Lo digo con rotundidad. Budapest es una de las ciudades más bonitas del mundo. Lo mío con la capital de Hungría fue amor a primera vista. Ese primer paseo, el primer atardecer, la primera cerveza, el primer baño termal, el primer…. Cuando esperas algo bonito y te encuentras con algo espectacular la sensación es indescriptible. Hoy nos vamos a descubrir que ver en Budapest de la mano de una enamorada de la ciudad.

Río Danubio, qué ver en Budapest

Para un buen amor duradero con la ciudad hay que tomárselo con calma. Te recomiendo que le reserves al menos 3 o 4 días. ¿Se puede ver en menos tiempo? ¡Claro que sí! Pero te vas a quedar con ganas de más.

ALOJAMIENTO EN BUDAPEST

Esta vez me decanté por un coqueto estudio situado en la zona de Pest. Muy céntrico, bonito, barato y a un paseo a pie de todos los imprescindibles que ver en Budapest. Lo contraté a través de Airbnb. ¿Sabes que te puedes llevar al menos 30 euros de descuento en tu primera reserva de Airbnb a través de este link? Pues no se a qué esperas 😉 .

También por la misma zona y con muy buena pinta, te puedes decantar por reservar estos alojamientos con cancelación gratuita y las tres B (bueno, bonito y barato): el apartamento Katrin, el apartamento Budapest Molnár y el Stylish Studio at Parliament.

Que hacer y que ver en Budapest

qué hacer y qué ver en Budapest

La lista es larga así que prepárate. Pero, sobre todo, prepárate para disfrutar de una ciudad con alma. Con un encanto especial que pocas capitales saben transmitir al viajero. Belleza y buen ambiente a partes iguales.

¿BUDAPEST CARD SÍ O NO? Depende. Antes de comenzar voy a resolverte un gran dilema. En mi caso no me merecía la pena puesto que casi no tuve que tirar de transporte público. Existe Budapest Card de 1, 2 o 3 días e incluye entradas a museos y monumentos gratuitas o con descuento, visitas guiadas, entrada gratuita al balneario Lukács y viajes en transporte público ilimitados. Si prevés que vas a hacer muchos viajes en metro, autobús y tranvía debes sopesar comprar esta tarjeta. La puedes reservar desde este link.

¿Empezamos con un video? Aquí tenéis mi estreno como youtuber con este pequeño video resumen de mi viaje por Budapest. ¡A disfrutarlo!

1 El río Danubio y sus puentes


Qué ver en Budapest, puente de la LibertadLa imagen de la ciudad es inseparable a la del curso del río Danubio que la divide en dos: la zona de Buda y la de Pest. Dos ciudades distintas que se unieron para formar lo que hoy es la actual Budapest. Son muchas cosas las que tenemos que hacer alrededor del Danubio. Veamos las principales.

Hay que patear la orilla del río para descubrir los puentes más bonitos. Desde el Puente de la Libertad (Szabadság híd), pasando por el Puente Elisabeth (Erzsébet híd), el Puente de las Cadenas (Széchenyi Lánchíd), hasta llegar al Puente de Margarita (Margit Híd). El Puente de las Cadenas es el más famoso pero, bajo mi punto de vista, el más bonito de todos es el Puente de la Libertad, fotogénico lo mires por donde lo mires.

Las consecuencias de la II Guerra Mundial

Ahí tienes estos puentes tan bonitos, tan llenos de vida y tan vintages ante tus ojos. Pero ¿sabías que todos fueron destruidos en mayor o menor medida durante la II Guerra Mundial? Yo no lo sabía y me quedé alucinada. Fueron reconstruidos tras el final de la contienda.

Y hablando de consecuencias de la II Guerra Mundial. Uno de los puntos más visitados a orillas del río Danubio es el Monumento a los Zapatos. Una obra de 2005 muy simple y a la vez muy emotiva. Honra la memoria de los miles de judíos húngaros a los que antes de ser ejecutados se les ordenaba quitarse los zapatos. Sus cuerpos caían a las aguas del Danubio. El memorial se encuentra situado entre el Puente de las Cadenas y el Parlamento.

Monumento de los zapatos, qué ver en Budapest

Ya te has pegado una buena pateada, has recorrido el curso del río y has flipado con estos puentes tan bonitos. Bien y ¿ahora qué? Pues lo ideal es que hagas un crucero por las aguas del Danubio para tener otro punto de vista. A mi la experiencia me encantó y eso que fui en invierno con un frío que pela. Hay excursiones en barco de todos los tipos, en todos los horarios, con comida, sin comida, más largas, más cortas, con espectáculo…

Crucero por el Danubio

Puedes contratar allí el crucero que más se adapte a tus gustos o llevarlo reservado desde casa para cuadrar al máximo tu tiempo libre. Aquí te dejo algunas de las mejores opciones.

