mirador el Faro del Caballo de Santoña

¿Has entrado porque el título te ha producido curiosidad? ¿te parece una exageración? No sé si el Faro del Caballo de Santoña será o no el faro más bonito de España, pero lo que está claro es que fue construido para impresionar. El acceso, el entorno, el increíble color que nos muestra el mar Cantábrico en este tramo… ¡El Faro del Caballo lo tiene todo!

El Faro del Caballo fue construido en el año 1863 dentro de la península del Monte Buciero en Santoña. Un entorno idílico que lo hace una visita imprescindible de la costa cántabra. Pero no todo podía ser tan fácil. Y es que para llegar a los pies del faro tenemos que recorrer una pequeña ruta a pie. En su último tramo nos obliga a descender más de 700 escaleras. Sí, no me he confundido. 700 escaleras altísimas que tendrás que remontar a la vuelta. Para llegar al paraíso hay que sufrir un poquito 😉 .

vistas desde el sendero del Faro del Caballo

Un poquito de historia

El Faro del Caballo tiene un pequeño secreto detrás de sus escarpadísimas escaleras. Este acceso por tierra fue construido por los presos del Centro Penitenciario el Dueso en el siglo XIX. Un arduo trabajo que hoy nos permite disfrutar de este bello rincón cántabro.

El faro estuvo activo desde el año 1863 hasta 1993. Hoy en día está conquistado por domingueros y senderistas que suben y bajan sin cesar por esta escalinata sinfín. Fueron  de nuevo los presos del cercano penal los que acondicionaron en 2013 el camino, el cuál se encontraba bastante abandonado y conquistado por la naturaleza.

escaleras el Faro del Caballo de Santoña

Cómo llegar al Faro del Caballo de Santoña

El acceso hasta el Faro del Caballo se puede hacer de dos maneras. O bien contratar una excursión en barco desde Santoña o Laredo, o bien realizar una sencilla ruta de senderismo, que se inicia también desde el paseo marítimo de Santoña. ¿Cuál os recomiendo? La ruta a pie es, sin duda, un plan perfecto para cualquier estación del año.

Sólo debes coger un calzado cómodo, agua bien fresquita para el camino y, si vas en verano, un bañador. ¿Me acompañas en un viaje color azul turquesa hasta el Faro del Caballo de Santoña?

Datos prácticos

  • Acceso: desde el final del paseo marítimo de Santoña
  • Recorrido: circular
  • Dificultad: fácil
  • Longitud: 9 kilómetros (ida y vuelta)
  • Bien señalizada
  • Tiempo estimado: horas (con paradas para hacer fotos y descansar)
  • Desnivel: 400 metros de desnivel acumulado de subida y bajada

Comenzamos el paseo desde el final del paseo Pereda de Santoña. Es una fantástica avenida a pie de mar y con una playa que aparece y desaparece con las mareas. Casi al final de la avenida sólo debemos seguir las indicaciones de un cartel que nos detalla todas las opciones que tenemos en el Monte Buciero.

Subimos por unas escaleras que nos dirigen al Fuerte San Martín. En este punto ya sólo hay que seguir la indicación que nos llevará directos al Faro del Caballo. No tiene ninguna pérdida. Es una pista ancha que recorreremos en ligero ascenso durante unos 3 kilómetros. Entre bosques y acantilados disfrutaréis de las maravillosas vistas sobre Santoña y Laredo a vista de pájaro.

vistas desde el Faro del Caballo sendero hacia el Faro del Caballo de Santoña

No tardamos mucho en llegar al cruce para descender al Faro del Caballo de Santoña. Un cartel ya nos indica lo que nos espera a partir de ahora: 700 escaleras excavadas en la roca y de un tamaño gigantesco. Mucho cuidado para los que tengáis vértigo, la pendiente de las escaleras es espectacular. Pero las ganas de llegar hacen que el descenso sea rápido y que la silueta del faro aparezca rápido ante nuestros ojos.

escalera del Faro del Caballo de SantoñaFaro del Caballo en el Monte Buciero

El lugar es impresionante y no sólo por esta pequeña edificación blanca. Rodeado de escarpados acantilados, el Faro del Caballo disfruta de unas aguas transparentes y de color azul turquesa impropias del Cantábrico. Por momentos pensé que me había trasladado a Menorca sin darme cuenta.

acantilados del Faro del Caballo de Santoñaaguas transparentes Faro del Caballo

Si el día acompaña, aún puedes bajar unas cuantas escaleras que te llevan directo al mar para pegarte un chapuzón. Desde luego, el entorno es realmente apetecible para llevar el bikini y disfrutar por completo de la excursión.

Es momento de regresar y de la temida subida por las escaleras. No os voy a engañar, remontar estos grandes escalones bajo un sol de justicia se hace un poco duro. Pero después del esfuerzo, puedes tomarte un buen descanso disfrutando de las vistas de un mirador cercano. Debes tomar un camino que sale a la izquierda justo después de subir los últimos escalones. Las vistas son increíbles.

Vista general del Faro del Caballo de Santoña

Cuesta abandonar el lugar, pero el camino sigue y debemos finalizar nuestra ruta. Puedes optar por realizar el sendero circular que recorre todo el perímetro del Monte Buciero pero, como el tiempo apremiaba, opté por tomar un pequeño atajo. En el cruce que hemos tomado para descender las escaleras hay dos opciones más: seguir de frente para realizar la vuelta circular completa o girar a la izquierda que, a través de un bosque, nos dirige al otro lado del Monte Buciero y nos ahorra unos cuantos kilómetros.

Al finalizar el tramo boscoso volvemos a coger una pista ancha a nuestra izquierda. Preciosas vistas de nuevo y un sencillo tramo que nos conduce en muy poco tiempo al lugar de partida.

ruta de senderismo Monte Bucierovistas de Laredo desde el Monte Buciero

Hay que señalar que, si te decides por hacer la ruta completa circular al Monte Buciero, vas a disfrutar de las vistas de otro bonito faro, el Faro del Pescador. Y, además, rematar el día con un baño en la fantástica playa de Berría. Es una opción perfecta si dispones de tiempo suficiente.

Dónde comer

Para finalizar una jornada perfecta en Santoña no hay nada mejor que pegarte un buen homenaje gastronómico. Para ello, os recomiendo reservar mesa en el restaurante Pascual ‘El Chili’ (Paseo Pereda 4, 942671266). Todo un paraíso para degustar pescado, marisco y las riquísimas anchoas de Santoña. Mi plato favorito son los chipirones encebollados. Hacedme caso. ¡Están buenísimos!

Dónde alojarse en Santoña

Santoña es una localidad de larga tradición marinera. Es un destino ideal para realizar rutas de senderismo, turismo gastronómico y tumbarte a la bartola en las estupendas playas que lo rodean. Un poquito de tranquilidad alejada de los grandes centros turísticos de la Costa Cántabra. Puedes ojear estos entre estos hoteles en Santoña para encontrar el que mejor se adecue a tus gustos.

Si no encuentras habitación en Santoña o te va más el rollo playeo y ambiente nocturno, la mejor opción y la más cercana es buscar alojamiento en Laredo. Esta localidad y su kilométrica playa están a sólo unos 15 minutos en coche de Santoña.

Más sobre Cantabria

Dejar respuesta