí os dejo el mapa con la localización de los tres puntos.

Más entradas sobre Cuenca

5 Comentarios

    • ¡Noooo! Yo la hice con lluvia y nieve y no fue peligroso. La única pega es que había tantísimo agua que parte del camino estaba completamente inundado y no pudimos finalizarla. Pero el premio de ver la cascada así de impresionante mereció la pena.

      Un saludo y bienvenido al blog

  1. Un placer comentar en este blog tan cuidado (Por cierto, «nosotros también nos quedamos en España» ;))

    Si no es un trayecto peligroso entonces es perfecto, pues ya hemos leído en diversos sitios que el Río Cuervo es preferible verlo durante el invierno. De hecho, sólo hay que ver las imágenes del nacimiento totalmente congelado para comprobarlo.

    ¡Un saludo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.