2

El Parlamento


Parlamento de Budapest desde el Bastión de los Pescadores

Es otro de los símbolos de la ciudad, un imprescindible que ver en Budapest. Tan grande, tan bonito, tan proporcionado, tan simétrico… Hay que verlo por fuera (es imposible no verlo desde muchos puntos de la ciudad) y por dentro. A orillas del río Danubio, esta gigantesca construcción es el orgullo de la ciudad y la admiración de turistas. Es el tercer parlamento más grande del mundo. Había visto mil fotos, pero impresiona igual. Y por dentro, los grandes espacios y la riqueza de la decoración te van a encantar.

¡Muy importante! No seas un pringado y vayas el mismo día con la esperanza de encontrar entradas para la visita guiada en castellano. Yo lo hice y tuve que cambiar por completo el itinerario previsto. No quedaban entradas ni para ese día ni para el siguiente. Lo ideal es reservar con antelación. Lo puedes hacer a través de la página oficial www.jegymester.hu. Ten en cuenta que debes llevar tus entradas impresas para enseñarlas en la entrada. También puedes optar por reservar tu visita al Parlamento junto a una visita guiada de la ciudad (ideal si dispones de poco tiempo en la ciudad).

3Colinas de Buda


miradores, qué ver en BudapestPatear, patear y patear. Ese sería un buen resumen de lo que hay hacer para disfrutar de la orilla de Buda. Os voy a detallar el itinerario perfecto a pie para que no os dejéis nada importante por el camino.

Cruzamos el Puente de la Libertad para encontrarnos en la otra orilla con el imponente edificio del Balneario Gellert. No importa que no vayas a entrar a los baños, cruza la puerta de entrada porque la arquitectura interior es impresionante. Además, te puedes asomar a su famosa piscina de interior.

Es momento de comenzar a subir nuestra primera colina. No hay otra forma de visitar la Ciudadela. El camino al punto más alto de la ciudad de Budapest es muy ameno. En cada recodo obtendrás una vista de Budapest mejor que la anterior. Una vez arriba, además de disfrutar de los miradores y de la estatua de la Libertad, puedes entrar en la fortaleza y visitar el búnker de la II Guerra Mundial.mirador de la Ciudadela, qué ver en Budapest

Bajamos, para volver a subir y descubrir el Castillo de Buda. De visita imprescindible en la orilla de Buda, el Castillo o Palacio Real alberga algunos de los edificios más destacados de la ciudad en lo alto de una colina con unas vistas privilegiadas. Puedes pasear libremente por todos los rincones y, además, entrar a la Galería Nacional Húngara o al Museo de Historia de Budapest. Otro de sus atractivos es el cambio de guardia que se produce cada hora en punto frente al Palacio Sándor. Para llegar hasta aquí lo puedes hacer andando o en funicular. Es una subidita muy sencilla por lo que no te recomiendo que utilices el funicular.

Castillo de Buda, qué ver en Budapest

En un corto paseo desde el Castillo de Buda llegamos al fantástico edificio del Bastión de los Pescadores. Hace las veces de terraza-mirador y desde aquí, bajo mi punto de vista, tenemos las mejores vistas de la ciudad. Se trata de una construcción de estilo neogótico que parece sacada de un cuento de princesas. Ver el atardecer y el encendido de las luces desde aquí es un imprescindible.

Bastión de los Pescadores, qué ver en Budapest

Junto al Bastión de los Pescadores encontramos la impresionante Iglesia de San Matías. Aunque su origen se remonta al siglo XIII, actualmente muestra una preciosa arquitectura neogótica. Y ya sólo queda callejear más por esta zona y realizar interesantes visitas como la del Hospital de la Roca o el Laberinto del Castillo de Buda.

4 Basílica de San Esteban


Basílica de San EstebanEs otro de los monumentos más bonitos de para disfrutar de tu viaje a Budapest. La cúpula central y sus dos torres son visibles desde muchos puntos de la ciudad. Y si por fuera te parece un templo bonito, no debes dejar de entrar a su interior. Ráscate un poco el bolsillo y flipa con lo que hay dentro.

Es la iglesia más grande de Budapest y su nombre se debe a que en su interior se encuentra la mano derecha del primer rey de Hungría, Esteban I. Además, es otro de los miradores destacados. Se puede ascender hasta una de sus torres para disfrutar con las vistas.

5 La Gran Sinagoga


Gran Sinagoga, qué ver en BudapestPasamos de un edificio espectacular a otro que no lo es menos. Vamos a visitar la segunda sinagoga más grande del mundo, por detrás de la de Jerusalem. Con eso te lo digo todo. Una fachada de vivos colores y un interior armónico y cargado de simbolismo.

Además, dentro de sus muros encontrarás varios memoriales en recuerdo a los judíos fallecidos durante la II Guerra Mundial, un pequeño cementerio y hasta un museo. Merece la pena que le reserves un buen rato a su visita, la cuál la puedes hacer por libre o en una visita guiada en castellano. Eso ya lo dejo a tu elección.


Aún no has terminado y ¿hay demasiada información para ti? Durante mi viaje a Budapest probé un nuevo servicio muy original y práctico. Es sencillo, tu dices cuantos días vas a una ciudad y qué es lo que te gustaría hacer. Un experto local te prepara una guía personalizada en la que mezcla monumentos, bares, restaurantes, etc… Cada jornada del viaje tiene un itinerario recomendado con mapas que puedes consultar en todo momento.

Guía personalizada de Budapest


6 La Ópera Nacional de Hungría


Ópera de BudapestSeguimos de ruta por edificios emblemáticos y ahora hacemos una parada en la Ópera de Budapest. El interior es simplemente magnífico. El color dorado inunda la platea, los palcos y cada rincón de este magnífico edificio del siglo XIX.

Me hubiese gustado ver algún espectáculo en vivo pero me tuve que conformar con una visita guiada. Hay opción de hacerla en castellano a las 15:00 y 16:00 horas. Ten en cuenta estos horarios porque de lo contrario no te dejarán pasar de la puerta.

7 Balnearios y aguas termales


Balnearios, qué ver en BudapestAyyyyy los baños termales. Menudo lujo que tienen en Budapest. Es uno de los imprescindibles que tienes que hacer.  Sin excusas. Y mucho mejor si repites y eliges más de uno. Y ya si es en invierno lo vas a flipar. No se me ocurre mejor plan que después de todo el día pateando, sumergirse en las aguas termales de alguno de sus balnearios antes de ir a cenar.

Lo de Budapest tiene mucha tela, hay más de 100 manantiales desde los que brotan aguas termales de entre 20º y 80º C. Como te podrás imaginar, con estas características tenemos muchos balnearios para elegir. Yo escogí dos. La primera elección me llevó al Balneario de Rudas. Éste tiene muchos usuarios locales. Como es pequeñito se llena muy rápido y tuve que esperar cola para poder entrar. Eso sí, es precioso. Para repetir experiencia fui al más famoso de la ciudad, el Balneario de Széchenyi. Es enorme. Tiene muchísimas salas con piscinas de todas las temperaturas. Pero lo mejor está en el exterior. Hay 3 grandes piscinas descubiertas. De noche y con las luces encendidas es un lujazo disfrutar de sus aguas termales.

Hay más balnearios que merece la pena visitar. El Balneario de Gellért es también muy famoso y tiene buenas críticas. El diseño de la piscina principal es maravilloso. Entre los más visitados están también el Balneario Lukacs y los Baños Király.

Reserva tu entrada y evita las colas

Dependiendo de la época y el horario en el que decidas entrar a los balnearios más famosos te puedes encontrar con grandes colas. Puedes reservar tu entrada por anticipado y olvidarte de ello. Aquí te dejo un par de opciones.

Si quieres saber más, te recomiendo que eches un vistazo a este artículo sobre los mejores balnearios de Budapest.

8La Avenida Andrássy y la Plaza de los Héroes


plaza de los Héroes, qué ver en BudapestLa avenida Andrássasy no puede faltar en tu itinerario por lo mejor que ver en Budapest. Esta kilométrica avenida fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2002. ¿Por qué? Porque está repleta de bellas casas y palacios renacentistas. Algunas de las fachadas con las que nos vamos a encontrar son impresionantes. Dentro del recorrido tenemos también la Ópera y el museo de la Casa del Terror.

Al final de la calle nos encontramos con la Plaza de los Héroes. El protagonismo de este enorme espacio lo tiene el Memorial del Milenio. Un precioso homenaje a los líderes de las siete tribus que fundaron Hungría. Dentro de la plaza también tenemos el Museo de Bellas Arte y el Palacio de Arte. Muy recomendable visitarlo con la iluminación nocturna.

Continuamos de frente para toparnos con el gran parque de la ciudad, Városliget. Es el pulmón de la ciudad y no le faltan atractivos para disfrutar de un buen rato recorriéndolo. Además de contar en su interior con el Balneario de Széchenyi, nos reserva una gran sorpresa. Se trata del Castillo Vajdahunyad. No sabía que me iba a encontrar con esta maravilla y me dejó boquiabierta. Es un conjunto de construcciones copiadas de otros edificios húngaros emblemáticos. Un sueño arquitectónico, sobre todo si lo visitas iluminado por la noche y en completa soledad.

Castillo del Parque, qué ver en Budapest

9 Ruin Bars y mucha cerveza


Ruin Bar, qué ver en BudapestEsto es lo que mola de Budapest. La cultura alternativa está en las calles y encuentra su máximo exponente en los denominados ruin bar o bares de derribo. Pero ¿esto qué es? Se trata de edificios casi en estado ruinoso que han sido rehabilitados y decorados de forma alternativa. Algunos son auténticas obras de arte y en otros vas a tener la sensación de encontrarte en una casa okupa. Desde luego, es un planazo para vivir la noche de Budapest.

Me recomendaron dos y menudo acierto. Por un lado tenemos el famoso Szimpla Kert (Kazinczy utca 14). Tiene muchísimas salas, cada una decorada de forma diferente. Todo vale, desde grafittis, luces de mil colores, plantas, un coche convertido en mesa… es para verlo. Pero a mi me gustó más si cabe el bar Instant (Nagymező utca, 38). Te encontrarás una gran sala coronada con un búho blanco y decenas de pequeñas estancias muy originales. La decoración está menos recargada y tienes la sensación de estar en un auténtico edificio abandonado. No te preocupes por la cartera porque la cerveza está muy baratita. Lo dicho, un planazo.

En el siguiente link podrás encontrar una lista completa de Ruin Bars en Budapest.

10 Mercado Central y gastronomía


gastronomía de BudapestLa visita de una capital nunca es lo mismo si no hay un mercado en nuestro itinerario. El Mercado Central de Budapest no tiene gran autenticidad, sus puestecillos están muy dirigidos a los turistas. Pero la visión del conjunto arquitectónico se merece una parada en nuestro recorrido.

Tanto ver puestos de comida me está entrando mucha hambre. Y en Budapest no te va a faltar variedad gastronómica para saciar tus deseos. Lo más típico es el Gulash, una sopa cargada de carne vacuna, patatas y verduras. También puedes encontrarlo en otras versiones aún más contundentes. Tenemos más variedades de sopa, pero los platos estrella están protagonizados por la carne en todas sus variedades: pollo a la paprika, kolbász (salchichas), toltot káposta (hoja de repollo rellena de carne picada) y pörkölt (guiso de carne), entre otros. Solo te puedo decir una cosa, experimenta sin miedo porque está riquísimo. Eso sí, no te olvides que casi todo está sazonado con mucha paprika.

BONUS: Navidad en Budapest


mercadillos navideños en BudapestVisitar Budapest en Navidad va a añadir un gran plus a tu viaje. Da igual que haga frío y que los días sean más cortos. En serio, el ambiente callejero con puestos de comida, mercadillos y luces de colores es una pasada. Desde finales de noviembre los mercadillos navideños inundan toda la ciudad. Pero hay dos localizaciones principales donde sumergirse en el ambiente: la plaza Vörösmarty tér y la plaza Szent István tér.

Ah y que no se te olvide llegar hasta el parque Városliget. Durante esta época las tranquilas aguas de su lago se convierten en una gigantesca pista de patinaje sobre hielo.

Aún hay más que ver en Budapest…


¿Te faltan cosas en la lista? Claro que sí. Mi viaje fue durante el invierno y, aunque aproveché los días al máximo, seguro que en otra época del año puedes exprimirlos aún más. Entre mis planes de visita tuve que dejar fuera el Museo del Terror. Se encuentra en las antiguas dependencias policiales de la ciudad y expone todo lo relacionado con la ocupación nazi y posterior ocupación comunista del país, rindiendo homenaje a todas sus víctimas.

Otra visita falllida fue la de Memento Park. Se trata de una parque al aire libre, algo alejado del centro. Lo curioso del lugar es que guarda las antiguas estatuas del régimen comunista que sobrevivieron intactas. He leído críticas de todo tipo pero a mi me parece que tiene que ser una visita interesante.

También me quedé con ganas de visitar un par de ciudades cercanas que tenían una pinta estupenda, especialmente la localidad de Szentendre. ¡Otra vez será! Si tienes tiempo y te apetece puedes reservar los billetes de barco hasta Szentendre para visitar esta ciudad a tu aire. O, incluso, tienes la posibilidad de hacer una excursión a Esztergom, Visegrád y Szentendre. Es mucho más completa y la vuelta se hace también en barco a través del Danubio, así que matas dos pájaros de un tiro 😉 .


Organiza tu viaje a BUDAPEST 
  • Contrata los TRASLADOS del aeropuerto al centro de Budapest

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here